La junta se sigue lavando las manos con el caso de Arancha Martín.

La junta se sigue lavando las manos con el caso de Arancha Martín.
Ampliar
sábado 30 de septiembre de 2017, 09:41h

Cuatro años esperando una respuesta de la Junta de Andalucía desde que su mujer quedase en coma en un accidente de tráfico.

Un padre y un hijo que legalmente no son ni viudo ni huérfano, pero que a efectos prácticos lo son, llevan cuatro años esperando la respuesta de la administración.

Tal es la situación que ni siquiera a través de recurso la administración responde a las reclamaciones sobre si se dieron o no todas las garantías necesarias en la apertura del tramo de la Variante Oeste cercana a un centro comercial por donde hace cuatro años circulaba Arancha Martín que tras el accidente quedó en coma.

Arancha Martín, una joven casada y con un hijo de un año, se dirigía a su trabajo en Sevilla, cuando el vehículo que conducía cayó por un desnivel, en la rotonda del Hipercor, con tan mala suerte que quedó en coma.

Su marido, Alberto Padilla, y su hijo, llevan cuatro años intentando que la consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, les de una respuesta sobre las causas que originaron el accidente.

En cuatro años la adminsitración no ha respondido al requerimiento de su abogado, Miguel Gómez de la Rosa, ni se ha pronunciado sobre si se 'abrió ese tramo de obra en precario, sin las necesarias medidas e seguridad', en la apertura provisional de la obra.

Esta manera de actuar de la Junta viene siendo habitual, otro caso parecido es el de la joven que tras dar a luz fue gillotinada por un ascensor cuando el celador la trasladaba en la camilla hasta su habitación en el Hospital de Valme. Tampoco aquí los responsables de la Junta se han pronunciado pareciendo que como en el caso de Arancha , la mejor respuesta sea el silencio, al objeto de no pringarse y lavarse las manos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios