Sigue sin aparecer el cuerpo de Tomás Gimeno y de su hija pequeña tras el hallazgo esta semana de dos botellas de oxigeno

Sigue sin aparecer el cuerpo de Tomás Gimeno y de su hija pequeña tras el hallazgo esta semana de dos botellas de oxigeno
Ampliar
lunes 28 de junio de 2021, 11:38h
Sigue sin aparecer el cuerpo de Tomás Gimeno y de su hija pequeña tras el hallazgo esta semana de dos botellas de oxigeno
El buque oceanográfico Angeles Alvariño, se centra en la búsqueda del padre de las pequeñas Anna y Olivia, tras encontrarse esta semana dos botellas de oxigeno en el área de rastreo.
Sigue sin aparecer el cuerpo de Tomás Gimeno y de su hija pequeña tras el hallazgo esta semana de dos botellas de oxigeno

El barco oceanográfico con la ayuda de los investigadores siguen con la busqueda minuciosa en el punto donde se encontraron esas dos botellas, del cuerpo de Tomás Gimeno.

El Ángeles Alvariño, el buque oceanográfico encargado de las labores de rastreo lleva ya casi un mes en la zona en la que inició las labores de búsqueda de Anna, Olivia y Tomás.

La dificultad para localizar los cuerpos es grande ya que estos se supone que puedan estar a más de 1.000 metros de profundidad, como fue el caso de la mayor de las pequeñas.

El buque cuenta con un sonar de barrido lateral, un aparato que usa la propagación del sonido bajo el agua para obtener imágenes digitales de la superficie del fondo marino, y el robot ROV Liropus 2000, capaz de recuperar objetos en el mar hasta los 2.000 metros de profundidad.
Desde que se puso en marcha la operación de búsqueda se ha venido rastreando una amplia zona que va desde la Marina Deportiva, donde Tomás Gimeno tenía atracada su lancha, hasta la costa de Añaza, donde se alcanzan profundidades superiores a los 1.000 metros, agravada por la dificilorografía propia del fondo marino.

El primer hallazgo fue una funda nórdica y una botella de buceo propiedad de Tomás Gimeno, el segundo, unas tres millas de la costa, el cuerpo sin vida de Olivia, de seis años y ahora las botellas de oxígeno.

En estos momebntos y mientras el 'Ángeles Alvariño' continúa desarrollando su trabajo, la Guardia Civil trata de encontrar otros medios tecnológicos que puedan sustituir al barco una vez retome las labores propias del Instituto Español de Oceanografía, como puede ser un submarino.

El Cabildo de Tenerife ha propuesto utilizar el submarino privado 'Piscis VI', capaz de descender hasta los 2.180 metros, y que se encuentra en la isla el pasado mes de febrero.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios