CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista

CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista
Ampliar
lunes 27 de abril de 2020, 10:31h
CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista
Hoy es lunes y comienza una nueva semana, algo más corta de lo normal, porque, ironías de la vida, el viernes es el Día del Trabajo, quién pudiera… y eso que las madres y amas de casa estamos ahí también dándolo todo, con toda la tropa en casa, cocinando y limpiando más que nunca y aguantando los malos humores de todos. Aunque para eso el Presidente del Gobierno o el Vicepresidente, porque ya no sé quién manda, nos ha dado una hora libre a partir del día 2, una hora sin marido y sin niños para escaparnos solas de casa y andar o correr, las que se hayan mantenido en forma… (también me refiero a ellos, que no voy a discriminar).

Ha sido un fin de semana intenso con la vuelta de los niños a las calles, han vuelto la alegría y las risas contenidas y yo, tengo que reconocer, que hice una salida furtiva a la panadería, con tal de ver el ambiente. Y como los españoles, somos como somos, había de todo, familias enteras, equipados con escafandras y los que paseaban como cualquier día normal, es decir, sin ninguna protección.

También necesitaba algo de sol después de una intensa noche de sábado con copa temática, y eso incluye disfraz, y al mismo tiempo el escándalo de Merlos, sí, el periodista pillado ”in fraganti” en un directo. Y realmente a mí, me da igual con quien se acueste y se levante cada uno, sea Merlos, Marlaska o la vecina del primero, pero no me gustan las personas incoherentes y creo que en esta vida hay que intentar serlo y no sólo parecerlo y más cuando se vive de cara a la galería. Hay un refrán muy español que lo refleja todo y que podemos aplicar, no sólo a esta bobada del periodista, que ni nos va ni nos viene, sino a todo en general “consejos vendo que para mí no tengo”. En cualquier caso, personalmente, encuentro más atractivo a Merlos que a Sánchez así que puestos a tener la tele encendida y sin sonido…

Y aunque consciente de mis banalidades, y de que hay temas más interesantes, aburre ya la temática habitual de los cambios de hábitos, la falta de previsión, la incertidumbre, la crisis que se nos viene encima…Esto no es óbice para no descuidar nuestras obligaciones para con la sociedad y para no relajarnos en las medidas de precaución. El verano está a la vuelta de la esquina y a todos nos gustará disfrutar de las playas y el campo, de la familia, de los amigos y de ese afecto que nos caracteriza a los españoles.

Sin demasiadas ilusiones pero con toda la esperanza vamos a ver cómo evoluciona esto y si finalmente estamos en ese principio del “desconfinamiento” tan ansiado. Sin embargo, y aunque las cifras parecen apuntar a una clara mejoría de la situación, la realidad es bien distinta porque “no hay peor ciego que el que no quiere ver” y aquí hay muchas víctimas que no se ven o no se cuentan. Y estoy segura de que lo mismo ocurre en otros países y de que China no nos dijo la verdad o a al menos no toda. Pero por favor, no caigamos en los mismos errores, y menos cuando España está en el ojo del huracán. Lo del fuerte descenso de víctimas los domingos es ya un clásico…y lo siento por Fernando Simón, quien tenía una brillante carrera, y a quien han desacreditado exponiéndole públicamente a diario con valoraciones con componente político que no le corresponden.

En fin, empezamos semana y con un ojo puesto en la prevención y otro en la esperanza. Ver venir…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

12 comentarios