UNA FUENTE, ANCLADA CON SU HISTORIA, EN UNA PLAZA SIN HORIZONTE

UNA FUENTE, ANCLADA CON SU HISTORIA, EN UNA PLAZA SIN HORIZONTE

sábado 30 de mayo de 2020, 12:28h
UNA FUENTE, ANCLADA CON SU HISTORIA, EN UNA PLAZA SIN HORIZONTE
Por Pedro Alcalá
Con que orgullo tintinea
la fuente de mi pueblo.
Como junco al viento de enea
atrapando calmas,
en las cansadas
almas,
e induciendo sueños
con su sonidos
monótonos y mágicos .
¡Todas las noches
sin reproches!
alegrando
con su fluir .
Al silencio en su vivir
y despertando
con su ininterrumpido tin, tin,
a la oscuridad
y su galope.
Y bajo ella
en el subsuelo,
a sus muertos
de golpe,
que Bailaran
toda la noche
con claridad
en la inmensidad.
Cuando el reloj
marque las doce,
los muertos
y los pocos despiertos
disfrutarán de la armonía
desde la cercanía,
de tan bella fuente,
y de tan brava,
extinta gente.
Cuentan las historias que donde se ancla esta hermosa fuente existía un campo santo, a la vera de una pequeña ermita y rodeado de ramificados y espigados cipreses. Por la noche cuando el silencio llama a la calma y los cuerpos cansados de navegar, se van preparando para descansar . Si sobre las doce de la noche de cada uno de noviembre , te da por reposar tu cuerpo en esta fuente placera y placentera para escuchar el monotono discurrir de sus agua al caer, hallarás en el silencio y su soledad, las extintas voces de aquellos que sus suelos pisaron y aguas bebieron y tal vez, retrocederas en el tiempo e imaginarás, este pequeño espacio transformado y alterado por los años donde los sueños casi siempre, a sus gentes se cumplieron.
Donde los vivos pasaron a muertos. ¡Y los muertos!
¡Ay! Los muertos .
Siguieron soñando con sus vidas
y sus nombres perdidos.
Porque eternamente solos
se quedan los muertos,
cuando se diluyen sus recuerdos
de nuestros cerebros...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios