nuevodiario.es
ALSA-BACOMA intenta esconder su misoginia con argumentos estériles
Ampliar

ALSA-BACOMA intenta esconder su misoginia con argumentos estériles

Desde CGT desmontamos las coartadas de los “rubiales” de ALSA para intentar camuflar el despido de la compañera Encarna en Almería por hacer una parada en área de descanso distinta a las autorizadas ante la endometriosis que padece y la empresa ampliamente conoce. Todo lo que referimos en esta nota se puede demostrar documentalmente por si se quiere visar.
La empresa esgrime públicamente para intentar justificarse que el verdadero motivo del despido es la reiteración de sanciones acumuladas, algo que pasamos a desgranar para que impere la luz y taquígrafos.
Es importante reseñar que el 17 de febrero 2022 la empresa entrega y hace público un reconocimiento de excelencia a la trabajadora por comportamiento ejemplar y por buena profesional, a partir de ahí y dada su militancia activa en CGT comienza a gustar menos a la empresa.
Con fecha 16 nov 2022 se le incoa expediente disciplinario por la supuesta comisión de una falta MUY GRAVE acusándole la empresa de racismo cuando lo único que hizo fue exigir a un viajero que se pusiese la mascarilla durante el trayecto, viajero que fue expulsado del vehículo por el servicio de seguridad a posteriori y se le sanciona con dos días de empleo y sueldo, la sentencia nº 387/2023 del juzgado de lo social nº 1 de Almería anula por completo ese expediente y la sanción, con lo cual no existe, la sentencia es de fecha 12 de julio 2023.
Con fecha 22 de noviembre se le incoa un nuevo expediente acusándola de incumplir el tiempo de parada y de cometer una falta MUY GRAVE sancionándola con una CARTA DE AMONESTACION, esta sanción está pendiente de juicio puesto que a diferencia de lo manifestado por la empresa haciendo caso a una reclamación de un viajero, la parada, así consta en el tacógrafo, supero en un minuto lo previsto.
Con fecha 5 de enero 2023 se le incoa un nuevo expediente por supuestamente atender el teléfono, realizadas las alegaciones y comprobado lo manifestado por la trabajadora la empresa sobresee y anula el mismo.
Con fecha 3 de julio 2023 se le hace entrega de expediente disciplinario por detenerse en lugar distinto al previsto por hemorragia derivada de la regla y de su padecimiento de endometriosis. Al que se acumula con fecha 25 de julio 2023 una nueva supuesta falta por detenerse durante 8 minutos para tomar un café por somnolencia y garantizar la seguridad de la conductora y del pasaje, de aquí emana el injusto despido.
La asesoría jurídica de CGT va a registrar la demanda impugnando el despido por NULIDAD RADICAL del mismo al violarse al menos cinco derechos fundamentales de la trabajadora entre los que se encuentra el derecho a la igualdad, a la libertad sindical, a la indemnidad…
En cuanto al estómago agradecido que ALSA ha elegido para salir a tapar públicamente sus vergüenzas, desde CGT debemos manifestar que Julio Martos no es representante sindical del centro de trabajo de Almería, que ante la demostrada connivencia con la empresa el sindicato al que pertenece en Jaén está adoptando las medidas estatutarias correspondientes y que las múltiples acusaciones que ha realizado sobre la compañera, mintiendo literalmente y que se desmontan en los mismos términos que los de acumulación de sanciones referidos sobre la empresa tendrán su respuesta penal ante las injurias y calumnias que viene vertiendo con el único objetivo de mostrarse servil a la empresa.
Es importante resaltar que el mencionado individuo que dice representar a las trabajadoras/es, es quien permite que mientras que los conductores de Valencia que llegan a Almería, duerman en un hotel, quienes van desde Almería a Valencia se les envía a un piso patera en el que duermen 16 conductores en camas calientes, 15 hombres y Encarna, que curiosamente el alquiler de ese piso está a nombre de Julio Martos, que esta persona cobra 80€ mensuales a cada uno de los conductores y a Encarna y que desde luego, difícilmente pueden descansar en un espacio que no reúne las mínimas condiciones de confort, habitabilidad y de prevención de riesgos laborales. ALSA que es consciente y cómplice de ello por ahorrarse el hotel en Valencia para las personas conductoras de Almería se ve que está muy agradecida a Julio Martos por su negocio y este le compensa haciendo de escudero frente a la misoginia de una empresa que ni cuida ni quiere a las mujeres, prueba de ello es su infrarrepresentación en la plantilla.
Encarni Aznar, trabajadora despedida, continúa cada día de 9 a 13h a las puertas de la estación intermodal de Almería explicando a compañeros/as y usuarios/as el atropello que se ha cometido con ella por ser mujer en un mundo de hombres como el del transporte por carretera.
Se amplía información en tfno. 635 55 75 11, Kris, Secretaria de la mujer de CGT Andalucía y en el tfno. 605 88 60 23, María, hermana de Encarna (despedida)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios