"Sobre Música Blanca", por Sonia Mª Saavedra de Santiago

'Sobre Música Blanca', por Sonia Mª Saavedra de Santiago
lunes 03 de mayo de 2021, 10:21h
'Sobre Música Blanca', por Sonia Mª Saavedra de Santiago

Pasear, grabar programas de televisión, navegar por la red, hablar por teléfono, estudiar, escribir y leer hacen de mi tiempo algo que ni pesa ni aburre. Hoy, con el permiso de Nuevo Diario, quiero homenajear a Cristina Cerezales, una escritora inteligente, sensible y cercana. El primer libro que leí de ella fue “Música Blanca”.

Hoy envidias esa seguridad que sólo disfrutabas en la infancia en tiempo de verano.

Con este dulce recuerdo de la infancia, tengo la impresión de que las sensaciones evocadas por la autora de este libro tienen mucho que ver con las de aquellas personas tocadas por el don de la sensibilidad: El mar, la montaña, la inquietud, el espacio, el tiempo, la vida como equilibrio entre el dolor y el gozo; el amor puro. Te llamas amor y sé que no eres. Sólo queda esta semilla que florece en un paseo solitario.

“Música Blanca” no es un libro cualquiera; es un libro que se siente y se medita. Para leerlo hay que tener a mano un lápiz y un papel porque, desde el principio, deseas retener la mayoría de cosas que en él han quedado plasmadas. ¿Cómo se pinta la luz en la oscuridad? Pregunta la autora en la página 15, y más adelante una cita de San Juan de la Cruz nos responde: Si un hombre quiere estar seguro de la ruta que sigue, tiene que cerrar los ojos y marchar en la oscuridad.

Al empezar la andadura por esta magnífica novela, llama la atención que esté escrito en segunda persona. ¿Por qué? - le pregunté a Cristina en una ocasión y ella contestó:–Porque no podía hacerlo de otra manera. Me daba la impresión de que escribir en segunda persona marcaba ciertas distancias-.

Y las distancias que Cristina pretende salvar son casi insalvables, porque, por encima de todo, éste es un libro íntimo, muy íntimo. Conforme avanzamos en su lectura, sorprende su estructura: Un viaje en el tiempo con dos direcciones, una dirigida al pasado, y otra, la del presente, que camina hacia el futuro. En esa doble dirección, las impresiones actuales de la autora se mezclan con reconstrucciones de la vida de su madre, Carmen Laforet y, entre ellas, a lo largo de las páginas de un álbum de fotos, vamos descubriendo esa música blanca que yo, como lectora, he creído ver en cada silente y maravilloso momento compartido.

¿Qué es la música blanca? Le pregunté a Cristina Cerezales en nuestra cita, y ella, emocionada, contestó: Una sensación de inmensa paz. Algo más difícil de explicar que la comunicación directa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios