El agujero de ozono en el Ártico se ha cerrado

El agujero de ozono en el Ártico se ha cerrado
Ampliar
domingo 26 de abril de 2020, 11:54h
El agujero de ozono en el Ártico se ha cerrado

El cambio observado cerca del Polo Norte no tiene nada que ver con la reducción de la contaminación debido al confinamiento y podría deberse al calor.

El agujero fue detectado por los científicos a finales de marzo.

Nadie sabía la razón, tal fue así que la comunidad científica no supo dar explicación.

Se trataba de un agujero de enormes dimensiones en la capa de ozono en el Polo Norte.

A principios de abril la Agencia Espacial Europea confirmó su existencia empleando datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus.

A partir de ese momento comenzaron las teorías.

para la científico de Copernicus Antje Inness: "El agujero de la capa de ozono del hemisferio norte en el año 2020 es definitivamente un evento que bate récords que no tiene nada que ver con la reducción de contaminación que ha permitido el confinamiento en gran parte del mundo para frenar la pandemia de COVID-19."

Este suceso atmosférico habría sido posible gracias a la disolución del vórtice polar, que se ha dividido en dos y a la "ola de calor" que ha vivido el Ártico esta semana, con temperaturas hasta 20º C superiores a las normales para esta época del año.

La mayoría de cientícos coinciden en que el agujero de ozono en el Ártico ha sido posible porque este año el vórtice polar o lo que es lo mismo, las corrientes a gran altitud que mantienen el aire frío en torno al Ártico ha sido extremadamente poderoso.

Además, las temperaturas en el interior de este vórtice polar han sido extremadamente frías. Esto genera nubes estratosféricas que destruyen el ozono por una reacción con los gases CFC, ahora prohibidos por el Protocolo de Montreal.

Explican que en los últimos días el vórtice polar se ha disgregado y debilitado aunque las previsiones de Copernicus ECMWF apuntan a que volverá a formarse, pero sin afectar tanto a los niveles de ozono.

"Es muy inusual que ocurra una reducción del ozono tan fuerte en el hemisferio norte, pero el vórtice polar de este año fue excepcionalmente fuerte y persistente, y las temperaturas fueron lo suficientemente bajas como para permitir la formación de nubes estratosféricas durante varios meses" apunta Antje Inness.

La consecuencia directa es una mayor exposición a los rayos UV en las zonas por las que ha pasado este agujero de ozono: Alaska, Groenlandia, zonas de Rusia.

Los científicos de la Universidad de Santiago de Chile nos explican que el vórtice polar excepcional fue reforzado por el agujero de ozono, y esto ha sido un factor determinante para que Europa haya vivido el invierno más cálido desde que hay registros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios