Curiosidades científicas sobre el orgasmo

Curiosidades científicas sobre el orgasmo

viernes 21 de septiembre de 2018, 12:38h
El orgasmo es considerado como el pico de la excitación sexual. Hoy nos adentramos en esta poderosa sensación de placer.

Publica Sarah Romero en Muy interesante que los orgasmos se pueden definir de diferentes maneras con diferentes criterios. Los profesionales médicos han utilizado los cambios fisiológicos en el cuerpo como base para una definición, mientras que los psicólogos y los profesionales de la salud mental han utilizado los cambios emocionales y cognitivos. Ciertamente no existe una única explicación global del orgasmo,

Los informes de Alfred Kinsey sobre el comportamiento sexual en el hombre humano (1948) y el comportamiento sexual en la mujer humana (1953) buscaron construir "un cuerpo de hecho objetivamente determinado", a través del uso de entrevistas en profundidad, desafiando las opiniones actuales sobre el sexo.

El espíritu de este trabajo dio un paso adelante gracias a William H. Masters y Virginia Johnson, en su trabajo, Human Sexual Response (1986), un estudio observacional en tiempo real de los efectos fisiológicos de diversos actos sexuales. Esta investigación condujo al establecimiento de la sexología como una disciplina científica y sigue siendo una parte importante de las teorías actuales sobre los orgasmos.

Un estudio de cohorte publicado en 1997 sugirió que el riesgo de mortalidad era considerablemente más bajo en hombres con una alta frecuencia de orgasmo que en hombres con una baja frecuencia del mismo. Esto es contrario a la visión en muchas culturas en todo el mundo en las que el placer del orgasmo se produce "a costa del vigor y el bienestar".

Existe cierta evidencia de que la eyaculación frecuente puede reducir el riesgo de cáncer de próstata. Un equipo de investigadores descubrió que el riesgo de cáncer de próstata era un 20% ciento menor en los hombres que eyaculaban al menos 21 veces al mes en comparación con los hombres que eyaculaban entre 4 y 7 veces al mes.

Los orgasmos no siempre están llenos de gemidos agradables o desagradables. Hay muchos fenómenos extraños que se han documentado durante el orgasmo. Específicamente, en una revisión publicada en la revista Sexual Medicine Reviews, los investigadores encontraron documentación de individuos que lloraban, estornudaban, sufrían convulsiones, se reían y sufrían ataques de pánico y dolores de cabeza mientras experimentaban un orgasmo. Las razones de estas experiencias inusuales no se conocen actualmente y continúan siendo investigadas.

Tener orgasmos es uno de los ejercicios más recomendados para el suelo pélvico pues es una de las pocas formas de ejercitar el tono de la musculatura involuntaria (recordamos que el 80% de los tejidos que forman el suelo pélvico son de este tipo) y se aconsejan para la atrofia vaginal en la menopausia o tras una histerectomía. Y es que el orgasmo ejercita esas zonas que no puedes entrenar ni voluntariamente al contraer los músculos ni practicando los ejercicios de Kegel. Así que el orgasmo es lo mejor para el suelo pélvico.

Para algunos, tener un orgasmo es relativamente fácil y directo. Mientras que para otros, los orgasmos pueden resultar esquivos y misteriosos. Donde quiera que caiga en el espectro, los investigadores sexuales continúan descubriendo más información sobre los orgasmos con la esperanza de ayudarnos a tener vidas sexuales mejores y más satisfactorias. Por ejemplo, existe una una grave brecha de género en la representación del orgasmo en la pornografía convencional. Después de ver y codificar los 50 vídeos pornográficos más populares (es decir, más vistos) de todos los tiempos, los investigadores codificaron las tasas en las que los hombres y las mujeres describieron haber tenido orgasmos (según los indicadores verbales y corporales). Según el análisis, solo el 18,3 por ciento de las mujeres alcanzaron el orgasmo con los vídeos seleccionados, mientras que un sorprendente 78% de los hombres sí llegó al orgasmo con dichos vídeos. Los autores sugieren que esto podría tener implicaciones significativas sobre cómo los hombres y las mujeres interiorizan los guiones sexuales del placer sexual masculino y femenino.

En un gran estudio de más de 52.000 adultos en los Estados Unidos, los investigadores preguntaron a hombres y mujeres qué probabilidades tenían de tener un orgasmo cuando tenían relaciones sexuales íntimas. Los resultados muestran que el 95% de los hombres heterosexuales dijeron que "generalmente siempre tienen orgasmos" cuando tienen sexo, seguidos del 89% de los hombres homosexuales y del 88% de los hombres bisexuales. Le seguía el 86% de las mujeres lesbianas. Eso sí, las frecuencias más bajas de orgasmo fueron documentadas por mujeres bisexuales (66% ciento) y mujeres heterosexuales (65%).

A pesar de algunas opiniones de que los hombres tienen motivaciones auspiciadas por el rendimiento sexual (es decir, quieren proporcionar placer sexual a su pareja femenina o llevarla al orgasmo), investigaciones recientes encontraron que las mujeres tienen una mayor motivación para asegurarse de que su pareja tuvo un orgasmo. El mismo estudio, publicado en la revista Personality and Individual Differences, también descubrió que tener un vínculo de ansiedad (sentirse preocupado e inseguro acerca de que nuestra pareja nos quiera y va a permanecer con nosotros) fue asociado a un mayor interés en el orgasmo de la pareja.

A pesar de algunas opiniones de que los hombres tienen motivaciones auspiciadas por el rendimiento sexual (es decir, quieren proporcionar placer sexual a su pareja femenina o llevarla al orgasmo), investigaciones recientes encontraron que las mujeres tienen una mayor motivación para asegurarse de que su pareja tuvo un orgasmo. El mismo estudio, publicado en la revista Personality and Individual Differences, también descubrió que tener un vínculo de ansiedad (sentirse preocupado e inseguro acerca de que nuestra pareja nos quiera y va a permanecer con nosotros) fue asociado a un mayor interés en el orgasmo de la pareja.

Cuando se trata de la duración del orgasmo, las mujeres son en promedio más largas que las de los hombres. La mayoría afirma que suele durarle alrededor de 10 segundos, mientras que para los hombres suelen ser unos 8 segundos. Sin embargo, para una minoría afortunada de mujeres, es posible alcanzar el orgasmo hasta 20 veces en una sesión sexual. La "sesión masturbatoria" más larga jamás registrada fue grabada en 2012 por la estrella porno Sonny Nah, en la que estuvo 10 horas y 10 minutos masturbándose antes de eyacular. Cuando tenemos un orgasmo, el área del cerebro asociada con el placer y la memoria se activa, que es en parte por lo que lo sentimos de forma tan intensa, y también es la razón por la que solemos querer más. Neurológicamente, el orgasmo comienza en la corteza sensorial genital y luego se propaga a la amígdala, el hipocampo, la ínsula y la corteza cingulada anterior, que tienen que ver con el procesamiento emocional, la memoria y las fantasías, y la sensación visceral. La combinación de todas estas zonas cerebrales juntas nos ofrece la posibilidad de tener un orgasmo explosivo.

La oxitocina y las endorfinas liberadas durante el orgasmo femenino pueden aumentar su tolerancia al dolor en los minutos siguientes hasta en un 75%. Por lo general solemos creer que las mujeres son menos fuertes o resistentes que los hombres, sin embargo, tal y como hemos visto, el umbral del dolor es algo bastante subjetivo y las mujeres desarrollan una mejor capacidad para manejar el dolor.

La etimología de la palabra 'orgasmo' proviene de la palabra griega 'orgasmos', que se traduce como "excitación" o "hinchazón", una asociación bastante directa con la realidad.

Por más años que cumplamos, podemos seguir teniendo orgasmos. Estos no tienen edad y muchas personas pueden disfrutar de orgasmos aun superando los 90 años de edad. La cuestión es llevar una vida sana y mantener el deseo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.