A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá

A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá
martes 26 de mayo de 2020, 12:46h
A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá
A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá
Hay en el barrio de mi pueblo, un olor dulzón que impregna toda la calle, desde principio a final.
Y es que andan sus flores escupiendo sus miles de colores y olores .
Esta el jazmín preparándose y la dama de noche vistiendose, para recibir las calores y abrir sus fragancias en las sofocantes noches, para ser sus reinas y encender, el enardecer de los sentidos ya perdidos.
Tengo un pueblo limpio y ordenado, que todos los veranos es blanqueado.
Para que desde la lejanía refleje el sol agobiante del mediodía y que su luz sea nuestro lucero y guía.
Vivo en un pueblo, ENAMORADO, DE SU LUZ Y COLORES, Y DE SUS ETERNAS FLORES CON SUS MILES DE OLORES Y SABORES, QUE LO MISMO HUELE A VERDE DE CAMPO QUE AL DULCE DE LA MIEL Y EL MELÓN.
A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá
A MI PUEBLO , por Pedro Alcalá
AUN, TODO ES POSIBLE
Todo es posible en la radiante primavera ...
Se pueden ver en los mas tristes y pelados balates la inmensidad de su fuerza y belleza .
Ese manojo de alegres margaritas alegrando visiones y pasiones ,al verde cardo espinoso. Que como corazón , tiene una flor blindada de espino, que cuando se abre nos muestra un morado enamorado que alimenta a los alegres jilgueros , para que nos deleite con su alegre silbido y su fuerte empeño en agradarnos en los suaves amaneceres primaverales y en las radiantes y espectaculares puestas de sol , de estas tierras secas del sur.
No hay hierba, ni flor que no enamore por estas tierras cuarteadas y desecadas de tanto sol , en las aliviantes primaveras, loca estación que no tiene espera . Que me recuerda tanto, a ese paso nuestro de adolescencia y juventud de eterna plenitud y longevidad. Donde nuestra sangre circula a la par de esa savia ,sabia , a una velocidad y ferocidad inimaginable. Y es que la vida cuando tiene fortaleza es como la brava naturaleza o como ese torrente desbocado que brama ensordecedor entre desfiladeros y gargantas en medio de montañas. Buscando ansiosamente a ese mar lejano para fundirse con el , en ese eterno abrazo final que lo lleve a la calma . Tenemos tanto de esta naturaleza , que a veces , ni os lo imaguinais.
Todos en mayor y menor medida hemos sido bellas margaritas alegrando miradas enamoradas . Cardos encerrados en duras espinas por el tiempo, que se abren de vez en cuando para agradar aquellos de duro paladar .
Y alegres jilgueros que por muy tristes que estén no les importa cantar sus penas y alegrías . A las pereceras mañanas .
Fuimos tribu en un tiempo bien avenida y unida,
fuimos naturaleza fundida ,
pero jamas hundida .
En nosotros y en las de las futuras generaciones, esta , el ser y estar.
Para seguir siendo tribu "UBUNTU" ( si tu eres yo soy) y vivir en armonía , o seguir destruyendo y a la par muriendo ... EN FELONIA .
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios