Bertín Osborne de fracaso en fracaso empresarial. Ahora y tras el fiasco de las franquicias, cierra a su restaurante de Zaragoza, un año después de abrirlo
Ampliar

Bertín Osborne de fracaso en fracaso empresarial. Ahora y tras el fiasco de las franquicias, cierra a su restaurante de Zaragoza, un año después de abrirlo

viernes 07 de junio de 2019, 12:18h
Vivir de una cara bonita, empieza a no ser rentable. 'Casa Bertín', inaugurada por todo lo alto en febrero del año pasado ya tiene el candado puesto. El pasado año Bertín Osborne era denunciado por sus socios, acusado de haberles arruinado.
Bertín Osborne de fracaso en fracaso empresarial. Ahora y tras el fiasco de las franquicias, cierra a su restaurante de Zaragoza, un año después de abrirlo

La noticia la adelantó este miércoles el 'Heraldo de Aragón', que señala que el local tenía unos 8 o 9 empleados, dependiendo de la época. El restaurante estaba ubicado en pleno centro de la ciudad, en Puerta Cinegia justo a la entrada del famoso Tubo zaragozano, y contaba con una superficie de 220 metros cuadrados. El local antes estaba ocupado por la franquicia andaluza Volapié. Ahora Bertín pagaba un alquiler mensual por el de 4.500 euros, al estar en tan privilegiada situación y al ser un edifico que antes fue un palaceteperteneciente a Agustín de Azara, marqués de Nibbiano, y más tarde de la baronesa de Areizaga.

El restaurante estaba regentado por el hostelero zaragozano José Miguel Fernández, el cual ha asegurado que este cierre no está motivado por que el negocio fuera mal, sino porque ni él ni Bertín tenían el tiempo suficiente para ocuparse de él. Según el empresario, él tiene otros asuntos que atender, mientras que el cantante, además de estar ahora de gira, tiene que grabar sus entrevistas para el programa 'Mi casa es la tuya' de Telecinco, que sigue siendo un éxito.

Si bien sorprende que solo un año después hayan tenido que bajar la persiana. Casa Bertín ofrecía menú diario a los clientes y también una carta con tapas y platos para los fines de semana y los festivos. Todo con comida típica española elaborada de forma casera. Lo mejor del restaurante era una sala típicamente andaluza con objetos del propio cantante. El edificio en el que se encontraba era un palacete

El cantante ya ha liquidado la nómina a los empleados y ha dado por finiquitada esta breve aventura hostelera en Zaragoza. Esta no es la primera vez que Bertín tiene que cerrar un restaurante, pues le ocurrió lo mismo hace unos años con los que tenía en Valladolid y Madrid, los cuales no llegaron ni al año de vida.

El año pasado ya anunciamos que el presentador podría tener problemas legales de no llegar pronto a un acuerdo con sus socios, y es que aseguran haber perdido una gran cantidad de dinero al invertir en un negocio que olvidó. El problema habría venido a raíz de un proyecto del cantante, una franquicia de locales de tapas y comida mediterránea, llamada El Rincón de Bertín. El negocio parecía que sería todo un éxito, pero hasta ahora sólo les habría hecho perder dinero.

"Exigimos una compensación económica", han asegurado algunos de sus socios. Y todo, porque Bertín habría cometido una serie de irregularidades en el contrato que habrían tenido consecuencias negativas.

La gestión de Bertín Osborne al frente de sus franquicias fue tachada por sus socios de desastrosa. Las cuentas de El Rincón de Bertín señalan que el cantante ocasionó graves pérdidas por su inactividad hasta el punto de llevar a la firma de Valladolid a tener fondos propios negativos (quiebra), situación que se intentó salvar a través de la aportación extraordinaria de dinero por parte de los socios.

El primer motivo de la deriva, según la información que publicó Economía Digital, fue el enfrentamiento entre los socios por la entrada de un tercero: el empresario mexicano Salvador Gerrero Pacheco. La entrada no contaba con la aprobación de Osborne ni con la de su socio y mano derecha Ernesto Serrano quienes impidieron su incorporación al sumar el 55% de las acciones de la sociedad. Los problemas deribaron en su salida y según se supo la creación de otra red de franquicias que finalmente no pudo pober en marcha cuyo nombre iba a ser: La Tabertina de Bertín, proyecto que buscaba reconducir la deriva de las franquicias pero que no llegó a arrancar. Una de las claves era la entrada de un nuevo socio: Luis Sans, ex consejero delegado de Intereconomía que mantiene vínculos con el cantante en los negocios de alimentación a través de la empresa de su hermana Gloria.

No obstante, el cantante abrió a finales de febrero un restaurante en Zaragoza junto a un empresario de la ciudad bajo el nombre de La Casa de Bertín, que ya ha cerrado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.