“Que Pedro Sánchez escoja la vía de los indultos para los presos del procés es un acto de valentía”, por Manuel Soler

 “Que Pedro Sánchez escoja la vía de los indultos para los presos del procés es un acto de valentía”, por Manuel Soler
Ampliar
domingo 11 de julio de 2021, 11:18h
 “Que Pedro Sánchez escoja la vía de los indultos para los presos del procés es un acto de valentía”, por Manuel Soler
Indultar a los presos condenados por el juicio en el caso del proceso por la independencia de Cataluña es un camino repleto de incertidumbre, pero la experiencia nos dice que por la vía del enfrentamiento no hemos avanzado. Mariano Rajoy implantó el Artículo 155 contemplado en la Constitución española. Para ello contó con el apoyo de Pedro Sánchez, entonces jefe de la oposición. Los resultados de aquella actuación no fueron satisfactorios. En las siguientes elecciones catalanas los independentistas ganaron en número de diputados por un escaso margen y pudieron conformar un gobierno de corte independentista y el conflicto se eterniza.

Llegó la sentencia del juicio del procés y a unos dirigentes los encarcelaron, otros como es el caso del ex presidente catalán Carles Puigdemont, junto a cinco ex miembros de su gobierno, huyeron a Bélgica, dejando abandonada lo que le llamaron República de Cataluña. El Gobierno de España en un intento de explorar una nueva vía de dialogo, crea un clima más idóneo para intentar avanzar en un posible entendimiento y acuerda los indultos para los presos condenados. Según la derecha, esa actuación es antipatriótica y anticipan que habrán más concesiones y que finalmente Sánchez autorizará un referéndum de autodeterminación, a lo que el presidente dio una respuesta contundente: no habrá referéndum para la autodeterminación.

Con esta medida de gracia se perdona toda la pena de cárcel aún pendiente, pero está sujeta a que los nueve condenados no vuelvan a delinquir durante un periodo de tres a seis años dependiendo de la pena y las diferentes circunstancias de cada condenado. El conflicto catalán es un grave problema de Estado. El anterior Gobierno del Partido Popular contó con el respaldo del PSOE. Ahora, el PP se dedica a criticar al gobierno y crispar a la población. Este conflicto se encuentra enquistado desde hace muchos años. Con la población de Cataluña dividida al 50% es difícil desbloquear la situación, por lo tanto explorar nuevas vías puede ser una salida interesante. Realizados los indultos por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, ahora la pelota se encuentra en el tejado de los independentistas. Sería bueno para Cataluña y para el conjunto de España que tuvieran un gesto de generosidad y se pudieran entablar negociaciones encaminadas a un entendimiento para su permanencia en el conjunto de la nación. Estoy convencido de que los catalanes sin España perderían y el conjunto del país sin la potencia de Cataluña sería más débil.

Reconozco que no es un camino de rosas, que será muy difícil conseguir un buen acuerdo, pero se abre una vía a la esperanza. El PP, como partido de estado debería de arrimar el hombro y dejar los enfrentamientos con el gobierno para otros asuntos de menor calado. Cómo recuerdo aquellos políticos de la transición que dejando a un lado sus diferencias, antepusieron los intereses de los ciudadanos por encima de sus ideologías y se consiguió poner en marcha una democracia sin grandes traumas. Desgraciadamente, políticos con aquella talla, en la actualidad quedan muy pocos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios