CAMINO DE ÍTACA, por María Antonia García, Abogada

CAMINO DE ÍTACA, por María Antonia García, Abogada

jueves 18 de febrero de 2021, 12:08h
CAMINO DE ÍTACA, por María Antonia García, Abogada

El carnaval de la pelicula 'Casanova' de Fellini

En el carnaval de la película “Casanova” de Fellini , emerge del Gran Canal de Venecia tirada por amarras, la escultura de una cabeza de Venus, evocando la decadencia moral y física de la ciudad y del personaje.

¿Qué son las fiestas carnavaleras, si no un grito desesperado de abolición provisional de las relaciones jerárquicas, de los privilegios y de las reglas y tabúes?

El esperpento del disfraz, nos convierte en actores y espectadores al unísono.Voyerismo de “amateur”.Desde un punto de vista individual, ¿por qué el deseo de perder la propia identidad y convertirse durante unos días o horas en otra persona? La máscara, símbolo por excelencia de esta fiesta pagana, sirve de vehículo para “revelar” nuestros deseos ocultos y permitir la desinhibición del individuo. En otras épocas servía como un mecanismo para sobrellevar la austeridad y el ascetismo que implica el periodo de Cuaresma de los católicos. Hoy, es decir, antes del COVID, una excusa para el exceso.

En la película de Fellini, el carnaval es el escenario de la fúnebre vida de un mujeriego, como un baile frenético y vacío, donde sus hazañas sexuales son el atroz disfraz de su soledad infinita. Giacomo actúa como un muñeco mecánico.

Es curioso, en casa nunca nos disfrazábamos, no sentíamos la necesidad de un camuflaje; y ahora, cuando me acerco a la vecina Águilas, me sorprendo de ese Carnaval de Noche, donde ambulan esas las maravillosas criaturas que impregnan en sus cuerpos la imaginación y la locura, el espejismo de libertad de ser uno y otro al mismo tiempo, optimismo no impreso en el carnaval de Fellini.

Pero si tuviese que disfrazarme, no se me ocurre otro que no fuese de bruja; pero no como las bellas pérfidas de Hollywood. No. Me veo como esas meigas que: “haberlas, haylas”. Me visualizo con larga melena, vestido grueso y oscuro, con bolsa repleta de yerbas y pócimas. Me encanta la idea de volar montada en una escoba. ¡Qué viaje más ecológico y mágico¡ Lo más difícil…,es que no tengo un gato, ¿tendría que ser negro? Voy a preguntar si lo me prestan o me lo alquilan.

Feliz Carnaval, aunque sea virtual.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios