Los gigantes que habitaron en México era de Atonatiuh, se llamaban 'quinametzin'.

 Los gigantes que habitaron en México era de Atonatiuh, se llamaban 'quinametzin'.
sábado 06 de julio de 2019, 11:05h
 Los gigantes que habitaron en México era de Atonatiuh, se llamaban 'quinametzin'.
Los frailes del siglo XVI creían en la existencia de gigantes en el territorio de México porque tenían que dar una explicación a lo que se abría frente a sus ojos: los edificios de gran tamaño. La única referencia de la que podían echar mano provenía del pasaje de la Biblia que describe la lucha entre David y el gigante Goliat.

El fraile y famoso filólogo Andrés de Olmos cuenta cómo los enormes "huesos de un pie humano" fueron hallados en el palacio del primer virrey de la Nueva España, Antonio de Mendoza. Según de Olmos, cada dedo medía casi la palma de una mano.

No descartan la existencia de casos aislados de gigantismo que se debieron a causas relacionadas con la genética.

Las crónicas de los evangelizadores en la Nueva España e historiadores novohispanos cuentan que en tiempos remotos hubo gigantes en lo que hoy se conoce como México. Los llamaron quinametzin, un término empleado en la mitología mesoamericana para personas de gran altura.

El obispo Francisco Plancarte y Navarrete fue uno de los primeros investigadores que supuso que los grandes huesos hallados en el estado de Tlaxcala, en los palacios de los virreyes y en los campos pertenecían realmente a animales.

"Podemos suponer que en el siglo XVI, la paleontología no estaba de lo más adelantada para haber reconocido que estos huesos fueran de animales", escribió Plancarte y Navarrete en su libro que fue publicado en el año 1923.

Esta idea fue confirmada después de que se hicieran excavaciones arqueológicas en las que se hallaron un gran número de mamuts y otras especies extinguidas.

Otra prueba que indica a que los gigantes de México eran en realidad animales fue el hallazgo del hombre de Tepexpan. Este humano fue encontrado por Helmut de Terra en el año 1947 y yacía boca abajo frente a un gigantesco proboscídeo.

Los frailes buscaban explicaciones para los edificios de gran tamaño dedicados a los dioses indígenas. De acuerdo con la revista de Arqueología Mexicana, los evangelizadores atribuyeron la construcción a las pirámides más grandes, como la de Cholula, a los gigantes.

"La ciencia avanza y echa por tierra pensamientos que no estaban basados en la ciencia, que sin embargo tuvieron validez hasta que el desarrollo de varias disciplinas hizo que, poco a poco, se esclareciera lo ocurrido"

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.