Ahora quien pide aumento de sueldo es la Guardia Civil.
Ampliar

Ahora quien pide aumento de sueldo es la Guardia Civil.

jueves 17 de agosto de 2017, 08:52h
El problema está en la privatización llevada a cabo por el PP.

Título noticia relacionada

No olvides poner el enlace a la imagen y a "Leer más"

Leer más

Al perro flaco todo se le vuelven pulgas, ahora el problema sobre la reivindicación salarial que iniciaran en El Prat los trabajadores de Eulen se traslada hasta el Ministerio del Interior de quién depende la Guardia Civil, recordando los agentes que llevan años pidiendo los 200 euros de mejora que han rechazado los vigilantes.

“La oferta que les han hecho a ellos y que han rechazado es la misma que llevamos pidiendo nosotros tantísimos años, 200 euros”, dice Juan Fernández, portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil. Son 600 euros menos de lo que que cobra la Ertzaintza o los Mossos d’Esquadra y 100 euros menos que un policía nacional. Un guardia Civil cobra 1400 euros al mes.Fernández recuerda que “para lograr una mejora, en el año 2008 convocamos una manifestación que nos costó expedientes disciplinarios a diversos miembros de la AUGC y que no fue atendida. Posteriormente el PP, entonces en la oposición nos lo prometió, como antes lo hiciera el PSOE".

Juan Ignacio Zoido, a preguntas de Podemos en abril de este aňo se refirió a esta cuestión y garantizó en el congreso el interés del Ejecutivo en avanzar en esta materia, pero aclaró que se abordará "cuando haya disponibilidad presupuestaria". Así están las cosas mientras el Ejecutivo de Mariano Rajoy pone en marcha el anunciado laudo de obligado cumplimiento que consiga que el conflicto entre los trabajadores de Eulen y Aena llegue a su fin.

" Los vigilantes de Eulen han conseguido en unos días lo que nosotros llevamos peleando desde hace años" dicen desde la Asociación de la guardía Civil.

Sin embargo lo peor en cuanto al conflicto está por venir. CC.OO., UGT y USO registraron ayer la convocatoria de 25 días de huelga anunciada que dará comienzo a partir del 15 de septiembre en todos los centros de trabajo del Grupo Aena. Se avecina por tanto un nuevo conflicto por motivos salariales al que se une en su demanda la Guardia Civil que paradojicamente es la que tiene que poner orden y normalidad en los aeropuertos actuando como esquiroles con los vigilantes de seguridad, aunque antes de esto el conflicto pueda recrudecerse en los aeropuertos de Santiago de Compostela y en el de Alicante que tras el conflicto del Prats siguen con interés el devenir de sus compañeros catalanes.

Aunque el gobierno no ha dado una cifra exacta de los agentes deplazados al Prat, se calcula que han podido ser dos centenares, "ello supone un gasto más no contemplado al tener que pagarles dietas durante los días que dure el despliegue". “Es como pagar dos veces por un mismo servicio" aseguran desde la asociación " nosotros hemos tenido que ir a solucionar un conflicto que ha creado el Gobierno con la privatización" añade. "Los vigilante cobrran entre 800 y 1.100 euros al mes, pero la empresa no, el contrato de El Prat le fue concedido a Eulen por 23 millones de euros” aclara Juan Fernández quién solicita al gobierno poder sentarse a negociar.

Carlos Ramírez que representa a la Unión de Oficiales de la Guardia Civil se suma a esta reivindicación. “Llama la atención que nos hayan mandado a solucionar un conflicto cuando, más allá de la equiparación salarial, aún están pendientes otras reclamaciones”. A ellos se suma la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) que a través de su portavoz, Fernando Ramírez Trejo, coinciden con esta reclamación. Este colectivo integra la plataforma ‘No somos menos’ y advierte de que es una causa que no van a abandonar. “Iremos donde nos manden, pero nos da rabia que no se atiendan nuestras reivindicaciones”.

El problema según estos colectivos tiene su origen en el año 2.000 al privatizarse funciones de seguridad como la que desempeñan los vigilantes de Eulen en El Prat y antes desempeñaba la Guardia Civil, que ahora ha tenido que hacerse cargo del problema para poner fin a las colas que afectaban a miles de viajeros. " Este mismo problema se puede dar con los vigilantes que se encargan de los perímetros de seguridad de las prisiones, ya que la Ley de Seguridad Privada otorga a dichas empresas de seguridad la competencia para vigilar los perímetros exteriores de los centros penitenciarios". Si bien es cierto que desde el Ejecutivo del PP se justificó esta medida como una solución para poder destinar a los agentes a otras materias más urgentes, el resultado ha sido catastrófico en los aeropuertos y lo puede ser peor en las prisiones.

“Nosotros no sabemos lo que es una negociación colectiva, firmar un convenio, que nos hagan una propuesta, una mesa de negociación" se queja."Nosotros nos hemos convertido en la mano de obra barata y cómoda”, añade el portavoz de esta asociación. Por otro lado se lamenta del cachondeo que circula por las redes sociales. “Te llegan mensajes en los que proponen llevar a un guardia civil a una boda a la que no te apetece ir o usarlos como taxistas ante la huelga de Málaga. Sin embargo a los políticos se llenan la boca con la Guardia Civil.

Así ha sucedido y así se lo hemos contado, pero a buen seguro este no será el último capítulo de un conflicto que no tiene visos de solución a corto plazo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios