Objetivo: resucitar al mamut lanudo
Ampliar

Objetivo: resucitar al mamut lanudo

domingo 31 de diciembre de 2017, 10:56h

Un grupo de genetistas planea resucitar al mamut lanudo en unos tres años Actualmente es posible escribir ADN que podría devolver a la vida al emblemático herbívoro de la Edad de Hielo.

En Parque Jurásico se planteaba un futuro en el que era posible resucitar a los dinosaurios. Pero ahora la ficción se ha convertido en realidad: los genetistas intentan resucitar al mamut lanudo.

Estos herbívoros de la Edad de Hielo, cuyo pariente vivo más cercano es el elefante asiático, vivieron en varios continentes del hemisferio norte y tenían un pelaje denso que les protegía contra el frío extremo. Estos peludos animales se extinguieron hace unos 4.000 años, pero la revolución actual en el campo de la genética —que intenta combatir el envejecimiento, erradicar enfermedades e incluso permitir a los padres crear «bebés diseñados»— podría cambiar su situación.

En su nuevo libro, Woolly: The True Story Of The Quest To Revive One Of History’s Most Iconic Extinct Species, Ben Mezrich va del laboratorio a la estepa siberiana a medida que los científicos exploran las posibilidades de revivir al mamut lanudo y traerlo de vuelta a su tierra natal, y con él recuperar ecosistemas amenazados.

Mezrich ha concedido una entrevista telefónica a National Geographic desde su casa en Boston y nos ha explicado por qué algunas personas piensan que los mamuts lanudos podrían ayudar a luchar contra el cambio climático, así como las preocupaciones éticas tras esta enorme ambición.

La idea de resucitar a un mamut lanudo suena como algo sacado de una novela de Michael Crichton. ¿Va a ocurrir realmente? ¿Y cuáles serán las dimensiones de esta revolución científica?

Sí, la verdad es que parece una historia de Michael Crichton [Se ríe]. ¡Pero es cierto! Las cosas que describía en Parque Jurásico son ahora posibles científicamente. En la actualidad tenemos herramientas genéticas, específicamente el sistema CRISPR, toda una revolución en la ciencia de la ingeniería genética. Nos permite remplazar genes individuales que codifican características específicas en el genoma de criaturas vivas.

Eso es lo que hacen en el Woolly Mammoth Project. Solíamos leer el ADN. Ahora hemos llegado a un punto en el que podemos escribirlo. El mundo en el que vivimos va a ser un lugar diferente dentro de 30 años debido a lo que está ocurriendo en los laboratorios ahora. La gente habla sobre diferentes tipos de tecnología como Internet, la inteligencia artificial o la robótica. Pero yo creo que todo ello va a verse empequeñecido por lo que está pasando en el campo de la biología. Una vez podamos «refabricar» los genes, construir los bloques de la vida, quién sabe hasta dónde podremos llegar.

La fuerza motriz tras el esfuerzo estadounidense por crear un mamut lanudo es un enorme.

George Churq es un personaje que pqarece salido de una película de Hollywood. Mide 2 metros y tiene una barba enorme y un halo de pelo blanco, el aspecto con el que imaginarías a Dios. Creció en los pantanos de las afueras de Tampa, en Florida, criado por una madre soltera. Con 12 años, George empezó a pensar que era alguien que había llegado del futuro, que ahora estaba viviendo en el pasado y que su trabajo era convertir el mundo en el mismo mundo del que había venido.

Es como el Einstein de hoy en día. Fue el científico más joven del Proyecto Genoma Humano, donde creó formas más rápidas de secuenciar genomas humanos y leer los genes.

El otro polo de esta iniciativa es la estepa siberiana. Háblanos del equipo de padre e hijo, Sergei y Nikita Zimov, y de la idea tras el Parque Pleistoceno.

La gran pregunta es: ¿por qué revivir al mamut lanudo? La respuesta se encuentra en Rusia. Las llanuras o estepas siberianas son vastos tramos de tierra compuesta de permafrost, [que ha perdido gran parte de sus poblaciones de animales]. No solía ser así. Y el problema es que la tundra es una bomba de relojería en marcha. [Atrapado] dentro del permafrost [hay] más carbono del que habría si quemásemos tres veces todos los bosques de la Tierra. A medida que el mundo se calienta, estamos acercándonos cada vez más al punto en el que [el permafrost se derretirá] y esta bomba explotará.

Sergei y su hijo Nikita han llevado a cabo un experimento desde la década de 1980, cuando acordonaron una zona de la tundra y reintrodujeron animales del Pleistoceno como renos, bisontes y caballos yakutos. También introdujeron un tanque ruso que imitase a un mamut. Lo que han descubierto es que se puede reducir la temperatura del permafrost en hasta 15 grados [Fahrenheit] simplemente con la reintroducción de estos animales. Eso se debe a que los grandes herbívoros potencian el crecimiento de los pastizales de estepa, que a su vez tienen un gran efecto albedo. Estos pastizales de colores claros suelen reflejar la luz solar hacia la atmósfera como si fueran espejos, reduciendo el calor que se absorbe en la Tierra y minimizando así las temperaturas, así como reduciendo el derretimiento del permafrost.

Me sorprendió saber que hay suficientes mamuts lanudos en el permafrost de Siberia para servir como suministro al comercio de marfil. Háblanos del pueblo indígena de los yakutos.

Los mamuts lanudos están apareciendo todo el tiempo a medida que el permafrost se derrite lentamente. Los colmillos, [con fines decorativos], valen unos 250.000 dólares [unos 219.000 euros] cada uno. Por eso existe un comercio masivo de marfil de mamut, especialmente en China, y es legal porque no se trata de una especie en peligro de extinción. Es una especie extinta. Recogerlos es una tarea difícil. [Los yakutos] cruzan en barco el agua helada para llegar a estas diminutas islas donde abundan los cadáveres de mamut y excavan para extraer los colmillos. Pero pueden abastecer las necesidades de toda una aldea de yakutos durante un año si encuentran uno.

El desafío científico está en marcha y la creación de un mamut lanudo está cada día más cerca.

Primero, es necesario secuenciar un mamut prehistórico. Los cadáveres congelados se extraen del hielo, tomas una muestra y secuencias el genoma. Una vez que tienes la secuencia, conoces el genoma del mamut, así que eliges las características importantes, las que hacen que un mamut sea un mamut. El noventa por ciento de su genoma es similar al del elefante asiático, así que el laboratorio de Church cree que si un mamut lanudo se aparease con un elefante asiático, serían capaces de tener un bebé. A diferencia de Parque Jurásico, no estarías clonando un mamut lanudo. La materia de los cadáveres se ha ido degradando entre 3.000 y 12.000 años debido a la radiación y a las malas condiciones.

En su lugar, sintetizas los genes, los colocas en el embrión de un elefante asiático, pones el embrión dentro de una elefanta asiática y esta elefanta da a luz a un mamut lanudo. El laboratorio de Church también está trabajando en un útero sintético. El objetivo es tener el primer bebé en unos dos o tres años.

La idea de crear nuevas formas de vida en laboratorios podría parecerles a algunos una ciencia digna de Frankenstein o un intento de jugar a ser Dios. Problemas éticos y biológicos que te obligan a pensar a lo grande antes de hacerlas, porque la ciencia puede ir un paso por delante respecto a la ética. En este caso sin embargo la mayoría de conservacionistas estarían de acuerdo en traer de vuelta a una especie extinta como el mamut no es tanto jugar a ser Dios como corregir algo que hicimos. Y los científicos juegan a ser Dios a diario. Cuando intentas curar el cáncer o erradicar la malaria, estás tomando decisiones sobre la vida de una forma muy importante.

Lo que da más miedo es que no hay un organismo de supervisión real. Hay laboratorios de todo el mundo haciendo cosas como esta. La mayoría de los científicos piensan que se necesita supervisión, ya sea desde la propia comunidad o desde el gobierno. Es difícil porque hay muchos países implicados.

Una de las sorpresas hacia el final del libro tiene lugar cuando un equipo ruso-coreano encuentra un mamut congelado con sangre en sus venas.

La compañía coreana Sooam Biotech fue fundada por un científico desacreditado por afirmar falsamente que había clonado células humanas. Se reinventó creando esta empresa que clona perros. También está intentando resucitar al mamut lanudo. Su objetivo es conseguir una muestra de materia de mamut en un estado lo suficientemente bueno como para clonarlo. Otros científicos opinan que es imposible. Pero supuestamente un equipo ruso con el que colaboran ha descubierto un mamut lanudo medio sumergido en hielo que estaba ultracongelado y que estaba en unas condiciones tan buenas que al sacarlo encontraron sangre en estado líquido.

Es difícil verificar si eso es cierto o no. El material ha sido escondido en una cámara acorazada secreta en una universidad rusa. Si este material existe y si este mamut se encuentra en condiciones tan impresionantes que tiene sangre líquida, quizá se podría clonar su materia y «construir» un mamut. George y su equipo creen que esto no es posible.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.