El asesino de Olga Sangrador vuelve a la cárcel
Ampliar

El asesino de Olga Sangrador vuelve a la cárcel

Juan Manuel Valentín Tejero, el asesino de la niña de 9 años Olga Sangrador y quien quedó en libertad tras la derogación de la doctrina Parot, ha vuelto a la cárcel casi cuatro años después de haber sido detenido por la Policía Nacional acusado de abusos sexuales a menores

Valentín Tejero, que en 1992 fue condenado a 50 años de cárcel por la muerte, rapto y violación de la pequeña en Villalón de Campos (Valladolid), ha sido arrestado por agentes de la nueva unidad adscrita a los juzgados, que ha potenciado la Policía dentro de la nueva estrategia de su Dirección Adjunta Operativa.

Actualmente prosiguen las pesquisas para averiguar si hay más víctimas de las que, por el momento, han constatado.

Valentín Tejero habría cometido presuntamente los hechos durante las últimas Navidades en Madrid sobre la nieta de un allegado. Sobre él se mantenía vigente los seis años de destierro que le impuso en 1993 la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valladolid, por lo que no podía regresar a Villalón de Campos hasta el 27 de noviembre de 2019.

Valentín Tejero salió el 27 de noviembre de 2013 del centro penitenciario de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) después de que la Audiencia Provincial de Valladolid dictara un auto de excarcelamiento en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que anuló la retroactividad de la doctrina Parot.

uan Manuel Valentín Tejero rechazó los tratamientos de rehabilitación de su patología -trastorno antisocial de la personalidad y pedofilia-, y tiempo tuvo para ello, durante los veintiún años y cinco meses que estuvo en prisión por el crimen de Olga Sangrador, la niña de 9 años que raptó en Villalón de Campos, violó y asesinó en 1992. Eso no le impidió beneficiarse de los más que benévolos beneficios legales que condujeron a un nutrido grupo de depredadores sexuales a abandonar la cárcel hace cuatro años.

Los informes penitenciarios advirtieron entonces, y es literal, que «salía exactamente igual, con el mismo peligro, que cuando entró en prisión». El tiempo parece dar la razón ahora a sus evaluadores. El asesino y violador vallisoletano ha vuelto esta misma semana a ingresar en la prisión madrileña de Soto del Real, esta vez, acusado de supuestos abusos sexuales cometidos sobre una niña durante las últimas navidades, según confirmaron fuentes de la Policía Nacional a raíz de la información sobre la detención.

El violador múltiple, hoy de 56 años, fue detenido el pasado martes en Gipuzkoa, donde fue localizado por los policías nacionales, a instancias de una jueza de Instrucción de los Juzgados de la Plaza de Castilla (Madrid), después de que Juan Manuel Valentín Tejero se negara de manera reiterada a responder a los sucesivos requerimientos enviados por la misma para responder de la denuncia por supuestos abusos sexuales (no violación) que había presentado un allegado.

El denunciante señalaba al eterno sospechoso como el autor de dichos abusos sobre su propia nieta, menor de edad, aprovechando que había pasado con ellos las navidades del año pasado en un domicilio de la comunidad madrileña.

Los agentes y la jueza abrieron la correspondiente investigación y finalmente la segunda ordenó a la Policía Nacional la detención de Juan Manuel Valentín Tejero. El detenido alegó después ante la jueza, ya en Madrid, que se encontraba en el País Vasco temporalmente.

La titular del juzgado acordó después, a buen seguro dados sus antecedentes, enviarle a la prisión madrileña de Soto del Real por un supuesto delito de abusos sexuales, donde permanece recluido a la espera del avance de las pesquisas.

Así que el depredador sexual oriundo del barrio de La Victoria, que en su día encadenó seis condenas por violación hasta que dio un paso más y acabó con la vida de la pequeña Olga Sangrador en 1992, no ha llegado a cumplir cuatro años en libertad. Juan Manuel Valentín Tejero abandonó la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real) el 27 de noviembre de 2013 después de cumplir 21 años y 5 meses, de una condena global de 63 años, 9 meses y 1 día.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.