La NASA detecta agua en la superficie de la Luna

La NASA detecta agua en la superficie de la Luna
Ampliar
lunes 26 de octubre de 2020, 18:23h
La NASA detecta agua en la superficie de la Luna
El agua estaría protegida en las«trampas frías» de la superficie lunar repartidas en un área de 40.000 km y rodeando de los polos. La cantidad resultaría suficiente para abastecer las futuras colonias que habitaran nuestro satélite de forma permanente. Los investigadores estiman que la luna podría albergar depósitos que podrían ser capaces de conservar agua a través del hielo.
El descubrimiento lo ha hecho el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA), un telescopio de infrarrojos montado en un avión Boeing 747 modificado.

El hallazgo, que se publica esta semana en «Nature Astronomy».

La detección directa de agua molecular en la Luna, señala también la existencia de grandes áreas, alrededor de los dos polos lunares, en las que el agua podría estar atrapada de forma estable.

Estudios anteriores ya habían hallado signos de hidratación en la superficie lunar, especialmente alrededor del polo sur, pero aquellas detecciones, no fueron concluyentes.

Ahora, en uno de los dos estudios de «Nature», Casey Honniball, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la Nasa, ha analizado junto a su equipo los datos del telescopio aéreo del Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja que observaba la luna en infrarrojos a 6 nanómetros. Y a esa longitud de onda, a diferencia de las observaciones anteriores, pudieron detectar una firma inequívoca del H20 que no se comparte con otros compuestos de hidroxilo. En otras palabras, identificaron agua sin ningún género de dudas.

En otro estudio posterior dirigido por Paul Hayne y distintos científicos de la Universidad de Colorado examinanaron áreas en sombra permanente de la Luna, donde nunca llega la luz del Sol. Estas áreas son conocidas como «trampas frías».

Hasta el momento se había descubierto que en el oscuro fondo de algunos cráteres lunares, donde la luz solar nunca ha llegado, existen grandes depósitos de hielo. Una buena parte del cráter Shackleton, por ejemplo, de unos 20 km de diámetro y varios km de profundidad, está permanentemente en sombra (y a 150 grados bajo cero) debido a la posición de la Luna en relación al Sol. Se trata, pues, de una enorme «trampa fría» con una gran cantidad de hielo de agua en su interior. Pero en este estudio se trataba de comprobar si también hay en la Luna otra clase de «trampas» más accesibles. ¿Existen estas trampas para el agua sólo en los grandes cráteres o se extienden también por la superficie lunar?

Hayne señala que su equipo no puede probar que estas sombras realmente contengan bolsas de hielo; la única forma de hacerlo sería ir allí en persona o con vehículos de exploración y excavar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios