El principal enemigo del PSOE se llama Susana Díaz
Ampliar

El principal enemigo del PSOE se llama Susana Díaz

Preocupación en Ferraz al contrastrar que la presidenta de la Junta está enredando con el Cupo Vasco y buscando protagonismo en Bruselas y de camino crearle problemas a Pedro Sánchez.

Susana no asume su derrota. A día d hoy la sultana andaluza es el principal problema del Secretario General de los socialistas por encima de su enemigo natural, el PP.

El objetivo de la presidenta andaluza no es otro que ir minando a su superior y seguir creándole problemas para ocupar el puesto que la militancia le negó.

Ahora es el nuevo Cupo Vasco que se aprobará este jueves en el Congreso gracias al apoyo del PSOE al plan quiquenal pactado por el Gobierno y el PNV. Esa postura del Grupo Socialista ha sido criticada, internamente, por Susana Díaz, que ha aprovechado la ocasión para volver a poner en entredicho a Pedro Sánchez con la escusa de perjudicar al resto de comunidades. Lo más notable es que sea esta cuestión u otra Susana siempre está en contra de la actual direción de Ferraz al objeto de desgastar a Pedró Sánchez.

Así Susana Díaz en vez de dedicar su tiempo a soluccionar problemas como la enseñanza o la sanidad en Andalucía se dedica a crear malestar y a seguir linchando bajo cuerda a su Secretario General tal y como le han advertido al secretario general desde diferentes federaciones socialistas, que en los últimos días han vuelto a ser “cortejadas” por Susana Díaz para constituir un bloque de líderes regionales contrarios a la decisión de Ferraz con el Cupo.

Una de estas federaciones han sido las de Valencia, Baleares y Asturias, todas ellas con gobiernos regionales socialistas. La presidenta de la Junta, en ese sentido, ha vuelto a impulsar un movimiento de contestación interna que no gusta, en absoluto, en Ferraz y que consideran una nueva traición de la lideresa andaluza.

Consciente de los riesgos que entrañan estos movimientos en la sombra de Díaz, Sánchez se ha movilizado también para tener a sus barones y presidentes regionales contentos. Así, el pasado lunes viajó a Valencia para pulsar la opinión de Ximo Puigy evitar crícicas del presidente valenciano a la votación del miércoles.

El secretario general, explican desde Ferraz, “ha tomado la iniciativa” para evitarse las revueltas internas que padeció en su primer mandato al frente del PSOE. Así, ayer mismo llamó a todos los presidentes regionales, incluida la propia Díaz, para explicar la decisión de apoyar el Cupo, tomada el lunes por la ejecutiva federal, y para consensuar una estrategia común a la hora de pedir a Rajoy un nuevo modelo de financiación.

La llamada a Díaz pilló a la andaluza en plena “campaña internacional” por Bruselas. La presidenta de la Junta se encuentra estos días en el Parlamento Europeo, pidiendo “mejor financiación para Andalucía” y reuniéndose con altos representantes de la Comisión Europea, como el responsable de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici y el propios presidente de la Cámara, Antonio Tajani autoproclamándose sin serlo como la voz del PSOE.

Otro de los temas que ha causado ha sido el anuncio por parte de Susana Díaz de la ampliación de la ley estatal contra la violencia de género que incluye a las personas mayores y a los dependientes a cargo de una mujer maltratada. Una reivindicación que, desde el PSOE andaluz, critican que no se haya realizado en el Congreso por parte del Grupo Socialista y que ella adelantándose a la pretensión de hacerlo desde Ferraz lo ha utilizado para apuntarse un tanto.

Margarita Robles encabezó la respuesta crítica del PSOE a la “pasividad” del Gobierno de Rajoy para luchar contra la violencia de género así se lo ha reprochado a nivel privado, tildando a Susana Diaz también en privado de infiel y oportunista.

Los nuevos movimientos de Susana Díaz, poniendo a barones regionales en contra de Sánchez, y volviéndose a promocionar tanto a nivel nacional como internacional, no han sorprendio a Pedro Sánchez quién ya sabe que es ella su principal enemigo y un problema pasra el socialismo y las aspiraciones de PSOE.

Y aunque desde la secretaría de Organización que dirige José Luis Ábalos que Díaz había decidido “colaborar” con la dirección federal e incluso que se había comprometido a un “pacto de no agresión” hasta después de las eleccioens de 2019, la verdad es muy distinta. Susana sigue en sus trece de derribar a Pedro Sánchez para su beneficio personal aunque ello suponga que el PSOE PIERDA las próximas elecciones, toda vez que si Pedro las gana, ella no podrá conseguir jamás el objetivo soñado de lideral el PSOE nacional.

Así con cambio de actitud de la andaluza, deja ese acuerdo entre los dos dirigentes socialistas en suspenso y a Pedro le obliga a levantar las orejas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios