ÁGUILAS

Jubilados nacionales y extranjeros deciden afincarse en Calabardina como ”zona segura” frente al Covid19

 
Jubilados nacionales y extranjeros deciden afincarse en Calabardina como ”zona segura” frente al Covid19
Ampliar
miércoles 09 de septiembre de 2020, 09:44h
La aguileña playa de Calabardina se ha convertido en “un lugar seguro” para hacer frente al Covid19, según cuentan a Nuevodiario algunos residentes jubilados procedentes de varias regiones españolas y de Francia, que han decidido establecer su segunda residencia en esta zona y solicitar su empadronamiento.

“Sorprendido gratamente” por la respuesta ciudadana es la frase empleada por el nuevo Presidente de la Asociación Vecinal “Calabardina Activa”, el lorquino Manuel Soler Miras, quien afirma que Calabardina “es un lugar tranquilo y con garantías” para recordar que Calabardina acoge en verano a unos 6.000 ciudadanos foráneos, que se reducen a 2.000 en la estación invernal, con un censo aproximado de 800 personas.

La también nueva Vicepresidenta del colectivo vecinal, la madrileña Isabel Martín señala que hace 30 años llegó a esta tierra de la que dice sentirse “parte de ella” y de la que destaca “su seguridad para hacer frente a la pandemia” y en donde prima “la buena gente que habita y la espléndida naturaleza” que le rodea, dice Martín, por lo que ha decidido empadronarse definitivamente ya que su marido “no quiere volver a Madrid”.

María, oriunda de Madrid, dice que no ha vuelto a su tierra desde Febrero “y no tengo previsto regresar por el momento aunque añoro a mi familia” pero reconociendo que “me da miedo volver. Aquí me siento segura”, zanja esta nueva vecina de Calabardina.

Un veterano en la zona es el lorquino Antonio García Ros, más conocido como “Antonio el barbero”, toda una institución, sin duda. “Me quedo aquí hasta que no nos echen a mi familia y a mí”. Antonio afirma tajantemente que “aquí hay menos gente y se puede circular con libertad”.

Juan Domingo es otro vecino de la Ciudad del Sol que arribó a Calabardina hace dos meses “porque a mi familia nos gusta esta playa tan bonita” no sin antes decir que “aquí no ha habido ningún Covi y por tanto nos sentimos más seguros que en Lorca”, concluye este jubilado.

La francesa Ana María llegó hasta este enclave mediterráneo hace varios meses, acompañada de su esposo, y piensa volver a su tierra a finales de año, si antes no decide fijar su residencia definitiva en Águilas como respuesta “ a la excelente calidad de vida y seguridad que nos ofrece Calabardina”.

Como datos que refuerzan la calidad de vida y seguridad que se vive en Calabardina, recordar que durante el pasado mes de Julio se empadronaron 170 personas en el municipio de Águilas, y en el semestre previo a Febrero de 2020 se empadronaron 120 personas, es decir, una media de 20 personas por mes. Esta decisión deriva de las dudas existentes en estos veraneantes ante la posibilidad de regresar a sus hogares y enfrentarse a un nuevo confinamiento, buscando como es este caso, puntos geográficos “más seguros y así evitar probables contagios”·

Jerónimo Martínez

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios