La diseñadora Kate Spade ha sido encontrada muerta en su apartamento de Nueva York

La diseñadora Kate Spade ha sido encontrada muerta en su apartamento de Nueva York

martes 05 de junio de 2018, 20:33h
La encontró su ama de llaves. Junto a su cuerpo fue encontrada una nota. La investigación apunta al suicidio.


La famosa diseñadora de moda Kate Spade ha sido encontrada muerta en su apartamento de Nueva York, en lo que se presume que ha sido un suicidio, según han informado medios locales. Spade, de 55 años, ha sido localizada por su ama de llaves hacia las 10.20 hora local en su casa ubicada en Park Avenue, donde presuntamente se habría ahorcado.

Katherine Noel Brosnahan comenzó su carrera en los años 80 trabajando en la revista 'Mademoiselle' en Manhattan, y en 1993 lanzó junto a su esposo, Andy Space, la marca de moda Kate Spade Nueva York.

Según informa APNews, las primeras sospechas apuntan a que Spade se quitó la vida. La policía de Nueva York ha comunicado que había una nota en el lugar del acontecimiento, aunque se desconoce lo que hay escrito en ella. De momento, los oficiales no están autorizados para divulgar detalles sobre una investigación que sigue en marcha. Trayectoria profesional Kate Spade inició su trayectoria profesional en la década de los 1980, y fue la creadora de una firma dedicada a bolsos y zapatos de lujo. Su compañía, 'Kate Spade New York', tiene 140 tiendas de venta al por menor en Estados Unidos y más de 175 a nivel internacional.

La diseñadora nació en Kansas City, Misuri, con el nombre de Kate Brosnahan, y empezó su carrera en el mundo de la moda en los almacenes Mademoiselle de Nueva York. Allí conoció a Andy Spade (hermano del actor David Spade), con quien lanzó su empresa en 1993 tras observar que en el mercado no había bolsos de las características que buscaba. En 1994 se casaron (y de él tomó su apellido) y en 2005 tuvieron a su única hija, Frances Valentine.

La ropa y los complementos de Spade se encuentran entre los favoritos de muchas caras conocidas, como las actrices Anna Kendrick, Lucy Hale, Leighton Meester o Isla Fisher. También es una de las marcas favoritas de la duquesa de Cambridge y de su hermana, Pippa. La de Spade no es la primera muerte por suicidio en el mundo de la moda. Uno de los que más conmoción causó fue el del británico Alexander McQueen. El modista se ahorcó en febrero de 2010 tras haber consumido una gran cantidad de estupefacientes. También Manuel Mota, diseñador de la firma nupcial Pronovias, y L'Wren Scott, creadora de vestidos de alta gama, se quitaron la vida en 2013 y en 2014, respectivamente.

Para ellos, la presión de las colecciones, la exposición mediática y, en ciertos casos, las deudas, les supusieron una carga demasiado grande, unidos a sus problemas en el día a día. El diseñador Alexander McQueen, que sufría una depresión, según confirmaron sus médicos, se quitó la vida el día antes del funeral de su madre, Joyce. Justo esta semana se estrenará un documental que repasa su vida.

La muerte de Manuel Mota en principio se consideró accidental, pero luego se supo que había dejado tres cartas de despedida, para su novio, para su familia y para los Mossos d'Esquadra. Su cuerpo apareció en el baño de un ambulatorio cercano a su casa con lesiones de cuchillo. Al parecer, tras haber pasado 23 años al frente de Pronovias, se encontraba en un momento de máximo estrés.

En el caso de L'Wren Scott, fueron las deudas las que provocaron su suicidio. Su cuerpo apareció en su apartamento de Nueva York en marzo de 2014, cuando ella estaba a punto de cerrar su firma de moda. No dejó nota de despedida, por lo que su muerte tardó varios días en esclarecerse. Se había suicidado colgándose con un pañuelo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios