EDITORIAL: Los ricos llorones del barrio de Salamanca ya saben lo que es una cacerola y un cucharón

EDITORIAL: Los ricos llorones del barrio de Salamanca ya saben lo que es una cacerola y un cucharón
Ampliar
viernes 15 de mayo de 2020, 12:03h
Para la gente chachi y pija del barrio de Salamanca el coronavirus es tan solo una tomadura de pelo inventada por este gobierno social comunista para no dejarlos salir.
EDITORIAL: Los ricos llorones del barrio de Salamanca ya saben lo que es una cacerola y un cucharón

Mientras el resto de españoles respetan escrupulosamente el confinamiento estos hijos de papá del barrio de Salamanca que a su vez lo han sido de Franco y se les llena la boca de patriotismo han decidido poner en peligro la salud de esa su patria, que también es la nuestra.

Incívicos a la par que indecentes, no les importa incumplir la ley para hacer saltar por los aires el esfuerzo realizado por todos ante la pandamia, a pesar de haber contado con el privilegio de no faltarles para comer, ni pasar la estrecheces que estan pasando la mayoría de españoles.

Anoche, de nuevo esta panda de señoritingos a los que el covid les ha quitado poder ir a jugar al golf, pasar el domingo en la hípica y pasear por el Retiro o la Gran Vía, volvieron a pedirle a la chacha algo con lo que hacer ruido...descubrieron así que la olla y el cucharon sirve para hacer ruido. Luego de echarse por los hombros a modo de poncho la bandera de ESA ESPAÑA QUE MANCILLAN salieron a la calle instrumento en mano, para darnos "por culo" a todos y extender la pandemía de la infamia por Nuñez de Balboa y aledaños, como si los de aquel lugar donde un pisito ronda el millón, fueran los dueños y señores del país y tuvieran más derechos que el resto de ciudadanos.

Ayer mientras hacían de su capa un sayo, la policía no parecía existir y la Delegación del Gobierno se tapaba cobardemente los ojos, esta gentuza que se apropia de la bandera de todos, volvió a poner en peligro al país con el apoyo del PP, defensor y propagador de estos movimientos fascistas que atentan contra la salud pública cuando debiera abroncarlos por no respetar la distancia de seguridad y no llevar mascarillas para protegerse a sí mismas y para evitar el contagio a las demás.

Resulta vergonzos o que para esta gente rica y de derechas que se autodefinen como gente de bien, exista patente de corso y más vergonzoso aún que se les permita reunirse poniéndonos en peligro a todos, sin importar el esfuerzo realizado por los sanitarios de este país y no porque protesten,sino por hacer caso omiso a las medidas sanitarias que el resto de ciudadanos cumplimos.

Sí, los ricos ya saben lo que es una cacerola y un cucharon. Nosotros sabemos lo mucho que lloran por cumplir con las normas y no poder jugar al golf. Ahora tal vez debieran conocer como es una carga de la Guardia Civil o policía Nacional.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios