Ciudadanos pretende quitarse a Diego Clemente de enmedio colocándolo en el Pita como director general
Ampliar
Ciudadanos pretende quitarse a Diego Clemente de enmedio colocándolo en el Pita como director general

Ciudadanos pretende quitarse a Diego Clemente de enmedio colocándolo en el Pita como director general

viernes 12 de abril de 2019, 14:36h
Almería entre la sorpresa y la incredulidad después de que apareciera ayer en el Diario de Almería este títular: " Ciudadanos elige a Diego Clemente como nuevo director general del Pita"

El partido que dirige Juan Marín en Andalucía y que a decir de su lider Albert Rivera predica una "nueva política" donde la valía personal prima sobre las ideología, no practica con el ejemplo. Para muestra el titular que vimos ayer. "Ciudadanos elige a Diego Clemente como nuevo director general del Pita"

Visto lo visto es evidente que el partido naraja aplica la vieja política, aquella del amiguismo, el enchufismo y las puertas giratorias que tanto ha venido criticando a PSOE y PP y ahora pretende imponer en el PARQUE CIENTÍFICO-TECNOLÓGICO DE ALMERÍA PITA, S. A. o dicho de otro modo a una Sociedad Anónima, algo que los de Albert Rivera no parecen saber que significa.
Parece evidente que Ciudadanos no quiere o no sabe diferenciar una empresa pública, de una S.A, en la que priman los resultados y donde el gestor debe ser una persona solvente, algo que no se da en Diego Clemente, la persona que el partido de Albert Rivera pretende imponer como director general.
Para aclararlo solo decir que Inmobiliaria Acinipo, S.L perteneciente a UNICAJA es parte de esa sociedad con el 30% , el mismo porcentaje que tiene Cajamar . Es decir entre las dos tienen el 60% del accionariado. Otros empresas accionistas son la Sociedad para la Promoción y Reconvesión Económica de Andalucía, S.A.U. (SOPREA), la Agencia Andaluza de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía, Inversión y Gestión de Capital Semilla de Andalucía, S.C.R. de Régimen Común S.A, aunque también la Universidad de Almería, el Ayuntamiento de Almería y la Fundación Tecnova que entre todas se reparten un 40% del accionariado.
Dicho esto cabe destacar que la Junta de Andalucía es socia del PITA con algo más de un treinta por ciento y que por tanto puede presionar politicamente, (aunque no debiera) para cambiar al gestor, pero no imponer.
Hay que aclarar que por el momento ni la Junta de Andalucía, ni el PP de Juanma Moreno se ha pronunciado apoyando lo dicho por su socio de gobierno, por lo que la noticia publicada ayer en el Diario de Almería, más parece una declaración de intenciones del partido naranja que una propuesta o una decisión tomada por la Junta de Andalucía.
Cierto es que los de Rivera con poco poder en Almería, pretenden ir tocando pelo y por consiguiente posicionarse en estamentos sociales y económicos, claro que hacerlo metiendo las narices de esta manera en algo donde la Junta no es dueña única, sino uno más, imponiendo a uno de los suyos, abochorna e indigna.
Para aclarar diremos que el El PITA es una Sociedad Anónima con participación publica, algo muy distinto a que sea una empresa pública, donde al gestor generalmente no se le elije por lo que pueda aportar si no por el carnet político que tenga.
Por tal motivo con la noticia publicada, Ciudadanos confunde o intenta confundir al dar a entender que el PITA es un ente instrumental de la Junta de Andalucía, cuando los órganos de gobierno que rigen esta sociedad, son la Junta General de Accionistas y el Consejo de administración, y no el político de turno como aquí se pretende hacer ver.
Cierto es que Diego Clemente se asemeja a aquel jarrón chino en el que Felipe Gonzalez se reflejaba y que nadie sabía en que lugar colocar, no se fuera a romper. Este por cierto con bastante menos valor y al que Ciudadanos no parece importarle que se haga añicos, mientras al menos, no estorbe.
¿Pero por qué Cs le prepara este puesto a Clemente?
Es sencillo, porque aquí Ciudadanos politicamente no se juega nada, aun cuando, se lleve a cabo una mala gestión.
El objetivo es dar una salida al aspirante a todo ( Congreso, Senado, Alcaldía) que se ha visto sin nada, evitando que pase como cualquier hijo de vecino por el INEM, muestra evidente de que Ciudadanos no es distinto del resto de partidos y que lo de la "nueva política" es una falacia.
Y así, si la tan cacareada y criticada política de puertas giratorias ( las de los demás) resultaba preocupante para Albert Rivera, cabe preguntar: ¿qué diferencia hay con la política que ahora su partido pretende aplicar?
Sin duda resulta preocupante, primero porque tras la crítica a PSOE y PP, Rivera se dedica a hacer lo mismo, segundo porque con esta manera de proceder, denigra a los que por no tener el carnet naranja, están en inferioridad de condiciones, toda vez que tenerlo parece ser un plus.
Poco importante parece, que el Parque Tecnológico se haya convertido en uno de los motores económicos y generadores de empleo más importantes de la provincia, cuando lo realmente importante y lo que le preocupa a Ciudadanos es colocar a uno de los suyos al frente sin valorar el interés general, la gestión y logros presentes y futuros, proyectos estos, que bien pudieran estar en peligro de llevarse a cabo esta intromisión partidista y bajo ningún concepto, empresarial.
Al margen de las presiones que a buen seguro Ciudadanos estará aplicando a su socio de gobierno en la Junta, es decir al PP, es importante aclarar que la figura del director General se decide en el Consejos de Administración, siempre que la plaza esté vacante, que no es el caso. Si la plaza está vacante por cualquier circunstancia, se realiza una selección de candidatos cuya propuesta se eleva al Consejo de Administración que es quien lo tiene que aprobar por mayoría.
Esto que por decencia democrática debiera ser norma, Ciudadanos lo obvia intencionadamente, imponiendo la colocación a dedo de uno de los suyos, ya sea, para quitárselo de enmedio o contentarlo, y no por que pueda aportar algo, que de hacerlo lo hubieran mantenido como diputado, en vez de cargarle a los almerienses el marrón.
Sin duda Ciudadanos se equivoca y debiera rectificar, ello daría al partido naranja mayor credibilidad, toda vez que esta manera de hacer política se aleja de lo que promete y predica.
Por otro lado es conveniente aclarar que ningún caso la Junta de Andalucía puede hacer un nombramiento directo, al igual que tampoco debiera provocar un cese como el que CIUDADANOS HA DADO POR HECHO, más si cabe teniendo en cuenta que no hay razones objetivas que lo avalen, relaccionadas con un cambio en la dirección por una mala gestión.
Una muestra de credibilidad y de confianza en nuestra mayor institución pasa porque en la Junta de Andalucía prime, sí o sí, la legalidad y destierre de una vez por todas el enchufismo y las puertas giratorias. Ello conlleva claro está, no admitir la presión que desde Ciudadanos vienen realizando para que el gobirrno andaluz se preste a su vez, presionar a sus socios mayoritarios en el PITA (Unicaja y Cajamar).
Pero ateniéndonos a la noticia que aparecía en el Diario de Almeria y que hablaba de que "ciudadanos elige al Director General de PITA" cabe señalar que Ciudadanos es un partido político y que no tiene ninguna atribución en la compañía, por lo que no tiene sentido semejante aseveración.
Por otro lado resulta llamativo que el contenido de la noticia desmienta el titular, puesto que asegura que la consejería que representa a la Junta de Andalucía en el Consejo de administración de PITA, "no ha abordado tal decisión".
Pero lo realmente bochornoso es la injerencia de un partido político en una compañía en la que no tiene ninguna atribución, acción esta que debiera preocupar a la Junta y preocuparnos a la ciudadanía, y que no lo deberíamos de permitir, castigando con los votos tanto al partido que lo lleva a cabo como al que lo permite.
La pulcritud de imagen de quien represente y dirija el mayor proyecto tecnológico de la provincia debe ser intachable. Un gestor sin mácula atrae inversores y da confianza a las empresas que pretenden poner sus pies en la provincia, algo que por desgracia, no se da, ni tampoco transmite Diego Clemente dejando al margen la política, donde nada malo, aunque tampoco nada bueno, podemos destacar de él.
Sin embargo echando mano a su curriculum y arrastres de atrás, a nadie se le escapa los marrones que lleva en la mochila de su etapa como empresario, con denuncias de por medio por parte de sus socios y procedimientos en los juzgados, que en poco o nada beneficiarán la imagen que el Parque Científico y tecnológico de Almería tiene la obligación de dar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.