EL MEJOR VASALLO por Rosario Segura Pérez-Muelas

EL MEJOR VASALLO por Rosario Segura Pérez-Muelas
Ampliar
lunes 13 de abril de 2020, 11:57h
EL MEJOR VASALLO por Rosario Segura Pérez-Muelas
Esta crisis que algunos llaman ya 19-XXI infringe un gran sufrimiento, donde se pone de relieve que la cultura, que nos había dotado de toda una serie de estrategias de supervivencia, suponiendo el éxito de nuestra especie, se evapora ante la primacía de unos intereses mal gestionados por los poderosos y que obliga a la mayoría a adoptar una situación de “sobrevivencia” (Antón Hurtado, UMU- 2017) en un entorno inestable, incierto como es el que sufrimos en España. En este contexto, el padecimiento social se hace insoportable quizás por el silencio al que está sometido

Las sociedades aventajadas han querido siempre ocultar el sufrimiento y se inventan planes para los que no deben de ser vistos, sean con seguridad invisibles, por eso se les recluye en guetos o zonas, lejos del ambiente de confort donde muchos vivimos.

Me sorprende enormemente como los “mass media” afines a los que quieren ocultar la realidad del dolor, tienen la consigna de no hablar de forma determinada de las personas que mueren cada día. No obstante nos llenan de cifras impersonales y porcentajes, que a la postre, son guarismos que reflejan una situación sin el control adecuado, que además y no por eso menos funesto, ya nos empezamos a acostumbrar.

¡Qué triste! tiene que ser para esas personas que han perdido a seres queridos, no poder hacer un duelo como merece su dignidad. No todos están infectados. Si hubiera el material necesario y suficiente se podrían enterrar a los muertos, de otra forma.

En medio de esta angustia, no debemos olvidar que hay personas que lo sufren de manera diferente. La crisis generada por esta pandemia, impacta más fuerte en los colectivos más vulnerables, como en las familias con menos recursos donde las viviendas son pequeñas, o con trabajos más precarios, con salud más frágil…..Lo que se me hace mayormente espeluznante, si cabe, es la situación económica y social que se avecina y que sufriremos unos más que otros.

Sin embargo al día de hoy lo mejor de la España actual son sus gentes; olé, olé y olé, impresionante. Se pone en evidencia la clara diferencia entre la autoridad y el poder. La autoridad la ejercen sin duda alguna los sanitaros, UME, policía, personal que nos abastecen de lo necesario, y sobre todo las amas de casa y en general la sociedad civil. Ya que por mucho poder que tenga el ejecutivo, recordemos que es el pueblo el que realmente tiene el mérito de colaborar con él.

En otras épocas se hablaba de que el éxito del poder tenía residir en un buen vasallaje, en el que la confianza, la protección de la empresa hacia sí y la defensa de intereses comunes forman este entramado de relaciones señor– vasallo, es decir poder–pueblo.

En este sentido este ejecutivo goza de un pueblo inmejorable muy por encima de lo que se merecen sus gobernantes. Qué bien vendría recitar ahora El Cantar de Mío Cid:

“¡Cuántos ojos que lloraban de grande que era el dolor! ¡Qué buen vasallo sería si tuviese buen señor!”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios