ACOPLES SURREALISTAS por José Biedma López
Ampliar

ACOPLES SURREALISTAS por José Biedma López

miércoles 12 de febrero de 2020, 18:07h
Puede que, si no estamos sensatos, los insectos hereden pronto la Tierra. Su clase es la mayor del reino animal: el 80% de los animales del planeta son insectos, sobre todo de los órdenes coleóptera (escarabajos), lepidóptera (mariposas) e himenóptera (hormigas, avispas y abejas). Los hexápodos, bichos de seis patas son más prolíficos que aves y mamíferos. La reina de las termitas pone un huevo cada dos segundos. Su fertilidad depende de la temperatura y la humedad, la alimentación y las hormonas
ACOPLES SURREALISTAS por José Biedma López

Machos y hembras sólo se encuentran en condiciones apropiadas, generalmente una vez al año, en lugares especiales: claros, árboles, humedales, normalmente lejos de donde maduran y cambian de forma. Algunos insectos pueden reproducirse sin aparearse (partenogénesis); algunas hembras paren a sus crías vivas (viviparismo). En algunos insectos parásitos un solo huevo puede dividirse en miles (poliembrionía). Algunas larvas pueden incluso reproducirse dentro de una enorme congénere, a expensas de la cual crecen (paiodogénesis).

Los adultos se citan para acoplarse por medio de señales visuales, auditivas (la mayoría, insensibles para el oído humano), u olfativas... Las hembras de muchas mariposas segregan feromonas específicas que atraen a los machos desde grandes distancias. También hay machos que exhalan fragancias seductoras. Muchos dípteros bailan danzas de cortejo, algunas muy complejas y refinadas. La cópula tiene una duración variable, desde unos segundos a varias horas, e incluso semanas en especies tropicales de mariposas.

Desde pequeño me han fascinado estos enlaces, sobre todo el tándem en forma de corazón que forman las libélulas, o el modo en que el macho sostiene a la hembra mientras ésta va depositando sus huevos en el arroyo... No hace mucho se descubrió que la homosexualidad también se da entre los insectos. De modo que el argumento de que es “no natural o anti-natural” es desmentido por los hechos. Se ha registrado la homosexualidad en cien especies distintas de insectos, eso por el momento. No obstante, el biólogo Kris Sales la ve desconcertante desde un punto de vista evolutivo, porque el acto homosexual asume todos los riesgos de trasmisión de enfermedades, traumas o canibalismo, sin el beneficio de la reproducción. Téngase en cuenta, además, que cortejo y acople son trabajosos y costosos, en algunas especies como en el saltamontes longicornio, tetigónido, cada eyaculación supone un gasto sustancial de energía: ¡un cuarto del peso total del individuo!

Algunos entomólogos intentan explicar la homosexualidad entre los insectos porque reduce la competencia entre machos. Se han hecho experimentos con los escarabajos de la harina (Tribolium castaneum)... Kris Sales concluye que la homosexualidad no es una adaptación evolutiva, es menos frecuente cuando escasean hembras y se vuelve menos común con la competencia por ellas.

En el caso de canibalismo sexual, frecuente entre arañas (ej., la viuda negra), que no son insectos pues tienen ocho patas, y las mantis, que sí lo son y tienen seis, es la hembra, más grande (dimorfismo sexual) la que asesina y consume al macho. Un aporte de proteínas que vendrá bien a la descendencia. Los científicos no dejan de extrañarse con las curiosidades que descubren en la sexualidad de los insectos. Muchos escarabajos hieren las vaginas de las hembras, pues sus penes están provistos de dardos, palas, picos, arpones… Algunos dermápteros cuentan con dos penes enormes, por si acaso falla uno.

A los machos de las abejas les explota el pene cuando eyaculan en sus reinas, así que los zánganos mueren “amando”, como en la zarzuela: “Si muero queriéndote / que muerte tan buena”. Como se sabe, las abejas obreras son estériles y han transformado su sistema reproductivo en aguijón. Hay insectos que poseen vaginas capaces de proyectarse hacia afuera y otras capaces de almacenar el esperma durante años, hasta que lo usen, o lo expulsen si el macho que “las poseyó” no era de su gusto. Las hembras cavernícolas del género Neotrogola tienen pene como las hienas, y usan el esperma masculino no sólo para la reproducción sino también como nutriente. Parece que la competencia por el esperma masculino les ha hecho crecer esos apéndices impropios.

Cuando uno estudia estas realidades vivientes no tiene más remedio que prestar oído a los jugosos aforismos del filósofo galduriense Emilio López Medina cuando define el orden de la naturaleza como acabadamente surrealista: “el orden más surrealista posible con consistencia lógica”, empezando por lo que él llama “la estrambótica división de las especies vivas en dos mitades, machos y hembras”. La Vida, como exageración de la realidad, aparece a la inteligencia estética, sintiente y emocional, como más extraña aún, incluso grotesca, más que las maravillas de los agujeros negros o las colosales explosiones de supernovas. Veáse, La ignorancia (Una de las siete bestias, 2020). El escritor vasco Juan Larrea desarrolló hasta el absurdo la idea de un universo creado desde la fantasía poética y la imaginación simbólica, y no desde la razón geométrica como supone la ciencia moderna desde Galileo.

Embargados más por la extrañeza que por la admiración, uno exclama: ¡qué raro es !, ¡qué raro es el hombre! La ignorancia –dice Emilio- no es más que carencia de curiosidad, un fallo raro en nuestra especie, y ese asombro del curioso, que lo somos (casi) todos por naturaleza, como dijo Aristóteles, está en el origen mismo de la sabiduría. Al hombre de ciencia, al investigador o al filósofo, al contrario que al hombre vulgar, todo le parece muy anormal y sorprendente, ¡porque lo es! Puede que en el asombro se mezclen sensaciones de miedo, asco y belleza, sensaciones que son también, en los animales y en el hombre, formas de entender y conocer.

Ilustración: Ancyrosoma leucogrammes. Chinches pentatómidos copulando en el semillero de una zanahoria silvestre (Prados de Armijo, 8 ag. 2009).

Otros artículos y libros del autor:

https://www.amazon.com/-/e/B00DZLV35M

https://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=1636897

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.