"Mi buen amigo Marcelino nos ha dejado para siempre", por Jerónimo Martínez

'Mi buen amigo Marcelino nos ha dejado para siempre', por Jerónimo Martínez

En la hora del inoportuno por inesperado adiós resulta imprescindible rendirle tributo a su extraordinaria condición humana. Sí, a un hombre que acaba de abandonarnos a los 62 años de edad, dejando viuda, Rita, cuatro hijos y cuatro nietos, a los que desde aquí les muestro mis condolencias.

La historia vital de Marcelino Rubio Merlos puede resumirse en varios puntos: lorquino como la copa de un pino, español hasta el tuétano, solidario como él solo, comprometido hasta la médula con el Partido Popular, y amigo fiel y generoso.

El recordado Marce tenía siempre la palabra y el halago fácil en cualquier situación, una sonrisa franca y abierta que a veces denotaba un rictus de tristeza por una enfermedad que le produjo la pérdida de dos riñones, uno de ellos donado por su madre, luchando denodadamente en los últimos tiempos contra un cáncer, maldito cáncer, al que consiguió vencer. Y en eso, de manera traicionera aparece en su vida el maldito virus que nos asola desde hace dos años, presentándole batalla hasta ayer sin éxito.

Marcelino Rubio Merlos fue Concejal del Partido Popular en la legislatura 1995-1999, y profesionalmente era el director de la Estación de Autobuses de Lorca donde tantas y tantas mañanas y tardes teníamos ocasión de charlar sobre todo con un café de por medio.

En diversas ocasiones tuve la oportunidad de entrevistarle para diferentes medios informativos y en todas dejaba patente su generosidad hacia los demás como donante de órganos, apareciendo siempre el recuerdo de su querida madre, con la que estoy convencido de que desde hoy tendrán ocasión de velar por la salud de los que aún quedamos en este firmamento humano.

Descansa en paz querido amigo Marcelino

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios