II SEMINARIO DE VERANO ISEN: “Panorama geoestratégico de la Seguridad en los albores de la tercera década del siglo XXI”

“La Zona Gris como escenario de confrontación” (2ª parte), por Juan Carlos Martin Torrijos, Coronel del Ejército del Aire, Profesor del ISEN

“La Zona Gris como escenario de confrontación” (2ª parte), por Juan Carlos Martin Torrijos, Coronel del Ejército del Aire, Profesor del ISEN
lunes 17 de enero de 2022, 09:40h

“La inteligencia como respuesta a las actuaciones en la Zona Gris”

El ser humano siempre ha sabido que, para imponer su voluntad sobre otro, y convencerle de que haga, deje de hacer, o no haga nada, debe hacerlo a través de acciones que influyan en su decisión, es decir, que afecten a su entorno cognitivo. Por lo tanto, sería necesario potenciar estrategias dirigidas a aumentar la resiliencia de la sociedad contra esas acciones

Entre otras decisiones a tomar sería el disponer de medios de inteligencia adecuados, así como de una capacidad de disuasión robusta y creíble que reduciría la incertidumbre y facilitara la toma de decisiones en un escenario de Zona Gris.

Disponer de medios de inteligencia adecuados para minimizar las actuaciones de este tipo nos debe permitir conocer qué está pasando para poder detectar si nos están atacando, para conocer cuáles son las verdaderas capacidades e intenciones del adversario, y sobre todo para poder atribuir la responsabilidad de los ataques para, en definitiva, eliminar la ambigüedad y reducir la incertidumbre.

Por último, para tener éxito en un escenario de Zona Gris es necesario incrementar la colaboración entre todos los poderes del Estado, y en especial el intercambio de información. Las acciones en la Zona Gris se dan en todos los ámbitos, no solo en el militar.

Un caso español

Ya para ir finalizando, vamos a analizar un caso que por su cercanía con nuestro entorno nacional, creo que puede ayudar no solo a una mejor comprensión de este concepto, ya de por de sí complejo, sino a vislumbrar una dimensión de este tipo de conflictos que presenta muchas aristas y tiene un claro perfil interno desde el punto de vista español, pero presenta una versión internacional (y no solo por la búsqueda de apoyos de los separatistas en otros estados, incluidos, por paradójico que pudiera ser a primera vista, estados miembros de la Unión Europea:

El separatismo catalán

Como mencionaba en el preámbulo de este epígrafe, el caso del separatismo catalán es paradigmático, porque une a la dimensión intraestatal un aspecto internacional que va más allá de los apoyos que puedan tener los separatistas, ya que la pretendida independencia de Cataluña representa una ruptura del status quo internacional; es decir, una modificación de las fronteras que en este caso, además afectarían a la Unión Europea; algo que hasta ahora ha venido casi siempre de la mano de conflictos armados de mayor o menor envergadura.

La imposibilidad de los independentistas catalanes de utilizar la fuerza armada (que no la renuncia a ella) les ha obligado a emplear la vía de la Zona Gris, utilizando medios como:

1.-La Subversión política, que persigue generar confusión, agudizar fracturas, complicar los procesos de toma de decisiones, etc.

2.-Operaciones de influencia sobre la opinión pública, creando un relato que deslegitima al adversario, alimentándolo con informaciones sesgadas o con desinformación (para lo que las redes sociales son multiplicadoras de la acción).

3.-La política de “hechos consumados”, que busca forzar una sobreactuación, fundamentalmente violenta, del Estado, de forma que lo deslegitime interna y externamente, situándolo en una posición incómoda (el Referéndum, Declaración de Independencia, etc.)

Además, sea o no demostrable su implicación, no podemos olvidar que la crisis secesionista catalana muestra convergencias con los intereses geoestratégicos rusos y, en este sentido, es terreno abonado para el conflicto que mantiene con la Unión Europea, que no es otro -en el largo plazo- que impedir la consolidación de un poderoso actor geopolítico.

Respecto a las principales características que lo sitúan de pleno en las actuaciones en la Zona Gris (es decir, en la Zona Gris, como abreviadamente se suele denominar a estas actuaciones y que varias veces he repetido en esta intervención), podemos destacar las siguientes:

a) Se trata de un conflicto alargado en el tiempo. De hecho, y olvidándonos de antecedentes remotos como la Guerra de Sucesión española (1701-1714), entre los partidarios del Rey Felipe V y los del Archiduque Carlos de Austria, como aspirante el trono y que acabaría con la derrota de los seguidores del Archiduque, entre los que se encontraba el Principado de Cataluña y con la toma de Barcelona por las tropas reales el 13 de Septiembre de 1714, los antecedentes cercanos del separatismo catalán los encontramos, por un lado, en los artículos del médico, farmacéutico y periodista Josep Narcís Roca i Farreras (1834-1891), que aspiraba a que Cataluña se convirtiera en el “Portugal de Levante”, siendo uno de sus modelos el nacionalismo irlandés y, por otro, en el primer grupo independentista organizado apareció a principios del siglo XX pero no en Cataluña sino en Santiago de Cuba, poco después de que la isla se emancipara de España, cuya lucha por la independencia había despertado grandes simpatías y apoyos entre los emigrantes catalanes en la isla. En el Centre Català de Santiago de Cuba fue donde ondeó por primera vez la “estelada” y cuyo diseño está inspirado en la bandera cubana.

b) La utilización de protestas, en apariencia pacíficas que a pesar de parecer «espontáneas» y de ser cubiertas por los medios como meras «protestas populares», la realidad es que han sido diseñadas y financiadas desde el extranjeros con la misión de provocar cambios políticos, como la desestabilización de gobiernos, la supresión de gobiernos ‘incómodos’ para ciertas élites internacionales o para la ruptura de la integridad territorial de un país, como en este caso.

c) La búsqueda de la desestabilización social, mediante la canalización de movimientos de “descontento” que inicialmente no persiguen sus objetivos, como el 15-M barcelonés en 2011, sin conexión alguna con el movimiento soberanista, pero éste organizó para conseguir llevar la movilización a las calles y recoger también la protesta de los «indignados».

d) El empleo de la mentira y el engaño, como la utilización de las “agresiones” y de los “agravios”, sobre todo económicos que supuestamente padece Cataluña ( y que está más que demostrado que lejos de existir son una burda manipulación psicológica), como principal argumento para reclamar la independencia, con el fin último de ganarse el apoyo de los que sin ser nacionalistas pueden llegar a creer que con la independencia la situación de Cataluña mejorará.

e) La creación de movimientos sociales que bajo una supuesta capa de “legalidad” simplemente persiguen la consecución de sus fines últimos, como es el caso de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), (2012), que en sus estatutos la ANC se define como "una organización de base transversal y unitaria que tiene como objetivo la independencia de la nación catalana por medios democráticos y pacíficos" o la asociación Ómnium Cultural, que aunque fundada en 1961, consolidó su giro independentista en 2010.

f) El gradualismo en sus acciones: perfectamente visible desde la celebración de la manifestación del 11 de Septiembre de 2011, apoyada sino explícita y formalmente, sí abiertamente, desde el Gobierno regional, llegando al 23 de Enero de 2013, cuando el Parlamento de Cataluña aprobó la “Declaración de Soberanía y del derecho a decidir del pueblo de Cataluña” cuyo artículo primero —que declaraba al “pueblo de Cataluña” “sujeto político y jurídico soberano”— anuló el Tribunal Constitucional en Marzo del año siguiente; a lo que han seguido innumerables manifestaciones y actuaciones en el campo político, desde la Diada de Cataluña de 2015 en la que los manifestantes ocuparon los cinco kilómetros de la avenida Meridiana de Barcelona, el intento de elecciones “plebiscitarias” de Septiembre de 2015 o, la Declaración Unilateral de Independencia del 27 de Octubre de 2017, contra la que el Gobierno de Mariano Rajoy interpuso inmediatamente un recurso ante el Tribunal Constitucional y este lo admitió a trámite el día 11 con lo que la resolución quedó suspendida —sería declarada inconstitucional el 2 de Diciembre.

Junto a estas características, que sitúan a día de hoy el movimiento separatista catalán en plena Zona Gris, hay que sumarle la dimensión internacional del movimiento.

Para los analistas internacionales está claro que la fragmentación de España constituiría la antesala de las de otras regiones potentes europeas en el marco de sus respectivas naciones. La secesión catalana sería uno de los pasos tras el Brexit, al que podrían seguir regiones como Escocia, Córcega, el País vasco-francés (y el español), Flandes, Baviera, Padania o el Tirol del Sur. En lo que ya no existe un claro consenso es en el origen de estas actuaciones.

Los primeros análisis apuntaban en 2017 a la posible inspiración rusa e incluso norteamericana, que pudieran verse favorecidas en su políticas, fundamentalmente económicas, con un debilitamiento de la Unión Europea, pero hay muchas voces críticas con esta versión, que apuntan hacia otro tipo de injerencia, de carácter globalista, en la que la cara o el nombre más conocido es el del financiero estadounidense, de origen húngaro, George Soros, centro neurálgico de las fundaciones Open Arms y “filántropo” pro derechos humanos.

Para un grupo numerosos de analistas, entre los que podemos destacar al profesor y analista de inteligencia español Juan Antonio de Castro, todas las evidencias llevan a pensar que se trata de una estrategia de Soros enmarcada en sus planes para la instauración de un ‘Nuevo Orden Global’ con la fragmentación y desestabilización de Europa como principal premisa, y su propia búsqueda de beneficios activando la estrategia especulativa ‘sorosiana'.

Para De castro, el secesionismo catalán actúa a través de la financiación a través, entre otros, de la puesta a disposición de dicho conglomerado secesionista, de la complejísima red global de ONGs y think tanks locales y globales de Soros, guiados desde el observatorio principal de su Open Society Foundations.

Corolario

Para concluir, la superioridad militar no es necesariamente el factor determinante en un conflicto, cuando se conduce en la Zona Gris; sino que es la voluntad y el valor que se otorga al objeto de disputa, donde reside la clave de la estrategia del conflicto y su desenlace.

En este tipo de actuaciones, el poder de la mentira y del engaño es el pan de cada día y, una vez que se ponen en marcha, el Estado (o la entidad) que las utiliza, lo hace con una visión estratégica siguiendo el concepto enunciado de “escalada”, que admite diversas categorías; al tiempo que el conocimiento de las distintas variedades de escalada facilita la detección del cambio de fase dentro de la zona gris; requisito indispensable para ejercer la disuasión y articular las respuestas necesarias.

En esta exposición he querido presentar que lo que se conoce como Zona Gris es, siempre reflejo o consecuencia de la existencia de un conflicto de largo alcance en el que no se desea rebasar el umbral del conflicto bélico abierto y que las acciones en esa Zona pueden ser “evidentes” e, incluso presentarse con cierto grado de confrontación, pero otras veces, esa actuaciones no son tan evidentes e, incluso, pueden pasar desapercibidas para la opinión general y, por ello he escogido la muy conocida “propaganda” y su carácter híbrido muy estudiado, para llegar a una generalización sobre este tipo de actuaciones, trayendo a colación una de las actuaciones que (sin descartar otras muchas que no hacen al caso), nos afectan directamente, como ciudadanos españoles.

Al hilo de todo lo expuesto quisiera finalizar esta intervención planteando una reflexión.

Está claro que ante las agresiones que las actuaciones en la Zona Gris que sufra un Estado, éste debe afrontarlas con carácter global; es decir, con la utilización de todos los recursos legales a su alcance, militares, policiales, económicos, de inteligencia, etc. De acuerdo con esto, uno de los elementos de los Estados de Derecho tienen a su disposición para imponer, en última instancia, sus decisiones soberanas, tanto sobre sus ciudadanos, como sobre agentes externos son las fuerzas policiales y las Fuerzas Armadas. Como las actuaciones en la Zona Gris suelen desarrollarse en el interior, ¿cabe por tanto imaginarse un futuro, tal vez no muy lejano en el que desaparezca la tradicional división administrativa estatal entre Ministerio del Interior como responsable de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y el de Defensa como responsable de las Fuerzas Armadas, con una teórica unificación que llevaría entre sus posible beneficios (sin olvidar que no todas las consecuencias tengan ese carácter) a la optimización, vía la especialización, de los recursos disponibles?

Bibliografía citada

Baqués,J., (2017). Hacia una definición del concepto "Gray Zone" (GZ). Instituto Español de Estudios Estratégicos, Documento de Investigación 02/2017. Recuperado de http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_investig/2017/DIEEEINV02-2017_Concepto_GaryZone_JosepBaques.pdf

Baqués, J. (2018). La versión china de la “zona gris”. Global Strategy Security. Recuperado de https://global-strategy.org/la-version-china-de-la-zona-gris/

Fernández López, C. (2021). Zona gris en la frontera sur. Global Strategy Security. Recuperado de https://global-strategy.org/zona-gris-en-la-frontera-sur/

García Ferrer, G. (2021). Recomendaciones para la zona gris. El Radar. Recuperado de https://www.elradar.es/recomendaciones-para-la-zona-gris/

Jordán, J. (2018). El conflicto internacional en la Zona Gris: una propuesta teórica desde la perspectiva del realismo ofensivo. Revista Española de Ciencia Política, 48, 129-151. Doi: https://doi.org/10.21308/recp.48.05

Jordán, J. (2020). La escalada en las estrategias híbridas y en el conflicto en la zona gris. Global Strategy Report https://global-strategy.org)/la-escalada-en-las-estrategias-hibridas-y-en-los-conflictos-en-la-zona-gris/

La Zona gris (14 de noviembre de 2017). Diario el Mundo. Recuperado de https://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2017/11/14/la-zona-gris.html#:~:text=La%20Zona%20Gris%20es%20el,armado%20abierto%20(zona%20negra)

Pérez Triana, J.M. (2021). Conflictos en la zona gris: Origen y desarrollo del concepto. The Political room. Recuperado de https://thepoliticalroom.com/conflictos-en-la-zona-gris-origen-y-desarrollo-del-concepto/

Villanueva López, C. (2019). Tratado de Polemología. Recuperado de https://www.revistaejercitos.com/2019/03/24/tratado-de-polemologia/

Sitios Web citados

https://www.lisainstitute.com/blogs/blog/guerra-hibrida-amenazas-hibridas

https://www.revistaejercitos.com/2019/03/24/tratado-de-polemologia/

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios