EDITORIAL: PABLO CASADO EL 'TONTO UTIL' DEL DICTADOR MARROQUÍ
Ampliar

EDITORIAL: PABLO CASADO EL "TONTO UTIL" DEL DICTADOR MARROQUÍ

viernes 21 de mayo de 2021, 19:56h
EDITORIAL: PABLO CASADO EL 'TONTO UTIL' DEL DICTADOR MARROQUÍ
Mohamed VI no solo engañó a varios miles de niños marroquies a los que lanzó a la muerte, promentiéndoles que podrían ver en España un partido de fútbol con Cristiano Ronaldo, también al lider nacional del PP que actuó como embajador de su política y que al darse cuenta de que había hecho el lelo, se dedicó a cargar las culpas de la traición a su País, a Pedro Sánchez y a Unidas Podemos a los que culpó de manera hipócrita de haber provocado la crisis de Ceuta.
EDITORIAL: PABLO CASADO EL 'TONTO UTIL' DEL DICTADOR MARROQUÍ

Cuando la policía abría las puertas de su frontera, el dictador marroquí ya contaba con la aquiescencia de Pablo Casado, quien en conversación telemática, con los líderes de varios partidos del país vecino, lejos de apoyar o cuanto menos mantenerse al margen de la decisión diplomática, se comprometió a presionar al Gobierno por haber aceptado la entrada en España de Brahim Ghali con identidad falsa española, alineándose con el gobierno marroquí y alentando con sus críticas el asalto que se produjo días después.

Conocemos que las autoridades marroquies consiguieron engañar a sus niños prometiéndoles que podrían ver en España un partido de fútbol en el que jugaba Cristiano Ronaldo, pero lo que desconocemos es cómo lograron engatusar a un niño grande con barba, de nombre Pablo Casado, para convertirlo en el "tonto util" de Mohamed VI.

Mientras cientos de padres descubrian que sus hijos habían desaparecido, conocíamos que el PP tenía conocimiento desde hacía una semana del asalto a la frontera ceutí. Un asalto que la noche de autos fue celebrado por Pablo Casado y su escudero García Egea entre otros más, y que más tarde, tras la rápida actuación del ejecutivo, se tornaría en decepción por el resultado contrario a sus intereses políticos y por la avalancha de críticas contra ambos al vender a su país.

En política no todo vale, el proceder de Pablo Casado incendió las redes, tal es así que el líder del PP, con el permiso de Ayuso, se ha convertido en la gran decepción de los populares europeos que lejos de verle como el lider solvente que podría dirigir España, pasará a la posteridad como un pelele que manejado por un dictador caprichoso y sin escrúpulos puso en jaque a su propio país.

El paso masivo en la frontera de Ceuta ha sido una de tantas provocaciones de nuestro vecino sátrapa, quién desde su llegada al trono además de a enriquecerse se ha dedicado y a joder cada vez que puede a los españoles.Claro que a diferencia de jodiendas anteriores en esta ocasión ha contado con la participación activa ya sea por acción u omisión de nuestro "lider" en la oposición.

No es de recibo y menos aún debemos permitir que la libre decisión tomada por un país democrático de hospitalizar en Logroño al líder del Frente Polisario se convierta en la escusa perfecta de un antojadizo dictador, al que como hemos visto nada le importa la muerte de sus compatriotas ya sea saltando una valla o ahogándose en el mar.

De entre las muchas rabietas a las que este caprichoso vecino nos tiene acostumbrados, está las que se derivaron cuando una patrullera de la Guardia Civil pidió la documentación al rey de Marruecos mientras navegaba por aguas ceutíes con dos lanchas de recreo y tres motos acuáticas. El monarca llamó al rey Felipe para quejarse y como represalia nos mandó una oleada de pateras cinco días después. Esta vez aunque ha hecho lo mismo, su fuerza la creía aún mayor tras conseguir alinear entre los suyos al inquilino de Génova 13, ese joven que se define como "experto" en política internacional y que visto lo visto podemos definir como un "pardillo" que pecando de ignorante ha puesto en peligro la integridad nacional.

Lo curioso del asunto es como lejos de pedir perdón al estilo Borbón con el, " Lo siento me he equivocado, no volvera a suceder", Pablo Casado tirando de cinismo se atreve incluso a cargar la responsabilidad de la crisis durante la sesión de control en Pedro Sánchez, obviando la promesa que hizo a dos de los dirigentes de partidos marroquíes con los mantuvo una videoconferencia el 11 de mayo.

Pero si algo ha quedado patente en esta estrategia pasajera de desastabilización tras la alianza de los populares con el dictador, es que ni Mohamed VI es el Lobo al que se deba temer, ni Casado la Caperucita inocente que presume de patriota, aunque los dos sean personajes de cuento.






¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios