119 años de prisión al presidente de Ausbanc, Luis Pineda y 25 al presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad
Ampliar

119 años de prisión al presidente de Ausbanc, Luis Pineda y 25 al presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad

miércoles 20 de diciembre de 2017, 18:14h
El Ministerio Público solicita además 12 años de cárcel para la abogada Virginia López-Negrete, que acusó a la infanta Cristina de Borbón.

La Fiscalía ha solicitado 119 años de prisión para el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, 25 años para el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad y 12 años de prisión para la abogada que acusó a la infanta Cristina de Borbón, Virginia López Negrete por extorsionar a bancos e incluso al entorno de la hermana del Rey.

El Ministerio Público acaba de presentar su escrito de acusación después de que el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz concluyera la investigación por presuntos delitos de estafa, extorsión, amenazas, organización criminal, administración desleal y fraude a las subvenciones.

El juez señalaba que la investigación ha acreditado la existencia de una organización criminal dirigida por Pineda que se valía de Ausbanc para conseguir “un beneficio económico ilícito de sus miembros” mediante la extorsión de diversas empresas, principalmente bancos, bajo la pantalla de la “defensa de los consumidores”.

El dinero que recaudaba Pineda de estas supuestas extorsiones era camuflado mediante la firma de ficticios “convenios publicitarios” con dichas sociedades. Otra parte de los ingresos de la Asociación provenía de las subvenciones públicas por su condición de asociación sin ánimo de lucro y de las aportaciones de los asociados.

Pedraz destaca que la mayor parte este dinero, en lugar de redundar en beneficio de Ausbanc, “se distraía entre las sociedades creadas al efecto por los dirigentes de Ausbanc, con la finalidad última de beneficiarse personalmente”. En este sentido, el magistrado describe el “complejo entramado empresarial” de sociedades personales creado durante estos años por el presidente de la asociación con la finalidad de ocultar la verdadera procedencia de dicho beneficio.

Según recoge el escrito de acusación, Pineda ideó la creación de una asociación “sin finalidad de lucro” y en “defensa de los consumidores”, pero con la que en realidad tenía la intención de lograr un enriquecimiento ilícito personal, así como de sus dirigentes. La denominó “Asociación de usuarios de servicios bancarios” (Ausbanc), fundándose en 1986.

El fiscal señala a Pineda como responsables de 27 actos de extorsión. “Pineda, al frente de la organización creada por él mismo, conocedor de la importancia que para las entidades mercantiles en general, y para las bancarias en particular, tiene su imagen reputacional, planeó un sistema para exigir la entrega de cantidades dinerarias importantes bajo las advertencias, explícitas en ocasiones, veladas en otras, de arremeter contra dicho activo reputacional por medio de la publicación de noticias desfavorables, peyorativas o alarmistas respecto a las entidades en cuestión que no se ajustaban exactamente a la realidad o que la distorsionaban de forma deliberada, presionando también en ocasiones con ejercitar acciones judiciales contra dichas entidades”.

Según consta en el escrito de acusación, muchas de las entidades mercantiles y financieras que se vieron sometidas a la presión de los acusados se vieron compelidas a firmar diversos acuerdos o convenios que encubrían el pago de las cantidades económicas cuyo abono evitaba los daños reputacionales por parte de Ausbanc.

La Fiscalía detalla varios casos de extorsión a entidades bancarias como el BBVA o Sabadell a quienes les habría exigido dinero a cambio de reiterar procedimientos judiciales contra ellos. Asimismo, considera que existen suficientes indicios de que utilizaron la acusación de la infanta Cristina de Borbón en el ‘caso Nóos’ para conseguir hasta 3 millones de euros a cambio de retirar la acusación.

Desde el entorno de la hermana de Felipe VI no se aceptó el chantaje y la infanta tuvo que sentarse en el banquillo de los acusados. Finalmente, la Audiencia Provincial de Baleares absolvió a la hija de Juan Carlos I y condenó al sindicato por actuar de mala fe.

Pineda y Bernard puestos de común acuerdo, utilizaron la estrategia de intentar negociar la retirada de la acusación contra la Infanta Cristina a cambio de un acuerdo que les beneficiara económicamente, presionando para ello al entorno de la defensa jurídica de la infanta Cristina”, sostiene el fiscal.

Para la Fiscalía, del desarrollo de esta estrategia era conocedora la abogada que ejercía directamente la acusación en el caso Nóos, Virginia López Negrete, quien seguía las instrucciones que le daba Bernad y enviaba la información que obtenía del caso a Pineda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios