'¿Tiene futuro Lorca?', por Cristina Gómez López, Historiadora del Arte y gestora de Patrimonio cultural

"¿Tiene futuro Lorca?", por Cristina Gómez López, Historiadora del Arte y gestora de Patrimonio cultural

[email protected] Twitter: @CristinaGL2

domingo 12 de diciembre de 2021, 09:16h

Hace unos días se celebró una mesa redonda en la que varios profesionales del patrimonio cultural pudimos exponer nuestro punto de vista sobre la situación del Casco Histórico de Lorca, tanto pasada como actual, y valorando lo que puede ocurrir con el mismo en próximas fechas.

He de pedir disculpas a los lectores puesto que he de hablar en primera persona esta vez, cosa que no hago cuando de patrimonio se trata ya que estos casos prima la objetividad. Lo que sí es cierto es que pese a ello, emplearé la metodología propia de los estudios de Historia del Arte y gestión de patrimonio, ya que con ello se consigue precisamente eso, objetividad. Advertido el lector, quisiera comentar mi punto de vista sobre la situación del Casco Histórico de Lorca desde el punto de vista de la Historia del Arte y de la Gestión de Patrimonio Histórico-Artístico y Cultural, disciplinas estas últimas en las que me muevo desde incluso antes de finalizar los estudios universitarios. Dicho esto, señalar también que crecer en un lugar con un rico patrimonio como Lorca (especialmente arquitectónico y decorativo) y la formación recibida en Humanidades hace que se desarrolle el sentido crítico, y la pasión por tu tierra y el patrimonio que la forma hacen el resto.

Teniendo todo lo anterior en cuenta, es cada vez más necesario dar a conocer a la ciudadanía la situación del patrimonio de Lorca, esa vez relativo al que se encuentra su centro histórico: el desarrollismo constructivo de las décadas de los ´60 y ´90 del pasado siglo junto con la crisis de patrimonio sufrida tras los terremotos no han ayudado a la conservación del mismo. Aunque el Casco Histórico de Lorca fue protegido antes incluso de la entrada en vigor de la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985, la desidia, el abandono y el no cumplimiento de las leyes y normativa respecto a la conservación y restauración del patrimonio resulta exasperante. A principios del siglo XXI se aprobó en Lorca una normativa relativa a la conservación del Conjunto Histórico de Lorca. El texto es hasta hoy fuertemente criticado pero se trata de un texto avanzado para su tiempo, o más bien para la mentalidad de muchos en la localidad, ya que está a la par de otros lugares que sí son reconocidos y visitados precisamente por haber conservado su patrimonio, siendo incluso Patrimonio Mundial de la Humanidad. Es, sin duda, la norma que Lorca necesitaba para su despegue económico, laboral y cultural. Es un texto que promueve la conservación del patrimonio tanto de manera individual como del conjunto. Se trata sin duda del texto que Lorca necesitaba en aquellos momentos, el P.E.P.R.I. Pero esta norma tiene un grandísimo problema: jamás se ha querido aplicar. Y digo bien, “querido”, porque legalmente hay que hacerlo aún a fecha de hoy.

Respecto a la actualización del mismo, es decir, el P.E.P.R.I.C.H., es un texto que “fusila” otros, entre ellos el P.E.P.R.I., y que hace alguna aportación que, aunque mínima, no tiene nada que ver con la finalidad de este tipo de Plan Especial, es decir, la conservación del patrimonio histórico español. Hay quien dice que esta es una norma que tiene por finalidad la de la planificación urbanística pero no es así, eso corresponde a otras normas, no a la que nos ocupa. Pero siguiendo con este texto, esta es una norma que no necesita Lorca, es más, resulta ser tremendamente lesiva para el futuro económico, social, cultural y laboral de Lorca y sus jóvenes y mayores ya que, tras estudiarla, se ve claramente que apuesta, no por la conservación (este es su fin principal) sino por lo que se conoce como “fachadismo”, es decir, una moda alejada de los preceptos de la gestión de patrimonio cultural visto en modelos probadamente exitosos consistente en derribar los interiores y dejar únicamente la fachada del inmueble.

En el caso de Lorca, recordemos, el interés de nuestro patrimonio radica principalmente en los opulentos interiores, jalonados con pinturas murales, ricos artesonados policromados, escaleras imperiales, torres de cajas de escaleras, magníficas solerías, increíble forja, preciosísimo papel pintado, muebles que te dejan sin palabras, y un largo etcétera. Pues bien, en lugar de esto, el texto apuesta por destruirlos ya que ni tan siquiera se han evaluado los interiores de los inmuebles a la hora de hacer sus correspondientes fichas (fichas que tuvo que hacer luego un historiador del arte), catalogarlos y asignarles un grado de protección. El texto, redactado en 2015, quiere nacer completamente desfasado: económicamente, tiene catalogados edificios que ya no existe, etc. Además, sustenta todo el proyecto en que el estado actual es debido fundamentalmente a los terremotos de 2011 cuando el lector sabe perfectamente que más que esto, el culpable es el abandono sistemático de los inmuebles desde hace décadas.

Podemos seguir enumerando lo que nos aguarda de salir adelante el P.E.P.R.I.C.H. y sus numerosos errores pero sería demasiado largo (que ya lo es). Desde mi punto de vista como especialista en patrimonio cultural y su gestión, no puedo sino pedir enérgicamente que este texto sea abandonado y que se vuelva a redactar desde el principio aunque ello suponga haber empleado (malamente) un dinero y un tiempo grande en exceso. Para ello, hay que aprender de los errores del pasado y dejarlo en manos de especialistas en Historia del Arte, Arqueología, Gestión de Patrimonio Cultural, geógrafos, etc.; y que además sean conocedores de la realidad de Lorca, no como se ha hecho con el P.E.P.R.I.C.H. De aplicarse, no dudemos que los resultados van a ser catastróficos e irreversibles para el futuro de Lorca.

Respecto al Plan Director de la CARM, Ayuntamiento, Cámara de Comercio y CECLOR, no me encuentro en disposición de evaluar la licitación de redacción del mismo ya que no he podido estudiarlo aún pero sí he tenido conocimiento de algún avance respecto a la situación actual. Sí que puedo decir que tiene un gran fallo, no ha sido consensuado con los representantes de patrimonio de la ciudad. He de decir que, como presidenta de la Asociación Lorca por su patrimonio cultural hemos de estar presentes, con voz y voto, en todas las comisiones y reuniones que se hagan al respecto, no solo por ser una asociación de conservación de patrimonio cultural (lo cual incomoda mucho) sino porque está constituida por profesionales del patrimonio cultural que tienen mucho que aportar.

Dado que la extensión de este texto sobrepasa lo recomendado, terminar diciendo que Lorca tiene dos caminos: seguir por el que vamos, es decir, el de destruir todo el patrimonio “molesto” y condenarnos irremediablemente a la mediocridad y pobreza económica, social y laboral (modelos seguidos en Albacete, Murcia o Alicante) , o bien hacer las cosas bien, meter en un cajón el P.E.P.R.I.C.H. y redactar uno nuevo siguiendo los principios de la gestión de patrimonio, Historia del Arte y tener equipo multidisciplinar conocedor además de la situación real de Lorca en cada uno de sus campos y obtener un modelo de éxito, como se ha comprobado en otros lugares como Santiago de Compostela o Alcalá de Henares, por poner dos ejemplos.

En manos de los políticos queda, tanto de gobierno como oposición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios