El Supremo revisa la sentencia del Madrid Arena
Ampliar

El Supremo revisa la sentencia del Madrid Arena

Serán estudiados 18 recursos de casación tanto de los condenados como de las familias de dos de las víctimas mortales

La Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo afronta esta mañana los 18 recursos de casación presentados contra la sentencia del caso Madrid-Arena. La Audiencia Provincial de Madrid condenó en septiembre de 2016 al empresario Miguel Ángel Flores y a otros cuatro responsables de la organización de la fiesta a 4 años de prisión.

Se trata del último trámite para todas las partes para exponer las líneas básicas de sus recursos, no solo los de los condenados, sino también los de dos de las cinco familias que entienden que no han pagado todos los culpables, en particular cargan contra la absolución de los doctores Viñals.

La Sala escuchará también los argumentos de las empresas de seguridad consideradas responsables, como Kontrol 34 y Seguriber. Igualmente han recurrido las aseguradoras Mapfre y Zurich, sin embargo no lo hizo el Ayuntamiento de Madrid, que aceptó su condena como responsable civil subsidiario, ni la Fiscalía, satisfecha con la resolución.

El principal responsable de la tragedia, Miguel Ángel Flores, insistirá en que la Audiencia se "inventó" la sobreventa de entradas, dado que "no existe una sola prueba de cargo" que demuestre que él vendiera 16.492 entradas. No obstante lo hará a través de su defensa, puesto que no está previsto que comparezcan ni Miguel Ángel Flores ni los otros seis condenados. Tan solo estarán los magistrados y los abogados.

Habrá que esperar hasta que la Sala se reúna para la deliberación y emita el fallo. Fuentes judiciales prevén que sea antes de fin de año y pocos dudan de que el alto tribunal ratificará la resolución, que alcanzará firmeza, por lo que se pondrá punto final a este capítulo donde murieron cinco jóvenes el 1 de noviembre de 2012.

A partir de ahí el consistorio, distinto del de entonces, ha incrementado las medidas de seguridad de los grandes espacios culturales que de él dependen poniendo en marcha nuevos protocolos para eventos y actos de gran afluencia.

Así, Raúl Valera es Director de Seguridad de Madrid Destino ha señalado que "el Madrid Arena y la tragedia supuso un antes y un después en materia legislativa y en materia de abrir los ojos en ciertas instalaciones, en ciertos eventos. Todo esto es seguro si se realiza un uso debido, todo con protocolos, con actuaciones, con instrucciones y sobre todo con formación, formación, formación, implantación de planes y cumplimiento de la diferente normativa. Todo esto ya venía reflejado por ejemplo en la norma básica de autoprotección que es de 2007".

Como labor preventiva, y previa al acto, se exige a los organizadores una memoria con la que evaluar la viabilidad del proyecto. La información de interés se traslada, entre otros, a Delegación de Gobierno o los servicios de emergencia. "Solo cuando se cumple la normativa e instrucciones internas se cierra el contrato", nos cuenta Raúl Valera. "De lo contrario no se cierra. Ha habido varios eventos que no se han dado como viables y no se han celebrado. Concretamente uno fue en Madrid Arena".

También se han instalado 784 nuevas señales de emergencia, evacuación y protección contra incendios. De ellas 518 en el Madrid Arena. "En base al análisis que hicimos el Madrid Arena incumplía, en parte, las características técnicas de la señalización que necesitan los lugares de pública concurrencia. Contaba con una señalización de evacuación en gran parte insuficiente y poco visible al ser muy pequeña, ya que no respetaba las distancias de observación establecidas".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.