La cara amable del fraude

domingo 13 de agosto de 2017, 12:45h

Se que este artículo no va ser popular, será criticado y seguramente hasta yo por darle a luz, denostado. No me importa, al igual que nos gusta hablar del tal o cual político, futbolista, cantante o personaje de la más alta alcurnia que ha estafado, robado o beneficiado de lo que es de todos, también tenemos que asumir que entre la gente de a pie hay más descuideros de los que pensamos. Tan solo pretendo una reflexión sobre la situación del país en este tema, no me cabe la menor duda que prácticamente en su mayoría la culpa de todo esto radica en las malas gestiones y políticas sociales hechas por todos o casi todos los gobernantes que han ido pasando por el codiciado púlpito, pero hemos de reconocer que algunos han visto y ven en ello su particular El Dorado y se encuentran en una zona de comfort que no les desagrada ni cambiarían por cualquier otra situación laboral.

Por mucho que nos duela, somos un país de bandoleros, quiero dejar claro desde el principio que no quiero defender lo que por definición es imposible, no pretendo posicionarme a favor de nadie, mucho menos justificar o dar cera a toda esa arenga de impresentables que en lugar de luchar y trabajar por todos, han pensado en ellos y sus bolsillos. Mi única intención es manifestar mi opinión sobre otros estafadores, de igual pedigree que el mío, que el vuestro, aquellos que viven en la puerta de al lado, que son amigos, familiares, por eso los disculpamos, vemos bien como actúan y hasta felicitamos por lo bien que han planeado y ejecutado el robo.

Antes de seguir leyendo, reflexionad un minuto y preguntaros, tenéis algún conocido que está cobrando el paro, ayuda, etc.. y trabajando en negro, como suelen decir, haciendo chapuzas. Pues bien, esos son unos estafadores, ellos, quienes los contratan y los que los encubrimos y callamos sus cómplices por omisión.

Yo personalmente reconozco que sí, los tengo, soy culpable al igual que un porcentaje altísimo de nuestra sociedad, intento calmar mi conciencia diciendoles a la cara que no está bien lo que hacen, no arreglo nada, por supuesto que no, pero me autodisculpo cuando se lo digo, cobarde por mi parte, sí, pero soy consecuente con ello y lo reconozco.

Luego nos quejamos de las jubilaciones, impuestos, etc...

Ese sector de españoles, estan robando parte de el, además sin contribuir a llenar la saca, para sanidad, educación, resumiendo, sin contribuir al bieniestar común. Ya se, ya se, podemos argumentar que eso no es nada comparando con lo que roban los de arriba, no lo voy a discutir, ¿ pero es robar también ?, o se me están escapando conceptos que pensaba tener claros.

Se están convirtiendo en expertos asesores, saben perfectamente donde ir, que decir, que rellenar, llevan los días y el tiempo calculado para no trabajar más de lo necesario, disfrutar de más vacaciones que cualquier trabajador normal y lo peor de todo es que se lo estamos pagando los que trabajamos y no tenemos tripas para hacer lo que esa nueva clase social - Los Rasquetas -, rascan en todos sitios, educación, en el comedor del cole, sanidad, no contribuyen, desangran, podría seguir, pero me enciendo. También son los primeros en quejarse de la situación laboral y de lo mal que lo hace el gobierno, de lo que nos roban, de lo bien que viven algunos y lo dura que es la vida para otros.

Luego ves al señor y señora rasqueta de cervezas, en las fiestas, sin privaciones ningunas, aflojando pasta por donde pasan y es cuando a uno se le muda la cara de tonto a gilipollas y piensa:

¡¡ No hay derecho !!

Perdonadme todas esas miles y miles de personas que estáis cobrando paro o ayudas sociales y no paráis de buscar trabajo y luchar por salir cada día, vosotros sois la clase desfavorecida, a la que hay que ayudar y contribuir entre todos, - los primeros nuestros mandatarios -, a daros soluciones, vosotros NO sois como ellos. Sé y quiero enfatizar y dejar claro que también hay un colectivo que verdaderamente no tienen más opción que actuar de igual o similar manera para poder sacar adelante a su familia, estas palabras no van dirigidas a ellos, lo primero es lo primero, pero no son estos los que defraudan para tener un coche mejor, el último modelo de televisor y comer gambas en el bar mientras se jactan en foro abierto de sus tejemanejes.

La próxima vez que algún conocido o no, os comente lo bien que le va y lo que gana al mes con el paro y las " Chapuzas " bajo cuerda, no le digáis lo de siempre:

¡ Haces bien tío, bastante nos roban ya ellos !

No, decidle que eso no está bien, que vosotros se lo estáis pagando con vuestras retenciones e impuestos, que no debería hacerlo, que es estafar, en resumen, decidle:

Sinverguenza, al igual que hay trabajo para hacer chapuzas, lo hay para ser legal y estar sin el confortable edredón del paro, la ayuda o pensión.

Es la pescadilla que se muerde la cola, ya que tanto pequeños empresarios como particulares acuden a ellos para ahorrarse unos euros. Pero no os equivoquéis, en otros países europeos todo eso está mal visto socialmente, lo denuncian y no hay felicitaciones ni apoyo a Los Rasquetas. Tendremos que ir cuestionándonos nuestro modus operandi, quizás hacer lo mismo, ardua y difícil decisión, lo sé, por lo menos no felicitemos abiertamente esas actuaciones, ayudemos a erradicar ese tipo de estafa popular, presionemos a nuestros dirigentes para que aporten soluciones y no sea necesaria esta nueva clase social.

Podéis criticar, oponeros u opinar sobre el artículo, pero.... amigos míos, quien se sienta aludido ....

Rasqueta

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • La cara amable del fraude

    Últimos comentarios de los lectores (3)

    39 | Mari Carmen - 15/08/2017 @ 09:20:25 (GMT)
    Cada persona y sus circunstancias, hay gente que lo hace por vagos pero hay otras que lo hacen por necesidad, por desgracia así está el país,excelente artículo,un saludo.
    38 | Miguel Barba - 14/08/2017 @ 15:24:44 (GMT)
    Cierto como que hay cielo que todos conocemos a un defraudador de andar por casa,disculpamos el delito con la palabra picaresca y justificamos la accion ,por la necesidad economica,que existe y mucha,pero no deja de ser un delito ,verdad es que la administracion utiliza el mismo sistema y nos hace de espejo y guia de actuacion y si nos cogen nuestras penas son muy superiores y dañinas,asi que el articulo dibuja el mundo que es y que deberiamos cambiar todos empezando por exigir una vida digna y no tener que recurrir a artimañas para llegar a fin de mes
    37 | Fj.aurrera - 13/08/2017 @ 18:11:22 (GMT)
    Totalmente de acuerdo con esta reflexión que nos hace José Miguel,es muy fácil criticar en manada y seguir la corriente de la mayoría.
    Sin embargo es mucho más difícil enfrentarse al reflejo de nuestro espejo y preguntarse ¿qué hago yo por mejorar mi país y cómo puedo aportar si dañar al vecino?,pero para hacer eso se necesita un mínimo de honestidad y autocrítica la cual no es siempre agradable.
    Desde siempre hemos sido un país de pícaros quizás lo llevemos en nuestro ADN para bien y para mal.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.