“La que se avecina”, por Rosario Segura Pérez-Muelas

“La que se avecina”, por Rosario Segura Pérez-Muelas
miércoles 20 de abril de 2022, 18:48h

En Semana Santa la mayoría nos sumergirnos en la ola de la tradición con ansias desbordadas de normalidad y como de sentimientos se trata, en estos desfiles bíblicos-pasionales surge la pasión por encima de otras cosas.

Hace poco nos sentíamos amenazados por algunas ideologías que arremetían contra el sentimiento común de los que vivimos estas fechas de forma especial, sin embargo, tras la pandemia, renace con más vigor, este entusiasmo de Abril anclado en las costumbres cristianas.

Desde el punto de vista político social esta temporada está henchida de desavenencias y acecha el postliberalismo, como la solución a la debacle económica de los sistemas fracasados no solo en cuanto a la riqueza y prosperidad del país sino también de libertades, como la que supone que el Senado apruebe que rezar en la calle por las madres gestantes que quieren eliminar su embarazo, tenga cárcel.

Los diagnósticos del postliberalismo tienen muchos tópicos, como que el individualismo que genera no tiene justicia social. ¿Somos de verdad menos individualistas con el social-comunismo de ahora?

La clave de la prosperidad radica en la práctica de la cultura, de la libertad de expresión, del cuidado de las empresas basadas en la realidad de nuestro potencial y sobre todo en poner al frente de una nación a personas preparadas, no solo con el carnet de partido.

Estoy convencida de que la base de toda cultura está en la libertad, pero ¿somos igualmente libres todos, para vivir como queremos?, ¿hay realmente flexibilidad para acomodar las diferentes visiones de la vida en el marco público? ¿existe la neutralidad por parte del Estado?

La respuesta es que no, como se pone de manifiesto al obligar, a una persona a actuar en contra de su conciencia o cuando se duda de la cualificación profesional de alguien que puede tener ciertas convicciones morales. Hay valores que muestran que es necesario innovar, pero salvaguardando lo que funciona.

En Murcia López Miras tiene asegurado su puesto, tras la retirada pactada de Teodoro, si bien al principio patinó con eso de apoyar a Casado y al día siguiente a Feijóo.

La vieja guardia pretoriana de Valcárcel aún no ha muerto, aunque quieran cargársela, como se evidencia cuando la Audiencia reabre el caso de la desaladora de Escombreras contra Valcárcel…, ¿será casualidad o jugada maestra para eliminar posibles adversarios en la nueva configuración pepera?

Por otro lado, el conservadurismo que siempre está a la defensiva no deja de desaparecer por lo que me pregunto: ¿la también lorquina, Martínez Cacha seguirá mostrando que es hija de quién es, para hacerse un hueco en el entramado de su partido?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios