Culturilla Naval

La “Estación torpedista” de Cartagena: un edificio superviviente del XIX, por Diego Quevedo, Alférez de Navío ®

La “Estación torpedista” de Cartagena: un edificio superviviente del XIX, por Diego Quevedo, Alférez de Navío ®
sábado 12 de febrero de 2022, 08:31h
La “Estación torpedista” de Cartagena: un edificio superviviente del XIX, por Diego Quevedo, Alférez de Navío ®

En el último cuarto del siglo del XIX, el torpedo empieza a afianzarse como una nueva arma naval mortífera, siendo algunos de ellos (los llamados automóviles”) instalados en principio solo a bordo de algunos buques, concretamente en un trío adquiridos al efecto, los “Cástor”, “Póllux” y “Rigel”, incorporados a la Armada Española entre 1879 y 1883.

Sería muy poco tiempo después cuando se creyó conveniente, para la defensa de puertos importantes, construir instalaciones en tierra que estuvieran equipadas con una variante de la nueva arma, (estos llamados “torpedos fijos”, lo que hoy realmente son las “minas”) para garantizar de ese modo la seguridad de los mismos que ante una hipotética entrada por mar de fuerzas hostiles, pudieran ser fondeados en los accesos al puerto en cuestión.

Así, se decide acometer la instalación de cuatro nuevas dependencias en los accesos a diversos puertos españoles, y lógicamente los elegidos van a ser los tres que son las cabeceras de los Departamentos Marítimos de Cádiz, Ferrol y Cartagena, instalaciones que recibirán la denominación de “Brigada Torpedista” y una cuarta en Mahón, a la que se dio en llamar,, por ser de menor entidad, “Sección Torpedista”.

Por lo que respecta a la de Cartagena, su creación se debe a una Real Orden de SM el rey Alfonso XII, de fecha 17 de Octubre de 1884, y entre otras varias disposiciones, se determina que “su jefe tendrá como misión principal la defensa del puerto”, y que además tendrá previsto “el transporte rápido por tierra de un máximo de 10 torpedos, con objeto de acudir con ellos donde sea necesario”.

Al ordenar el Rey que Cartagena cuente con una instalación de ese tipo y tras estudiar su ubicación, se decide que el mejor sitio es la dársena conocida como de “el Espalmador Grande”, en la pequeña ensenada que forma la costa en la parte Suroeste de la dársena.

Poco tiempo después de haberse ordenado su construcción en la citada ubicación, diversos edificios van a ir surgiendo en el paisaje, formando todos ellos en su conjunto la denominación de “Brigada Torpedista de Cartagena”, la cual, al igual que las restantes va a serle cambiado el nombre por RO de 19 Abril 1905 que viene a determinar que a partir 01 Junio, pase a llamarse “Estación Torpedista”, hasta que varios lustros después, con la instauración de la II República, se decide que deje de prestar servicio, siendo desmanteladas sus instalaciones.

Cuando llegó la GCE, el puerto de Cartagena es muy castigado por los bombardeos aéreos, quedando destruidos muchos edificios militares, entre ellos casi todos los que constituyeron el núcleo de las instalaciones de la antigua Brigada y posterior Estación Torpedista…menos uno!!!

Es en 1941 cuando se empiezan a realizar las obras de rehabilitación de los edificios dañados, pero aquel superviviente de los bombardeos del período 1936/39, al no tener ya ningún tipo de interés militar futuro, se abandona a su suerte. Posteriormente, en la zona de la dársena del “Espalmador Grande”, daría comienzo la construcción de los inacabados “túneles submarinos”, siendo arrasados los restos de edificaciones que aún quedaban de la Brigada Torpedista de finales del XIX….pero sin embargo ese que se había salvado en su momento, seguiría estando en pié, de momento al menos hasta el día de hoy. Sin embargo, este pequeño vestigio que aún conservamos en Cartagena y que fue construido a finales del XIX, que ha sobrevivido todo el siglo XX y los años que llevamos del XXI, parece ser que tiene los días contados, porque ahora, junto a él, se levanta un Club Náutico, que se está quedando pequeño y necesita ampliar sus instalaciones, corriendo al parecer inminente peligro de derribo….

En Cartagena, desgraciadamente, muchos son los edificios antiguos que han desaparecido en los últimos años aunque algunos colectivos alzaran la voz en su momento para evitarlo, sin resultado positivo, pudiendo citar varios, pero no lo haremos porque las lamentaciones creo que no conducen a nada pero lo que sí quiere hacer quien esto firma es, aunque no vaticino un resultado feliz, al menos alzar mi voz dejando constancia escrita en este blog, para tratar de concienciar a las autoridades que procedan, para intentar salvar este pequeño edificio, que a pesar de su evidente deterioro es aún perfectamente recuperable, el cual aunque por su humilde tamaño no sea nada significativo, pero se trata del que en su día albergó parte de las instalaciones dedicadas a algo tan importante como lo fue la defensa con torpedos del puerto de Cartagena

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios