"Sobre el origen de Cristóbal Colom", por Pedro Cuesta Escudero autor de Colón y sus enigmas y Mallorca, patria de Colom

'Sobre el origen de Cristóbal Colom', por Pedro Cuesta Escudero autor de Colón y sus enigmas y Mallorca, patria de Colom
miércoles 22 de septiembre de 2021, 11:13h
'Sobre el origen de Cristóbal Colom', por Pedro Cuesta Escudero autor de Colón y sus enigmas y Mallorca, patria de Colom
El pasado 15 de septiembre un equipo de antropólogos procedió a exhumar los huesos de un sarcófago del siglo XV en la iglesia de Santo Domingo de Tuy (Pontevedra) María del Carmen García es la impulsora de la exhumación. Está convencida de que Cristóbal Colón era en realidad el noble gallego Pedro Álvarez de Sotomayor, conde de Carmiña, apodado Pedro Madruga porque, según la leyenda, gustaba acometer muy temprano las batallas. La investigadora busca a su abuelo paterno, también llamado Pedro Álvarez de Sotomayor, fallecido en 1416. Quiere que el Dr. Lorente compare su ADN con el de Cristóbal Colom.
'Sobre el origen de Cristóbal Colom', por Pedro Cuesta Escudero autor de Colón y sus enigmas y Mallorca, patria de Colom

En la tapa del sarcófago hay esculpido un caballero medieval que yace armado y con las manos sobre el vientre. El blasón de los Sotomayor está cincelado en el lateral del sepulcro. Con un polipasto se elevó la losa de granito, cuyo peso se estima en torno a una tonelada, dejando ver el interior de la tumba. Basándose en el testimonio de uno de los hijos de Pedro Álvarez de Sotomayor y en otros documentos familiares la investigadora esperaba encontrar en el sarcófago, como así ha sido, los restos de varios de sus antepasados y descendientes: del abuelo paterno, de su madre Constanza de Zúñiga, de su hermano por parte de padre Álvaro Páez de Sotomayor y a su nieto Pedro Sotomayor Enríquez de Monroy. Tras un examen genético de los distintos huesos extraídos para comprobar si entre ellos hay parentesco, se llevarán a Granada para que el doctor Lorente los compare con los restos de Cristóbal Colón.

La tesis gallega

María del Carmen García explica que Pedro Álvarez de Sotomayor fingió su muerte y cambió su identidad por el de Cristóbal Colón, porque se había posicionado en contra de los Reyes Católicos y a favor de Alfonso V de Portugal. Es muy extraño que supuestamente muriera en Alba de Tormes y no hubiera funeral tratándose de un noble. La señora García explica que, cuando la Corona portuguesa le traiciona, Colón quiso ofrecer su viaje a las Indias al rey de Francia, pero al pasar por la Rábida los frailes le convencen que planteara este viaje por el Mar Tenebroso a los Reyes Católicos.

El primer historiador que puso en tela de juicio el origen genovés de Colón y defendió su procedencia de Galicia fue el pontevedrés Celso García de la Riega. En 1914 publicó Colón, español: su origen y su patria. Llegó a asegurar que tanto Cristóbal como su hermano Bartolomé nacieron en Pontevedra o en su entorno, hijos de Doménico y de María Fonterosa. Se pregunta cómo es que Colón, al poco de llegar de Portugal utiliza en cartas vocablos o giros de neta prosapia galaica, como, por ejemplo, la locución “mais sí”, que corresponde al “es verdad” castellano. Claro, que hemos de tener en cuenta que Colom vivió más de ocho años en Portugal y no es de extrañar que asimilara alguna de estas expresiones. Tiempo después se llegó a saber que los documentos que presentó Celso García de la Riega habían sido falsificados, tal y como confirmaron los paleógrafos Manuel Serrano y Eladio Oviedo. En 1976 el historiador Alfonso Philippot reafirma la teoría gallega diciendo que Cristóbal Colón era Pedro Álvarez de Sotomayor y subraya que tuvo audiencia con los Reyes Católicos en Alba de Tormes en 1486, aunque no hay ningún registro documental a este respecto.

El peruano Luis de Ulloa Cisneros

El gobierno peruano, que mantenía un litigio con Bolivia y Ecuador a propósito de sus fronteras, envió a Europa a Luis de Ulloa Cisneros con objeto de recoger información documental que había de servir como prueba en el conflicto. En 1919 pasa mucho tiempo en el archivo de Simancas y recopila muchos documentos relacionados con la época colombina. En un principio se interesa por la tesis de Celso García de la Riga o del Colón gallego, pues el descubridor de América hablaba un castellano aprendido salpicado de extranjerismos que se suponían de origen gallego o portugués. Pero para su sorpresa se topó con el Colom catalán al observar los catalanismos que hay en su léxico castellano. Ulloa señala que Colom debía pertenecer a una noble familia catalana que participó en la sublevación contra Juan II, padre de Fernando el Católico, y habría sido un corsario que luchó contra la Corona de Aragón. En 1927 publica en París el libro Cristófor Colom fou catalán, donde expone su teoría de que Colom era catalán o de algún país bajo su influencia cultural.

Cuando Colom no sabía la palabra adecuada en castellano la escribía en catalán. Se ha podido constatar que en muchos escritos intercala palabras catalanas como fugeron, fornero, ventar, acostar, sobrepuja, meitat, fusta, vegadas, tonina, corda, bojar, boneta, ampolleta, bruma, farallón, pardelas, manillas, setsentas, pellas, martinet, etc. Hasta más de mil palabras catalanas se han contabilizado en los análisis lexicográficos realizados mediante métodos informáticos en la universidad de Pompeu Fabra. Aunque hay palabras de uso mallorquín como Margalida, en catalán Margarida, cans (perros) frente al catalán gossos. Colom firmaba Almirant, en catalán Almirall. También utiliza la palabra virey (con una sola r) en vez de visorrey del castellano de la época.

Benito Mussolini, para contrarrestar estas investigaciones de Ulloa ordenó a los historiadores italianos la patriótica tarea de añadir aún más aportaciones, buscando o desechando documentos que realicen la tesis prevista sobre el origen genovés del descubridor. El resultado se publicó en una lujosa obra Colombo, que se distribuyó de forma perfectamente planificada. Cualquier dato que no encajara con el objetivo de italianizar al Almirante fue rechazado. Y pronto tuvo su efecto, pues en vez de Iberoamérica, se generaliza la denominación de América Latina a lo que antes había sido el imperio español. En la II República española algunos libros escolares recogen la teoría de Ulloa. Pero con la caída de la II República se olvida la catalanidad de Colom y se vuelve a reafirmar su italianidad, pues Franco, que impuso una dictadura durante cuarenta años, era amigo y deudor de Benito Mussolini.

Cristóbal Colom era extranjero en el reino de Castilla

Aunque Cristóbal Colom hablaba y escribía el castellano era extranjero en el reino de Castilla, por lo que no podía ser gallego. Si Colom y su familia hubieran sido gallegos no se le hubiera tenido que conceder la nacionalidad castellana a Diego Colom, el hermano menor del Almirante. “Don Fernando e Doña Isabel, por la gracia de Dios (…) por hacer bien e merced a vos, don Diego Colón, hermano del almirante don Cristóbal Colón, e acatando vuestra fidelidad e leales servicios que nos habéis fecho, e esperamos que nos faréis de aquí adelante, por la presente vos hacemos natural destos nuestros reinos de Castilla e de León para que podáis haber e hayáis cualquier dignidades e beneficios eclesiásticos que vos fueren dados, e podáis gozar e gocéis de todas las honras e gracias e mercedes e franquicias e libertades, exenciones e prerrogativas e inmunidades”.

Uno se pregunta qué ¿cómo es que se conceden a Cristóbal Colom los altos cargos de Almirante, Virrey, Gobernador General y el título de Don cuando los Reyes Católicos habían ratificado en 1476 las leyes dadas en 1377, 1379, 1401 y 1473 por sus antecesores de que para obtener prelacías, dignidades y beneficios del reino de Castilla, solo los podían obtener los naturales de Castilla? Hemos de esperar al real decreto del rey Felipe V de 7 de julio de 1723 para que se anulen las leyes de extranjería de Castilla a todos los naturales de España. Nunca en la Historia se le ha dado tales títulos a ningún navegante, ni a nadie que no fuera de la alta nobleza. A pesar de que Hernán Cortés conquistara Méjico nunca fue nombrado Virrey de Méjico, ni a Juan Sebastián del Cano el mando supremo de la segunda escuadra al Malucco, a pesar de haber sido reconocido oficialmente el primero que dio la vuelta al mundo. Y es que no pertenecían a la alta nobleza. Si a Colom se le concede tal dignidad y títulos no podía ser un cualquiera, ni mucho menos un plebeyo genovés. Habría de ser alguien de la familia real, era miembro de la Casa de Trastámara. Cuando regresó de su primer viaje y se presentó en el monasterio de Sant Jeromi de la Murtra a los Reyes Católicos, estos se levantan para recibirlo y le ofrecen un escabel para sentarse junto a ellos. Hernando Colom en la biografía que escribe de su padre explica que el rey Fernando el Católico hace cabalgar a Colom por las calles de Barcelona a su lado con el príncipe D. Juan al otro. Son privilegios reservados a los de sangre real.

Se podrá objetar que el otro hermano de Cristóbal, Bartolomé Colom, que tuvo el título de Adelantado en la isla la Española, tampoco se naturalizó. A este respecto Cristóbal Colom, como leemos en las Capitulaciones de Santa Fe, había de presentar una terna para cualquier cargo de gobierno y los reyes elegirían uno. “Capítulo segundo: Otrosí que vuestras altezas fazen al dicho don Christoval su visorey e gobernador general en todas las dichas tierras firmes e yslas que como dicho es el descubriere o ganare en las dichas mares e que paral regimiento de cada huna e qualquiere dellas, faga el electión de tres personas para cada oficio, e que vuestras altezas tomen y scojan uno el que fuere su servicio…” Pero el 20 de mayo de 1493 los RR.CC. conceden a Cristóbal Colom: “Por cuanto por la brevedad de vuestra partida no hay lugar a que pongáis tres para cada oficio de gobernación, según con vos se asentó, vos damos poder para que nombréis a quien os pareciere y por el tiempo que quisieres…”.

Colom era hijo bastardo del Príncipe de Viana

Son muchas las razones y argumentos que nos lleva a pensar que Cristóbal Colom nació en Felanitx, de la isla de Mallorca, en 1460 y fue hijo bastardo de D. Carlos, el Príncipe de Viana, y de Margalida Colom, que pertenecía a una importante familia asentada en lo que hoy se llama San Ramonet, al pie del castillo de Santueri, donde se hospedó el Príncipe de Viana. En el Archivo de la Corona de Aragón apareció una carta fechada el 28 de octubre de 1459 del Príncipe de Viana al gobernador de Mallorca donde le refiere las relaciones amorosas habidas con Margalida. “Agradecemos vos muy mucho lo que fecho haveys en recomendación de Margarita. La verdad de la cosa mostrará lo que haber sentido de ella ser prenyada”. D. Carlos, el Príncipe de Viana, llega a la isla el 20 de agosto de 1459 con siete galeones y acompañado de notables barones y caballeros. El 20 de enero de 1460 firma una concordia con su padre el rey de la Corona de Aragón Juan II poniendo fin a las graves diferencias que había tenido con él durante una década y a finales de marzo abandona la isla de Mallorca, antes de que naciera Juan (después Cristóbal) Colom. Esta es la razón por la que el Príncipe de Viana no lo nombra en su testamento. Pero al mismo desembarcar en Barcelona es recibido apoteósicamente por los catalanes, que odiaban a su padre, el rey Juan II, por su autoritarismo. Entonces en 1460 estalla la primera guerra entre el rey Juan II y la Generalitat, que defendía los derechos de D. Carlos. Juan II capitula en febrero de 1461 con la Concordia de Vilafranca aceptando nombrar sucesor a D. Carlos. Pero éste es encarcelado por orden de su propio padre. Y oficialmente el Príncipe de Viana murió de tuberculosis, aunque cundieron voces de que murió envenenado, posiblemente por orden de su madrastra, doña Juana Enríquez, para así poder trasmitir los derechos de la Corona a su hijo don Fernando.

