La Fundación Pájaro Azul solicita tu firma en apoyo de la Biblioteca Fondo Kati como candidata a las categorías de la Concordia y Humanidades de los Premios Princesa de Asturias

La Fundación Pájaro Azul solicita tu firma en apoyo de la Biblioteca Fondo Kati como candidata a las categorías de la Concordia y Humanidades de los Premios Princesa de Asturias

"Creemos que la Biblioteca Fondo Kati es un excepcional legado cultural que preserva la diversidad cultural y el derecho a la expresión de la cultura sefardí, morisca y musulmana"

La Fundación Pájaro Azul solicita tu firma en apoyo de la Biblioteca Fondo Kati como candidata a las categorías de la Concordia y Humanidades de los Premios Princesa de Asturias
La Fundación Pájaro Azul solicita tu firma en apoyo de la Biblioteca Fondo Kati como candidata a las categorías de la Concordia y Humanidades de los Premios Princesa de Asturias

El Fondo Kati es una biblioteca formada por 12.714 manuscritos, el más antiguo de los cuales es una vitela datada el 23 de noviembre de 1198, y los más recientes, actas de ventas de comerciantes sefardíes de Fez, firmadas por los Kuhin al-Fasi ( judíos islamizados) y por León Hebreo, un sefardí del sur de marruecos. Escritos en hebreo, castellano y árabe, en los márgenes de 1.102 de estos manuscritos hay más de siete mil textos sobre la historia de al-Ándalus, de los sefardíes, los moriscos y la propia familia Quti. En ellos están las primeras huellas de la lengua castellana en el África subsahariana, datadas en los siglos XV y XVI.

El origen del Fondo Kati se remonta al siglo XV, cuando Alí, hijo de Ziyad al-Quti, un godo islamizado de Toledo, consiguió salvar de las llamas cientos unos de manuscritos de su biblioteca durante las revueltas del 22 de julio de 1467 que produce Los llamados Fuegos de la Magdalena. Tras un periplo que le llevó de Sicilia a Jerusalén, se afincó en Mali, donde se encontró con la princesa Jadiya Sila, la sobrina del rey Alí y la hermana mayor del futuro emperador Askia. El primogénito de este matrimonio, Mahmud Kati, enriqueció la colección con los manuscritos de la biblioteca imperial de su tío Askia. Este tesoro ha sido custodiado de generación en generación, lo que facilitó la creación y supervivencia de este extraordinario fondo documental, cuyo último eslabón es Ismael Diadié Haidara.

Entre los siglos XVI y XVII la familia se mudó y hasta dispersó los fondos para protegerlos de diversos conflictos armados, hasta que a finales del siglo XVII Alfa Ibrahim y su hijo Abana reunificaron la biblioteca en Gundam, cerca de Tombuctú. Sin embargo, tras la muerte en abril de 1857 de Arkia, la esposa de Abana, última custodia de la biblioteca, los fondos se dispersaron de nuevo ante la presión de los islamistas del reino Peul de Macina. Es en la década de 1990 cuando su bisnieto Ismael Diadié Haidara vuelve a reunir los fondos, que posteriormente acogerá un edificio financiado por la Junta de Andalucía en Tombuctú.

Pero en 2012 los islamistas toman Tombuctú, la biblioteca está en peligro de ser quemada por albergar manuscritos de origen cristiano y sefardí y sus fondos se vuelven a dispersar para ponerlos a salvo. Ismael Diadié Haidara, acusado de ser descendiente de sefardíes y de cristianos ante los islamistas que ocuparon Tombuctú, se exilia en España, donde reside actualmente. Historiador, poeta y filósofo, es el titular y Director del Fondo Kati y Presidente de Zakhor, asociación que reúne en Mali las comunidades Quti, sefardíes y andalusíes. Él financia el alquiler de las casas en las que están escondidos los manuscritos y . a las personas que arriesgan sus vidas por protegerlos.
El Fondo Kati es en la actualidad la única biblioteca en África de origen español y un excepcional legado intelectual del África musulmana precolonial, como afirman John O. Hunwick y Alida Jay Boye en The Hidden Treasures of Tombuktu (2008). Se encuentra ubicada en el norte de Mali, que está en guerra contra los islamistas, por lo que sería preciso sacarla de la zona controlada por los yihadistas para digitalizar, restaurar y garantizar la conservación de los manuscritos, en peligro por la humedad de la estación anual de lluvias y la amenaza de los insectos. La creación de la Biblioteca Digital Fondo Kati permitiría a los investigadores de todo el mundo tener acceso a los documentos.
La Biblioteca Fondo Kati acerca de España y África, a cristianos, judíos y musulmanes. Su reconocimiento proporciona una base documental a la presencia española en África siglos antes de la llegada de franceses, ingleses y alemanes. Como escribió José Borrell el 25 de noviembre de 2006 en el libro de oro de la Biblioteca en Tombuctú, “es un tesoro de la historia que hay que rescatar el polvo para que las futuras generaciones de europeos y africanos conozcan sus raíces comunes”. Con sus manuscritos se preserva la diversidad cultural y el derecho a la expresión de las culturas sefardí, morisca y musulmana.

Más información en la Web Fondo Kati.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios