STOP AL FASCISMO.

STOP AL FASCISMO.

lunes 27 de agosto de 2018, 13:26h

A quienes les pueda parecer que exagero, con el título de estas reflexiones. Tengo que decirles, que es a costa de evidenciar realidades, de verdades como puños, que se están dando en países de la Unión Europea y que son una peligrosa realidad. A mí me parece, tanto la necesidad del título, y la advertencia del peligro del fascismo, que no están de más, porque no son desgraciadamente fruto de un delirio trasnochado del autor de estas reflexiones.

Es una necesidad dar la alarma, porque ¡Si!. El fascismo lo tenemos, no en las puertas como señalan algunos analistas políticos, sino dentro ya de la Europa, en parlamento y en gobiernos de países. Si en Europa, en el mismo continente, que sin inmutarse, contemplo el acceso de Hitler al poder en Alemania y que sufrió las consecuencias de esas políticas al verse sumergida en la II Guerra Mundial, que provocaron la muerte de millones de personas en los campos de batalla, así como las victimas en los campos de exterminio nazis.

Ahora y desde hace unos pocos años, en varios países de Europa del Este, y a la cabeza de los mismos, la Hungría de Viktor Orban que está lanzando peligrosos ataques contra los valores fundacionales de la Unión Europea. Y curiosamente lo hacen alardeando el primero de todos ellos, la defensa de las libertades políticas a través del Estado de Derecho.

Pero ante ese empeño del dictadorzuelo húngaro, no es difícil darse cuenta que esos propósitos solo quieren que regrese en Europa, una de las bestias más sanguinarias y destructivas de la historia reciente de Europa: EL FASCISMO.

Y aunque haya analistas y políticos que solo ven esa amenaza muy lejana, para mí, esta apreciación no está tan lejana: el FASCISMO está ya instalado en Europa.

Y como las próximas elecciones al Parlamento Europeo se celebraran en mayo próximo, es lo que ha llevado a que desde las conciencias mas despiertas se haga un llamamiento – que a algunos les parecerá exagerado – pero yo soy de los que creen que sí, que es tan lógico como desesperado, y tan necesario advertir de las consecuencias desastrosas para el futuro de Europa, que supondrían los éxitos electorales de las fuerzas fascistas en el conjunto de países de la U. Europea.

Estamos pues, - en mi opinión – ante la necesidad imperiosa de que la alarma, se transforme en la batalla política contra el Fascismo. Porque un éxito de los “Nacionalismos y del Soberanismo”, serian no solo una dificultad, y muy seria, para la Unión Europea, sino el regreso de inmediato a una conflictividad entre los Estados, con grandes riesgos para la convivencia y el progreso económico y social, que nos vendría a recordar la maldición secular tan bien sintetizada por el célebre aforismo de Carl von Clausewitz: “La guerra no es más que la continuidad de la política por otros medios”.

Pero transformar las advertencias del “peligro Fascista en Europa”, en actuaciones consecuentes, plantean en primer lugar que los partidos democráticos, las fuerzas políticas organizadas y que tienen sus raíces culturales en la democracia y el Estado de Derecho, se dispongan a frenar el desarrollo del Fascismo en Europa.

Y no hay que perder tiempo alguno, ya que las elecciones Europeas si que están en puertas. Y ponerse ahora a pensar en las diferencias, en los aspectos que dividen a los socialistas de los liberales y los populares, no es lo más conveniente.

En primer lugar, y es verdad, hacen falta otras políticas en Europa, la crisis y la recesión que ha seguido globalmente a todos los países, han generado paro, desigualdades y perdidas de derechos y libertades económicas y sociales, que hay que recuperar con políticas diferentes, más activas en la creación de empleo, progreso y bienestar. Y a falta de esas políticas, se han favorecido la aparición con diversos nombres de formaciones claramente neo-nazis, fascistas, en parlamentos y gobiernos en Europa. Y ahí están.

Por esa razón, hoy en primer lugar hay que situar esa batalla contra esas fuerzas reaccionarias, en todos y cada uno de los países donde empiezan a contar con apoyos populares entre la ciudadanía.

Yo sé que no es tarea fácil, la solucion que apunto, pero esa debe de ser - en mi opinión - la hoja de ruta, la bandera de lucha contra los “Nazi-onalismo, y Separatismos Soberanistas”, porque – por ejemplo en Alemania – donde la Merkel lidera la coalición entre las dos principales fuerzas políticas europeas: “La popular cristiana y la socialdemócrata”, se corre el riesgo, de que la Canciller alemana abandone decididamente la tentación de contener el ascenso de la “Derecha populista·, a base de invadir su propio territorio como desean sus aliados bávaros.

La señora Ángela Merkel, debería dejar claro en estas circunstancias, que su apuesta fundamental, es oponerse al bloque soberanista. Porque si los moderados alemanes, no cortan los lazos con el dictador húngaro, Orban del Partido Popular Europeo, y los populismo de todos los países, correremos seguramente la misma suerte, el mismo error, que en el pasado siglo, hizo posible al acceso de Adolf Hitler. Pero además – al igual que entonces - Europa vendría a sumirse en un periodo donde todas las esperanzas de ponerse a salvo del Fascismo – Nazi-onalismo que se avecina, disminuirían entre los pueblos, a la mas mínima expresión.

En España, esa confrontación contra “El franquismo que formaron parte del PP, y frente al sucedáneo ultra-derechista de Ciudadanos” está corriendo a cargo del PSOE, y del Gobierno, que encuentra todas las dificultades posibles de los boicots de los sentimentales franquistas, que aun se oponen – claro lo propio de ser fascistas - “a la exhumación del dictador Franco”.

Pero, la decisión de sacar a Franco, es una prueba más de la determinación del Gobierno de actuar más allá de los límites de 84 escaños. Mientras que “las derechas” PP y Ciudadanos están peleándose por disputarse un electorado que es el mismo, el que configuran los sentimentales del franquismo y los aspirantes a ser herederos y continuadores de la “Derecha carpetovetónica y franquista de nuestro país”.

Frenar a esas huestes en las próximas elecciones, negándoles el voto al PP y Ciudadanos. Igualmente que a los Independentistas del PDeCAT, ERC y la CUP, son la mejor aportación de los españoles, a esa gran labor de desenmascarar a las fuerzas más reaccionarias que quieren destrozar Europa, las Libertades y la Democracia.

Yo estoy convencido, que la tarea del Gobierno, va a estar continuamente reconocida tanto en Cataluña como en el resto del Estado. Y en las elecciones, en todas ellas, locales, autonómicas, europeas y las Generales, y los votos mayoritarios del PSOE van a ser la mejor y única garantía, de que se adopten las soluciones a los problemas heredados del Gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Y con ello, la soberanía del pueblo decidirá su STOP al Fascismo, en Europa pero también en nuestro país. Porque, los años de la Dictadura franquista, ya nos mostraron, la conveniencia del STOP al franquismo del PP y de Ciudadanos.

Así lo veo, y así lo escribo. “Salvo error u omisión”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.