A Fernando el Católico le interesaba, pues, ocultar la genealogía de Cristóbal Colom, porque tenía miedo de que si se hacía público que era hijo del Príncipe de Viana se podría desencadenar una rebelión contra él, como la que sufrió su padre el rey Juan II. Por otra parte empieza a darse cuenta de los exorbitantes privilegios que le habían concedido a Colom al ver que en la organización del segundo viaje trasatlántico se comporta como casi rey de las Indias. No le agrada que se organice una especie de corte y una guardia personal con más de 50 asistentes. Por ello instó a los cronistas Pedro Mártir de Anglería y el cura de los Palacios Andrés Bernáldez que difundieran la idea de que Colom era italiano. Así se entiende, también, por parte de los estamentos públicos, tan explícitos en dar razón de otros acontecimientos menores, el silencio oficial de la arribada de Colom a Barcelona después del descubrimiento. No hay constancia en ninguna crónica barcelonesa, ni en el Registro de Deliberaciones del Consejo de Ciento, ni en el libro del Ceremonial, ni en el Diario de la Diputación, que estaban sometidos a las órdenes del Rey, lo que explica que dicho silencio se guardó por orden expresa del monarca.

Colom era miembro de la Casa de Trastámara

Las circunstancias que señalan el origen noble de Colom, mejor dicho de sangre real, además que se le concediera el título de Don y los altos cargos, solo reservados a la alta aristocracia, de almirante, virrey y gobernador general, son el acceso a las casas reales, tanto en Portugal, como en Castilla y en la Corona de Aragón y estar alojado dos años en el palacio castillo de San Marcos del Puerto de Santa María del duque de Medinaceli. Don Luis de la Cerda y de la Vega se había casado con Ana de Navarra y Aragón, hija bastarda del Príncipe de Viana y de María de Armendáriz. Por tanto el duque de Medinaceli y Cristóbal Colom eran cuñados.

Carta del duque de Medinaceli a su Majestad el rey Fernando II

“Reverendísimo Señor. No sé si sabe vuestra Señoría cómo yo tove en mi casa mucho tiempo a Cristóbal Colomo, que venía de Portugal y se quería yr al rey de Francia para que enprendiese de yr a buscar las Yndias con su fauor y ayuda. E yo lo quisiera prouar y enviar desde el Puerto, que tenía buen aparejo, con tres a quatro carauelas, que no me demandaua más. Pero como vi que hera esta enpresa para la Reyna, nuestra señora, escreuilo a su Alteza desde Rota y respondió que gelo enviase y yo gelo envié entonces y supliqué a su Alteza, pues yo no quise tentar y lo aderecuaua para su seruicio, que me mandase hazer merced y parte en ello y que el cargo y descargo deste negocio fuera en el Puerto. Su Alteza lo recibió y lo dio en cargo a Alonso de Quintanilla, el qual me escribió de su parte que no tenía este negocio por muy cierto, pero, si se acertase, que su Alteza me haría merced y me daría parte en ello; y después de averle bien examinado acordó de enviarlo a buscar las Yndias. Puede aver ocho meses que partió y agora él es venido de buelta a Lisbona y ha hallado todo lo que buscaua y muy conplidamente; lo qual luego yo supe, y por facer saber tan buena nueva a su Alteza gelo escribo con Xuarez y le enbio a suplicar me haga merced que yo pueda enbiar en cada año allá algunas carauelas mías. Suplico a vuestra Señoría me quiera ayudar en ello y gelo suplique de mi parte, pues a mi cabsa y por yo de tenerle en mi casa dos años y averle endereçado a su seruicio se ha hallado tan gran de cosa como ésta. Y porque de todo ynformará más largo Xuarez a vuestra señoría suplícole le crea. Guarde nuestro Señor vuestra reverendísima persona como vuestra Señoría desea. De la mi villa de Cogolludo, a XIX de março. Las manos de vuestra Señoría besamos. Luys”.

Dificultad de presentar muestras óseas

Como todos los parientes masculinos, padre, abuelo, tíos de Cristóbal Colom, los reyes de la Casa de Trastámara, fueron enterrados en el monasterio de Poblet, al sufrir la devastación de los ladrones de tumbas tras el abandonado de la comunidad de frailes, como consecuencia de las desamortizaciones de Mendizábal en 1836, no hay fiabilidad científica para cotejar el ADN de ninguno de ellos con el de Cristóbal Colom.

Solo quedan dos oportunidades: el sepulcro de Fernando el Católico, tío del Almirante, enterrado en la Capilla Real de la Catedral de Granada y la sepultura del obispo Juan de Navarra y Aragón, hermano de Cristóbal por parte paterna, enterrado en el presbiterio de la catedral de Huesca.

Para el acceso a la cripta donde están enterrados los Reyes Católicos no hay ninguna dificultad. Los actores protagonistas de la serie “Isabel”, por ejemplo, visitaron la cripta de los Reyes Católicos y Michelle Jenner abrió la tumba de Isabel para depositar dentro flores. Todos los años las autoridades civiles y religiosas conmemoran dentro de la cripta el Día de la Hispanidad. Al encontrarse en el centro de la cripta las sencillas cajas mortuorias de los reyes Isabel y Fernando es fácil extraer una pequeña muestra de los restos del Rey Católico. Esa toma sería mínimamente invasiva, tomando un pequeño trozo de hueso de unos pocos centímetros. Pero esta es la contestación que nos dio D. Manuel Reyes Ruiz, Capellán Mayor del Cabildo de la Capilla Real de Granada

“Estimado Sr: Por medio del presente, contesto a su correo electrónico del pasado día 22 de agosto en que nos solicita la apertura del féretro del Rey Don Fernando el Católico con el fin de extraer una muestra de sus restos para estudiar su ADN. Nos expone detenidamente el proyecto y parece suponer que esto es una tarea fácil a la que, por otra parte, daría la máxima divulgación mediática. Hemos estudiado detenidamente su petición, hemos valorado su origen y su finalidad. Hemos imaginado y valorado las circunstancias en que se realizaría el proyecto, dada la ubicación de los féretros reales. Hemos recabado las consultas que nos han parecido oportunas y, finalmente, hemos llegado a la decisión de no autorizar dicha apertura. Sentimos comunicarle esta negativa.

En nombre del Cabildo de la Capilla Real, le saluda atte.”

En cuanto al obispo de Huesca Juan de Navarra y Aragón, hijo bastardo del Príncipe de Viana, según la información documental fue enterrado en el centro del presbiterio de la Catedral de Huesca en 1526. No hay ninguna otra información documental que diga que fue trasladado o eliminado posteriormente. Con ocasión de la intervención en la Catedral de Huesca en los años 1969-1972 bajo la dirección del arquitecto Francisco Pons Sorolla, fue colocado un nuevo pavimento en el presbiterio o capilla mayor, para lo que se unificó el soporte con un solado de cemento de unos 250 milímetros. Esto nos obliga a perforar. Esta operación solo se podría llevar a cabo bajo una carpa sellada, pues el presbiterio está presidido por el retablo esculpido en alabastro de Forment, que no hace muchos años fue minuciosamente limpiado. Con un martillo percutor se podría perforar la capa de cemento hasta llegar a la tumba. En todo caso, dar con el enterramiento del obispo Juan de Aragón, relevante desde muchos puntos de consideración, sería un incuestionable logro. Este objetivo incrementa considerablemente el interés al obtener muestras de ADN para cotejarlos con los de Colom e identificar su origen. Conseguido uno y otro sería una aportación muy relevante a la Historia de nuestro país y una noticia de transcendencia universal. Para la realización de dicha intervención se debe contar con un equipo especializado de arqueólogos, ingenieros y técnicos así como el material necesario sin que esto repercuta económicamente a la Catedral. Hay que solicitar permisos al Obispado, al Cabildo catedralicio, a la Delegación Diocesana del Patrimonio Cultural, a la Dirección General del Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón y, una vez superadas las reticencias se ha de contar con el permiso de obras del Ayuntamiento de Huesca y buscar el equipo adecuado que lo lleve a cabo adecuadamente. Muchos trámites y mucha burocracia para un simple investigador de Historia. Y lo peor de todo es que esta intervención origina gastos que no se sabe quién los va a sufragar. Me da la impresión que esta opción, por mi parte la más acertada de cuantas se presentan al Dr. Lorente para averiguar el origen de Colom, se va a quedar en el intento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios