El Madrid humilla a un Barcelona que echa en falta a Neymar.

El Madrid humilla a un Barcelona que echa en falta a Neymar.
Ampliar
jueves 17 de agosto de 2017, 07:43h
Segundo titulo del Madrid.

El Madrid se adjudicó la Supercopa de España al derrotar nuevamente al Barça de forma contundente. El conjunto azulgrana hizo una primera parte desastrosa en la que Asensio y Benzema remataron la faena de la ida y liquidaron el título . La segunda parte no varió mucho respecto a la primera, la diferencia la puso Sergi Roberto empujando a sus compañeros para que la derrota fuera menos humillante. Ernesto Valverde no estuvo acertado en el esquema de juego al colocar a Macherano como central y situar a Sergi Roberto en una banda, con André Gomes en el puesto de Iniesta. Y no, no acertó porque el Barcelona pareció un muñeco de feria en manos de un Madrid al que los 70.000 espectadores le daban los oles desde la grada mientras al toque, gustándose y permitiéndose toda clase de florituras mareaban a su contrario y se paseaban por el area de Ter stegen como Mateo pos su casa.

El Barça no daba pie con bola y la grada disfrutaba con la manera de jugar de su equipo. Los futbolistas del Barcelona en un de aquí para allá, iban perdidos. El Madrid destrozó desde los primeros minutos al equipo la de Valverde y a los cuatro minutos lo hundió con un cañonazo de Asensio desde fuera del área que dejó mudo aTer Stegen.

Tan sólo Messi que de forma individual y muy de cuando en cuando aparecía nos hizo ver que quien jugaba contra el Real Madrid, era el Barcelona, pero las pocas veces que lo hizo allí estaba Keylor Navas, un Keylor superior, intuitivo y con un estado de forma fuera de lo normal a esta altura de la temporada. El Barça, no sabía donde estaba, solo que estaba siendo vapuleado, como equipo, no funcionaba e individualmente con algún que otro destello de un Messi que apenas brilló y un Suarez abucheado por la afición madridista con la que en un momento del partido se encaró. Solo Sergi Roberto mostró amor propio.Y sí, el Barcelona no era ni la sombra del equipo que fue, un equipo sin ideas, sin ganas, con perdidas constantes de balón y en frente con un Asensió que rozó el segundo y un Lucas Vázquez diciendo , aquí estoy yo con un tiro al palo que la fortuna, no dejó en la red.

Cristiano disfruto desde la grada viendo que el despropósito era tal que hasta Umtiti, el mejor en la ida, estuvo lento ante Benzema, cuando éste revolviendose con facilidad amplió el marcador poniendo el dos a cero y dejando la eliminatoria con un 5-1 sentenciada. El francés pudo hacer el tercero antes del descanso con un tiro que salió por encima del travesaño.

Busquets estaban fuera del partido. Semedo debutó y Piqué fue sustituido, André Gomez no hizo valer lo que pagaron por él, Messi estaba apático, de Suarez mejor ni hablar ,Valverde cambió su esquema de juego y pasó a una defensa de cuatro, por aquello de " virgencita que me quede como estoy" . El Barça mejoró, pero el Madrid viendo sangrar a su enemigo, siguió inquietando el área rival deseoso de seguir hurgando la llaga. Ter Stegen, sacando una mano, evitó otro gol de Benzema.

El Barça, de cuando en cuando se acercaba a la portería del Madrid, en una de estas Messi pudo recortar distancias , pero su balón picado dio en el larguero tras tocarlo Keylor Navas con la punta de los dedos. Lo más destacable fueron las ganas que le puso el canterano Sergi Roberto, del resto mejor ni hablar.

Al final un contundente dos a cero que pudieron ser más y un trofeo, el segundo de la temporada y el septimo para Zidane.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios