La Mesa del Agua de Almería muestra su “máxima preocupación” ante la falta de recursos en el inicio del año hidrológico 2021/22

La Mesa del Agua de Almería muestra su “máxima preocupación” ante la falta de recursos en el inicio del año hidrológico 2021/22
Los regantes han conseguido en este último año la aprobación en el Poniente de la ampliación en 10 hm3 de la desaladora de Balerma, avances en el Plan de Recuperación del Acuífero del Poniente, la creación de la CUMA en esa Comarca, así como la firma del Convenio entre la CGUAL y el Ayuntamiento de Almería para el Bajo Andarax.

Exigen al Gobierno de España que fije para el agua desalada un precio no superior a los 30 céntimos, tal y como recoge la disposición adicional cuarta de la Ley 1/2018, de 6 de marzo

La Mesa del Agua de Almería ha hecho balance del año hidrológico 2020/21 que acaba de finalizar mostrando su “máxima preocupación” ante unos problemas “que vienen ocurriendo desde hace ya demasiados años” que “en muchos casos aún no se han solucionado” y que “ponen en peligro la continuidad del regadío en la provincia y que supondría una caída brutal de la economía de toda la provincia”, según ha explicado el Portavoz del colectivo, José Antonio Fernández Maldonado.

Por todo ello, alertan de que el nuevo año hidrológico 2021/22 que acaba de comenzar y que se prolongará hasta el próximo 30 de Septiembre del año que viene, viene cargado de “incertidumbre y amenazas que pueden dañar muy seriamente a un pilar económico para la provincia tan importante como es el de los regantes”. La Mesa del Agua de Almería ya propuso hace tiempo un modelo de riego basado en la mezcla de aguas de diferente procedencia, con el objetivo prioritario de reducir al máximo las extracciones de los acuíferos subterráneos. Por este motivo, las necesidades hídricas en el horizonte 2030 son mucho mayores que el déficit hídrico actual, y se estiman en los 200 hectómetros cúbicos anuales ya que son estimaciones basadas en nuevos recursos hídricos que sustituirán progresivamente el papel tan importante que han venido desempeñando las aguas subterráneas en las principales zonas de producción de Almería. Y también alertan de la calidad del agua en diferentes zonas. Es decir, no hablamos solo de la cantidad, sino también de la necesidad de contar con agua de calidad.

Por eso, alertan de “el riesgo de la supresión total de los trasvases que llegan al Almanzora y el Levante de la provincia, a la falta de conducciones que puedan distribuirse por el Campo de Níjar o la dificultad que se está encontrando en diferentes cuestiones que afectan a la Comarca del Poniente, sin olvidar los serios problemas de abastecimiento que acabamos de vivir en la zona del Bajo Andarax”.

La Mesa del Agua de Almería vuelve a reclamar que el Gobierno de España establezca con carácter de urgencia un precio máximo de 30 céntimos para el agua desalada con destino a riego, tal y como recoge la disposición adicional cuarta de la Ley 1/2018 de 6 de Marzo. Dicha disposición adicional, en vigor desde el 7 de Marzo de 2018, recoge textualmente que “el Gobierno habilitará los mecanismos de subvención necesarios a fin de que el precio del agua desalada para riego no exceda los 0,30 euros por metro cúbico”.

Éxitos en el último año hidrológico

Desde la Mesa del Agua también se ha destacado que “algunas de nuestras reivindicaciones ya han sido atendidas por parte de las administraciones competentes en la materia” y por ello han querido mostrar su “agradecimiento” por poner fin a unas demandas que eran y son “muy necesarias para la continuidad del regadío”. Han puesto como ejemplo la aprobación en la Comarca del Poniente de la ampliación de 10 hm3 de la desaladora de Balerma donde ya se está licitando el proyecto, por lo que se quiere agradecer la disposición mostrada por el Gobierno de España a través de Acuamed y su representante en Almería, Javier Alcántara. Los avances conseguidos en el Plan de Recuperación del Acuífero del Poniente almeriense. Además, se ha conseguido por parte de la Dirección General del Agua de la Junta de Andalucía que la Junta Central de Usuarios del Poniente se pueda convertir, con atribuciones contempladas en la Ley de Agua de Andalucía como una ‘CUMA’ (Comunidad de Usuarios de Masa de Agua Subterráneas), siendo la primera de estas características en Andalucía, según el Articulo 54 de la Ley de Aguas de Andalucía. Por eso, se ha querido agradecer desde la JCUAPA el trabajo de la delegada territorial de la Junta en la provincia, Arancha Martín Moya, así como al Director General de Planificación de los Recursos Hídricos, Fernando Delgado, al Subdirector Jorge Robles, y a los funcionarios Jesús Casado y Carlos López.

Del mismo modo, otro de los logros alcanzados por la Mesa del Agua es la firma del Convenio rubricado entre la CGUAL y el Ayuntamiento de Almería para la obtención de agua desalada de la planta situada en la capital de la provincia y que ha sido indispensable para que los cultivos de esta zona “no murieran” debido a la falta de agua.

Situación en las diferentes Comarcas

Desde la Mesa del Agua de Almería se ha recordado que, por ejemplo en las comarcas del Levante y Almanzora “se cortó el Trasvase Negratín-Almanzora el pasado 7 de Julio que se había iniciado a principios de Febrero”. Solo se han podido trasvasar 23,5 Hm3 del total autorizado para el año natural, que fueron 27, 5 Hm3. “La perspectiva es en este sentido muy grave hasta que se recupere la Cuenca del Guadalquivir y el embalse del Negratín que están en niveles muy bajos. De momento estamos aguantando con agua que los regantes de la zona habían almacenado en el embalse de Cuevas del Almanzora procedente del Trasvase, de la desaladora de Carboneras y algún volumen con origen la desaladora de Torrevieja a través del Trasvase Tajo-Segura”. Pero, han recordado desde la Mesa del Agua, a precio muy elevado al tener que elevar agua desde el embalse de Cuevas, “que deberíamos poder almacenar en el Negratín para utilizarla durante el año según necesidad, y por el elevado coste del agua desalada”.

Algo similar ocurre en la zona del Levante, donde por ejemplo la Comunidad de Regantes de Pulpí se han consumido 24 Hm3, entre un 15/20% menos de lo habitual. Las perspectivas para este próximo año hidrológico son bastante inciertas ya que el Negratin sigue cortado y las previsiones no son nada optimistas. “Estamos tirando de reservas y con recortes, pero el horizonte, si no llueve en el Negratin, es muy oscuro”.

Poniente y Adra

En la Comarca del Poniente, se insiste desde la Mesa del Agua de Almería en la necesaria puesta al día en las tramitaciones que debe realizar de la Junta de Andalucía. Es decir, que se espera tanto para las plantas de desalación como de depuración para uso de riego. Hay que recordar que los regantes de la Junta Central de Usuarios del Poniente siguen esperando esos trámites porque son necesarios antes de llegar a los acuerdos con Acuamed “pero si no hay concesiones públicas que debe agilizar la Junta no se pueden hacer”. Además, debido a los problemas de Acuamed los trámites son más extensos ya que deben ser rubricados por abogados del Estado.

Los regantes siempre hemos mostrado nuestra disposición a colaborar con lo que haga falta, pero hay que agilizar esas concesiones de aguas depuradas y desaladas”. El Año Hidrológico con cada vez “tiene más problemas y hay que estar más dependientes de las nuevas tecnologías, a las que los regantes nos sumamos hace ya muchos años”. Además, se sigue con las extracciones en el acuífero superior de Poniente que ya están acometiendo los propios regantes y se debería posibilitar extraer unos 10hm3 con un plan de inversiones que vinieran de fondos europeos. “Casi el 40% del trabajo ya está haciéndose y esperamos que nos llegue la ayuda de la Junta para poder acceder a los fondos de la UE que el Gobierno central transferirá”. Para finalizar ese trabajo, en los próximos dos años habría que invertir unos 15 millones de euros. De cara al futuro se va a seguir trabajando para conseguir ampliar la desalobración de otros 15 hm3 (para ampliar hasta los 55 hm3) para que en el año 2024 se pueda contar con esos 15 hm3 adicionales. Es decir, hablamos de una actuación a medio plazo.

En cuanto a la zona de Adra, la Junta Central de Usuarios del Río Adra ha expresado que la escasez de agua sigue siendo una constante “aunque menor este año que el anterior. En buena parte esto está siendo posible gracias a la previsión, y las pequeñas obras de interconexión que se realizaron en la campaña anterior. Para la zona se sigue apostando por la llegada del agua depurada “aunque esta solución no va tan rápida y fácil como pensábamos”. Y lamentan que las alternativas para contar con más desalación en la zona “es inaceptable, por el precio final al que se pondría, que para el volumen que se necesita se iría a cerca del euro por metro cúbico”. Los regantes de la zona no olvidan su reivindicación histórica que no es otro que la concesión del pantano de Beninar. Por último, los regantes vuelven a pedir que se haga también cuanto antes la limpieza del Rio Adra, que aunque ya está toda la documentación realizada, sigue dilatándose en el tiempo.

Comarca de Níjar y Bajo Andarax

En cuanto a la Comarca de Níjar donde el agua desalada es la principal fuente de riego se vuelve a pedir la finalización de la concesión de la desaladora de Carboneras, llegar a acuerdos para contar con agua desalada procedente de la desaladora Mar de Alborán, que gestiona Aqualia, y que se agilicen los trámites para poder llevar a cabo la denominada ‘Balsa 8’. Hay que señalar que ya está solicitado y aprobado la subvención para ese embalse que albergará un hectómetro cúbico.

En el área metropolitana de Almería, el Bajo Andarax, por todos es conocido que Cuatro Vegas (CGUAL) tiene una concesión para reutilizar aguas regeneradas a partir de las depuradas en la EDAR de Almería. Se trata concesión de 13 hectómetros cúbicos anuales, si bien realmente el volumen aprovechable es del orden de unos 9 hm3. Con esa disponibilidad de agua, CGUAL-Cuatro Vegas suministra en torno al 50% de las necesidades de los cultivos de la zona. El resto de las necesidades han de ser cubiertas con aguas subterráneas y puntualmente es necesaria la aportación de aguas desaladas, como ocurre en la actualidad. Esta situación concesional supone que el regante tiene que disponer necesariamente den otras aguas distintas de la regeneradas, cosa que no siempre ocurre.

Afortunadamente, el hecho de que Cuatro Vegas-CGUAL hayan reutilizado un volumen de unos 130 hm3 de aguas regeneradas en los últimos veinte años, ha contribuido a mejorar sustancialmente tanto las existencias, como la calidad del agua del sistema acuífero del Bajo Andarax, hasta el punto de que pozos que al inicio de la reutilización estaban inservibles, hoy están totalmente recuperados y operativos. Y ello ha sido posible, como ya se ha dicho, gracias a la reutilización para riego de esas aguas y al esfuerzo económico de los regantes reutilizadores, que es aprovechado por quienes tienen acceso al agua del acuífero, sin control por parte de la administración hidráulica, respecto de los volúmenes extraídos desde estos pozos. También los regantes han solicitado poder construir un gran embalse, para lo que ya se cuenta con los terrenos adquiridos hace meses, que podría embalsar hasta 0.3 hectómetros cúbicos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios