CAMINO DE ÍTACA

“Comisiones, mediaciones, un hermano y algunos espías”, por María Antonia García Jiménez, Abogada

 “Comisiones, mediaciones, un hermano y algunos espías”, por María Antonia García Jiménez, Abogada
Ampliar
miércoles 23 de febrero de 2022, 11:23h
 “Comisiones, mediaciones, un hermano y algunos espías”, por María Antonia García Jiménez, Abogada

En la vida política activa habría que pasar por un tribunal de Ética formado por filósofos de reconocido prestigio. No sé quién aprobaría.

Plutarco refirió lo que dijo Julio César respecto a su mujer Pompeya, al divorciarse:

“La esposa del César, no sólo tiene que ser honrada sino parecerlo”.

Ella salió perfectamente maquillada, ni un brillo de transpiración, no había nerviosismo, la boca carmesí, impoluta la chaqueta, camisa negra, caído lateral de flequillos rizado. Y antes de leer, sesión de fotos con posturas cara arriba, ojitos lánguidos y luego buena dicción, ni inmutarse y eso que acusó directamente de graves delitos a sus compañeros, confundiendo los micrófonos con la mesa de Comisaría, y comenzó a despotricar, de los suyos claro, de los que decía que quiere mucho, pero que se sentía dolida porque asegura que era espiada ella y su familia.

Y luego viene él, el famoso lanzador de huevos de aceitunas, y también compungido por la deslealtad, a quien arribas y te muerde. Y además, la señora está inmersa en un posible caso de corrupción, y otras figuras penales por unas supuestas comisiones de su hermano en un negocio de un amigo de la infancia.

Y contesta ella, descarta la ilegalidad y punto, que todo el mundo tiene derecho a vivir y que su hermano cobro comisión o mediación o lo que sea y que no habrá fiscal que aprecie visos de ilegalidad en la actuación de su Administración, que contrataron en plena pandemia las mascarillas a una empresa, que el hermano sólo pasaba por ahí.

Anonadados estamos, con esta guerra cainita. Pero lo curioso, es que parece ser que, con independencia de la responsabilidad penal , es que ella no se debió leer a Plutarco, pues debía saber como representante máxima de una institución no sólo debe velar por el cumplimiento de la legalidad de las contrataciones; es que además, que no puede por ética, por higiene institucional, con arrogancia obviar que los familiares no pueden aparecer como intermediarios ,comisionistas o conseguidores de empresas que contratan con la administración y quizás queda la duda que la empresa amiga de la familia pactó con hermano por la proximidad con ella o precisamente le pagaron las elevadas dádivas, no por la gestión ,si no por ser el hermano de la máxima autoridad de esa Comunidad.

Lo curioso es que muchos ciudadanos ávidos de espectáculo, no observan que estamos asistiendo a la teatralización bufa de las Instituciones. En realidad esto es una nueva trama de espías de Mortadelo y Filemón.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios