Juan Carlos I y el misterio de la muerte de Sandra Mozarowsky, la Ornella Muti española.

Juan Carlos I y el misterio de la muerte de Sandra Mozarowsky, la Ornella Muti española.

viernes 19 de enero de 2018, 13:03h
Bajo el título de la Ornella Muti española publique hace ya bastante tiempo algo que hoy vuelve a ser actualidad

Empezaba así:
Gracias a la activista canaria Victoria Betancurt rescato del cajón del recuerdo una vieja historia que espero sea de vuestro interés.
Lo que les voy a contar Sucedió en 1977, aunque mi relación con el hecho tuviera lugar once años después, casi por casualidad cuando me documentaba para la entrevista que debía hacer al fallecido Pepe Sancho, por entonces famoso “Estudiante” en la serie de Curro Jimenez.
Por aquel entonces hacía poco que había dejado mi trabajo en el ejército y me las buscaba como reportero Freelance, lo que quiere decir que cobraba por noticia publicada.
Había días que el compañero que me tocaba en suerte y yo ( la mayoría de las veces un fotógrafo), teníamos escasamente para el bocadillo y para la gasolina, dinero que el diario que nos encargaba el reportaje, nos mandaba por giro como adelanto de la futura y tardía liquidación por nuestros servicios. Bonita época a pesar de la precariedad pues íbamos de aquí para allá donde había una noticia que cubrir.
Ese día por la tarde fuimos hasta Alicante, al hotel Sol quiero recordar, donde esperamos algo más de media hora hasta ver al actor, aparecer en el saloncito de la cafetería en la que teníamos concertada la entrevista. Una entrevista simpática y afable hasta que le hice una pregunta que según él no le tenía que hacer y que le hizo levantarse airado y pedirme por favor que de aquello no publicase nada. Calmados los ánimos tras comprometerme a ello, seguramente por el miedo que el fotógrafo y yo sentimos al saber que sin reportaje no cobraríamos, nos sentamos de nuevo y estuvimos tomando una copa y luego otra….. hasta altas horas de la madrugada. Fue entonces cuando motu proprio me dijo “Sandra Mozarowsky no se suicidó”, contestándome así a la pregunta que le hiciera.
Seguramente muchos conozcan a esta actriz, se hizo si no famosa si conocida en aquella época del cine del destape. Para los que no la recuerden les aporto algunos datos:
Amiga del rey Juan Carlos del que fue su amante según Andrew Morton cuando este tenía 39 años, simultaneaba su carrera de actriz con su trabajo en un “club” de alterne en la madrileña calle Oriente, cuyo socio era el también actor Paco Martínez Soria. Nacida en Tanger, era hija de padre ruso y madre española. Su carrera comenzó con 18 años de edad después de actuar en nueve películas entre las que cabe destacar: El otro árbol de Guernica (Pedro Lazaga, 1969),El mariscal del infierno (León Klimovsky, 1974),La noche de las gaviotas (Amando de Ossorio, 1975), o Abortar en Londres (Gil Carretero, 1977), una de las últimas películas y premonitoria de lo que la vida le depararía, pues poco después fallecía a consecuencia de las graves heridas sufridas al caer desde el balcón de su domicilio madrileño, estando embarazada sin haber ido a Londres como al parecer alguien quería.
Durante años este ha sido un tema prohibido hasta que Javier Bleda, Almudena cid, Sánchez Dragó diesen alguna pincelada sobre este asunto que “El Alcázar” destapó aunque la noticia fue censurada desde las altas instancias impidiendo su publicación, siendo además clausurada una web llamada Crónicas Borbónicas y cuyo contenido fue recuperado por un bloguero que sacó a la luz aquella crónica que comienza con este alegato: “Aclarad la muerte de Sandra Mozarowsky”.
La pregunta que nos hicimos el fotógrafo y yo en el camino de vuelta al conocer que la actiz esperaba un hijo cuando murió es ¿quién dejó embarazada a Sandra Mozarowsky? . Debo recordar que la actriz hizo unas extrañas declaraciones en contra del aborto, anunciando que se iba a Londres a vivir poco tiempo antes del accidente.
Para terminar os diré que hubo una llamada al diario Alcazar informando a los periodistas que la joven actriz no murió ni por un accidente, ni por un suicidio y que fue un crimen de Estado porque la tiraron al saberse que estaba embarazada.

Pues bien, el 14 de septiembre de 1977 moría Sandra Mozarowski, una joven actriz de tan solo 19 años a la que muchos relacionaban amistosamente con el rey Juan Carlos I. Los médicos nada pudieron hacer para salvar su vida. Su cuerpo se había precipitado desde una cuarta planta de la calle Álvarez de Baena, número 3 tan solo unos días antes. Era una calurosa mañana de finales de agosto y una joven desaparecía para siempre con todos sus secretos.

Sandra conocía muy bien a uno de los hombres más famosos de este país, Juan Carlos I. En unos días en los que se han revelado muchas de sus infidelidades, el nombre de Sandra Mozarowski vuelve a los medios de comunicación. Su extraña muerte se coloca directamente como una mancha negra en el camino de una de las supuestas amantes del rey, tristemente, más célebre,

Alexandra Elena Mozarowsky Ruiz de Frías era el nombre completo de esta belleza. Nacida en Tánger, hija de un diplomático ruso, estaba destinada a triunfar. A pesar de su corta edad Sandra apareció en más de veinte películas. Desde los diez años estuvo vinculada al mundo de la interpretación.

Era una mujer culta que se formó en los mejores colegios al alcance de su poderosa familia. Había acabado el bachillerato un año antes de morir en el colegio Sagrado Corazón de la capital. Su carrera como actriz le había llevado a dejar un poco al margen los estudios, sus triunfos eran una constante.

El escritor Pablo Blas, que con el pseudónimo de “Tom Farrell”, publicó en la editorial Séneca “Escrito en un libro”, donde desarrolla su caso, y que su editor define como “un libro muy peligroso”. Años después, la periodista Consuelo García del Cid contaría la historia de la actriz y algo más tarde desvelaría el nombre del escritor español que afloró la historia de “la Ornella Muti española” . El también literato Fernando Sánchez Dragó también tuvo acceso a este libro y lo comentó en una de sus columnas. “Tuve miedo de que me mataran”, declararía finalmente el autor para justificar su anonimato y la ausencia de promoción que tuvo el libro, que ya no oculta.

Otro periodista, Javier Bleda, menciona el asunto en el libro “Mario Conde, la reclusión del éxito”, donde deja entrever que el caso es conocido tanto entre las élites como en las cañerías de la política, citando expresamente a Julián Sancristóbal, Narcís Serra y Mario Conde. Cuando lo entrevistaron, señaló que en su tiempo, otros periodistas del diario “El Alcázar” descubrieron el asunto pero la noticia “fue censurada desde las altas instancias para impedir su publicación”. También los periodistas Xavier Arias y Jesús Bernal recuperaron la filmografía de la actriz fallecida. Y una web llamada Crónicas Borbónicas fue clausurada, aunque su contenido ha sido recuperado por otro bloguero que recupera aquella crónica que comienza con un alegato: “Aclarad la muerte de Sandra Mozarowsky”.

Más testimonios: un bloguero que también investigó la historia con mucho detalle menciona al actor Jorge Rivero, afincado en EE.UU, y al español Pepe Sancho: “Me rebelo contra quienes piensan –o intentan hacer pensar y suponer- que ella intentó quitarse la vida”. Y menciona a su hermano León Mozarowski, “Lev para los amigos, que se ha desmarcado, confidencialmente eso sí, del silencio del que hace gala su familia”.

¿Dejó el rey embarazada a Sandra Mozarowsky? Unas extrañas y extemporáneas declaraciones de la actriz en contra del aborto, anunciando que se iba a Londres a vivir y el contacto con una revista italiana rodean este misterioso asunto que nadie en España ha investigado a fondo pero que se comenta en voz baja en los ociosos corrillos del Congreso de los Diputados, mientras sus señorías adormecen de indolencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios