LOS ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA CREDIBILIDAD, por Juan Saborido

LOS ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA CREDIBILIDAD, por Juan Saborido
miércoles 14 de julio de 2021, 10:04h

“No hay nada tan transparente que no refleje algún engaño” (Carlos Dómine)

LOS ASPECTOS FUNDAMENTALES DE LA CREDIBILIDAD, por Juan Saborido

En los tiempos que vivimos, uno de los factores que hacen que un grupo social, sindical o político tengan una cierta credibilidad, es, la transparencia, tanto, en sus comunicaciones como en la/los hechos que abalan lo que comunican.

Por ello, en este artículo quiero desgranar tres aspectos fundamentales que hacen que estos grupos sean realmente creíbles.

La razón de exponer esto, es, que actualmente (en la comunicación) adolecen del valor de la transparencia, dado que parece que hay mucho que ocultar y que no se desea que salga a la luz pública.

Normalmente son las personas que representan estos colectivos, o grupos de personas, las que, por alguna razón, no actúan de forma transparente. Por ejemplo, cuando los partidos políticos prometen algo y no lo cumplen, propuestas que persiguen solo la intención de obtener votos, o lo que es más grave aún, mienten dando informaciones falsas.

Y la mejor muestra de ello, la tenemos en los actuales juicios por corruptelas que salpican la actualidad pública en los diversos medios.

Lo mismo ocurre con los sindicatos, pongo el caso de un sindicato, que es el conozco, como es UGT en VEIASA en el que se emiten informaciones incompletas como estas “ayer recibimos una llamada de un alto cargo de la administración para comunicarnos que…” este tipo de información crea una gran incertidumbre ¿qué cargo?, ¿qué poder tiene?, ¿qué interés esconde?, etc.

La transparencia, es un elemento clave para la credibilidad, tanto, de las personas como la de un grupo, ya sea político, sindical, empresarial, o de relaciones interpersonales, tanto es así, que es la “tarjeta de presentación” que acredita la veracidad de un grupo o de una persona ante la sociedad, por eso, cuando descubrimos que existen maniobras ocultas, o lo que es peor, que se está engañando o dando falsas expectativas, la credibilidad de dicha organización cae en picado, y cuanto más intenta justificarlo, para la percepción general es peor.

Junto a la transparencia está la credibilidad, es decir, la confianza en que aquello que se dice y se argumenta es verdadero, por eso, cuando se oculta o se dice sin decir nombres, inmediatamente se piensa “aquí hay gato encerrado”. La verdad de los hechos y acontecimientos no tiene porqué ser ocultada, porque en ella, no hay intenciones ocultas ni maniobras traseras, solo la verdad, y por ello, no hay que tener miedo.

Existen actos que por sí mismo enaltecen a la persona o grupo/s, por ejemplo: cuando no se desea ser conocido simplemente por humildad o generosidad, o por el contrario se retiran para dar relevo a otros, en estos casos, estas acciones, hacen que se tenga una alta valoración de la persona, ya que se observa, que no tiene interés alguno en el servicio que presta

La credibilidad es, la calidad que se atribuye a una fuente o a un mensaje, que mide la disponibilidad del que la recibe, a aceptarla como verdadera la afirmación o informaciones recibidas, e incluye un componente objetivo y uno subjetivo.

Una información, un documento, una comunicación, etc., se juzgará más o menos creíble en función de la idea que el destinatario tenga del nivel de verdad.

Por ello, es necesario que existan una serie de aspectos importantes en la comunicación y que expondré a continuación: Transparencia, Coherencia, Honestidad y Libertad de Expresión.

La Transparencia, es poner a disposición del público en general, la información sobre las actuaciones de la administración, de forma permanente, completa y oportuna. Por tanto, transparencia es un componente de la gobernabilidad, tanto de una organización sindical, como política, expuestas como si en una vitrina se pudiesen ver.

La coherencia, es la relación lógica entre dos cosas, o, entre las partes o elementos de algo, de modo, que no existe contradicción ni oposición entre ellas, por tanto, si el nivel de confianza o credibilidad de una empresa o grupo sindical, es bajo, se obtiene una nula confianza en ellas, sobre todo, si en algún momento ya se ha quebrado, ya sea, por fraude, engaño o falta de una comunicación.

La honestidad, es un valor o cualidad propia del ser humano y que tiene una estrecha relación con los principios de verdad, justicia y con la integridad moral, proviene del latín honestitas (que significa honor, dignidad, consideración que uno goza). Cuando uno roba, miente, engaña o hace trampa, la paz general desaparece y esto lo podemos verificar por propia experiencia. Por tanto, cuando una persona es honesta y se comporta de forma transparente, tanto con sus semejantes como con la sociedad no ocultando nada, genera tranquilidad, por ello, cualquier proyecto que ponga en marcha se realizará, porque, genera confianza y fuerza. Para ser honesto se precisa mucho coraje para decir la verdad de forma clara y precisa.

La libertad de expresión, el artículo 20 de la Constitución Española recoge de forma clara su significado “a) A expresar y difundir los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.” Por ello, cuando se oculta, se dificulta, o se entorpece la información, de algún modo se está vulnerando la difusión de los pensamientos.

Pero todo esto que parece lógico y coherente; ¿tiene un resultado positivo cuando se practica o por contra dificulta aún más las relaciones?

He de decir, que nuestras relaciones en esta sociedad mercantilista y autoritaria no son nada fáciles, tenemos un excesivo miedo a equivocarnos y a cometer errores, y una de las razones ocultas es, que nos han educado para competir y no cometer errores.

Hemos crecido introduciéndonos bajo presión, que el acierto trae como premio que nuestra autoestima se vea recompensada, y de este modo nos vemos mejor al mirarnos en el espejo con orgullo de nuestros logros y sobre todo ante los demás.

Por el contrario, si cometemos errores, estos nos llevan a sentir frustración y vergüenza, por lo que tenemos que esforzarnos para evitarlos a toda costa.

La razón de todo esto es, que no nos han enseñado que los errores son también una oportunidad de aprender y de crecer, aprendiendo a escuchar al otro, a saber discernir y sobre todo a pedir perdón.

“Vivir es encontrar por sí mismo lo que es verdad, y usted puede hacerlo sólo cuando hay libertad, cuando hay una continua revolución dentro de usted mismo…Solo cuando usted está constantemente preguntando, constantemente observando aprendiendo es que se encuentra la verdad, Dios o el amor; y usted no puede preguntarse, observar, aprender; no puede estar profundamente atento, si tiene miedo. Así es que la función de la educación, ciertamente es erradicar interior y exteriormente ese miedo que destruye el pensamiento humano, la relación humana y el amor” (Jiddu Krishnamurti)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios