EL ESPANTO DE LA LLORONA por Gabriel Cabrera Martínez

EL ESPANTO DE LA LLORONA por Gabriel Cabrera Martínez
Ampliar
domingo 16 de febrero de 2020, 11:50h
El espanto es una enfermedad que padecen animales y humanos, que consiste en la pérdida del alma causada por una gran impresión o por un miedo profundo. Son muchas las situaciones que pueden haber causado miedo a uno o varios individuos. Por ejemplo, encontrarse con algún animal salvaje, que un rayo te caiga cerca, toparse con un hechicero, perder unas elecciones aunque te mantengas, aunque sólo sea nominalmente en el Gobierno, y otras muchas causas que no viene a cuento mencionar ahora

Existen unos personajes, que en América Latina llaman “espantos” y aquí fantasmas, pero para el caso que nos ocupa viene a ser lo mismo. Estos “espantos” vagan por el mundo como almas en pena, intentando asustar a las gentes, engañando a quien pueden para, aprovechándose de la ingenuidad y la credulidad de las personas pretender convertir en verdad lo que no es posible demostrar con hechos porque es mentira.

En todas partes hay “espantos” más o menos famosos, pero de un tiempo a esta parte cada vez que abro un diario regional no puedo evitar acordarme de un famoso espanto del que mucho se hablaba en las montañas de Centroamérica. A este le llamaban “La Llorona”. Según escuché muchas veces de boca de los habitantes de la montaña, “La Llorona” era un personaje que vaga todas las noches por las calles intentando asustar a las buenas gentes con sus desgarradores llantos. Y uno, la verdad es que viendo y escuchando a diario los llantos y lamentos a los que nos tiene acostumbrados el todavía Presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, desde que llegó al Palacio de San Esteban, tras la forzada espantá de su mentor, el lumbrerense Pedro Antonio Sánchez. Llantos que se han hecho más sonoros desde que perdió su alma, digo las elecciones regionales, no puede por menos que sentir que se encuentra frente a “La Llorona”.

Así, envuelto en la bandera nacional, el interino de San Esteban, que se mantiene en el cargo gracias a un partidillo cada vez más insignificante como es Ciudadanos y las contínuas cesiones a Vox, se pasea por los pueblos y ciudades de la Región culpando a los demás de todos los males de nuestra Comunidad, ocultando que él, sus mentores y su partido han conseguido en muy poco tiempo arruinar a Murcia generando una deuda de más de diez mil millones de euros, hasta el punto de que el Gobierno de España ha tenido que intervenir las cuentas regionales para garantizar en un plazo razonable el pago a los proveedores de las facturas que el Gobierno de López Miras es incapaz de pagar porque se han dilapidado los dineros de los murcianos en caprichos y obras innecesarias, sin importarles las necesidades reales de los murcianos.

Poco importa que su discurso y sus lágrimas sean más falsos que un billete de 32 euros. López Miras, liado en la bandera sigue vociferando y llorando por Dios, por España, por el Rey, por el trasvase, por el Mar Menor y por la intervención de las cuentas, intentando, al igual que “La Llorona” americana, asustar cuantos le escuchan gritando a los cuatro vientos que los socialistas van a dejarnos sin agua, sin dineros y además van a romper España.

Por suerte, el tiempo y las evidencias van consiguiendo poco a poco desenmascarar las mentiras. Por ello, “La Llorona” americana y su homólogo murciano cada vez dan menos miedo y más risa, y López Miras, ya cada día parece menos Presidente y más “espanto” vagando como alma en pena por las tierras murcianas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios