No todo son rosas

No todo son rosas
viernes 25 de agosto de 2017, 08:03h
Canals al que desde la Consejeria de Interior de Cataluña defienden, debería ser cesado.

A la preocupación de la policía belga de Vilvoorde sobre los posibles lazos terroristas de Abdelbaki Es Satty, el imán terrorista de Ripoll al que un juez de Castellón permitió permanecer en España " por los esfuerzos que había hecho para integrarse" Daniel Canals, jefe de la Unidad de Análisis Estratégicos de la comisaría general de información de los Mossos d’Esquadra, respondió por correo electrónico . Eso fue el día 8 de marzo de 2016, casi un año y medio antes de que este como jefe de una célula terrorista aleccionara a los jóvenes que cometieron el atentado.

Canals, número dos del servicio de información de los Mossos, recibió el siguiente email de un plolicía belga conocido "Quería pedirte si hay la posibilidad de indagar sobre una persona que quiere trabajar aquí, en Vilvoorde, como imán. En el fichero adjunto encontrarás su identidad. Sé que se está planteando ir a Barcelona en febrero y que está casado allí. Cuanta más información puedas compartir sobre este individuo, mejor".

Canals respondió a la policía belga que Abdelbaki Es Satty “no era conocido”, si bien había una persona con el mismo apellido que sí había sido investigado por sus vínculos yihadistas en otra operación, obviando decir que había salido de la carcel en 2014 tras cumplir una condena por tráfico de drogas. Canals se refería a Mustafa Es Satty, imán suplente en 2006 en una mezquita en Vilanova i la Geltrú que vivía en un piso por el que pasaron al menos dos terroristas directamente implicados en los atentados del 11M de 2004 en Madrid ydetenido en la operación Chacal en 2006 por su supuesta implicación en una célula que enviaba terroristas a Irak para luchar a las órdenes de Al Qaeda, que era familiar del imán de Ripoll.

"Se trató de una consulta informal entre dos personas que se conocían por su asistencia a jornadas y congresos internacionales. No es una comunicación oficial, que va por otra vía” han justificado Joaquín Font desde la Consellería de Interior. "Los Mossos no tenían ninguna información previa sobre el imán” ha añadido.

Los Mossos no tenían conocimiento que Mustafa Es Satty compartió piso con uno de los terroristas del 11M y con otyro que atentó contra las ropas italianas causando 19 muertos, ni que denunció torturas en su detención y fue absuelto por la Audiencia Nacional al retirarse la acusación. El nombre del imán de Ripoll no le constaba a los Mossos como lo que era un peligroso delincuente que casualmente o no, directa o indirectamente estaba relacionado o tenía relación con el terrorismo o con terroristas apareció. Por tanto si bien es cierto que tras el atentado la actuación de los Mossos es de diez, antes del mismo no lo fue. Y no lo fue tampoco cuando la jueza que se hizo cargo de la explosión del chalet de Alcanar y le dijera al responsable de los Mossos que llevabael caso que no veía claro lo de la explosión fortuita y que podría tratarse de un asunto relacionado con el terrorismo ante lo que lo Mossos le dijeron " ¿ no está exagerando?, ni tampoco lo fue en el tiempo que transcurre entre la explosión y el atentado ( dos días) donde a la policía autonómica no le resulta extraño que en el chalet pueda haber un centenar de bombonas de butano y de propano, tanto es así que ni siquiera mandan a los Tedax, ni interrogan al herido y menos aún comparten información con policía o guardia civil a la que ningunean y dan de lado hasta el punto de no hacerles partícipes del atestado.

Fuentes de la lucha antiterrorista aseguraron que el intercambio de información entre la policía de Vilvoorde, y el alto mando de los Mossos nunca fue puesto en conocimiento ni del Ministerio del Interior ni de la policía federal de Bélgica, algo que viene siendo habitual con Puigdemont y antes con Artur Mas, desde que media el interes de ambos por separar a Cataluña del resto del territorio y se esfuerzan en demostrar que son tan autónomos en todo, que hasta juegan con la seguridad de la ciudadanía no solicitando o compartiendo con otras policías, información exencial. Tanto es así que de haberlo hecho los servicios de información de la guardía civil o la policía les hubiera alertado de quien era realmente el Iman de Ripoll y seguramente el atentado se hubiera abortado, o incluso si les hubieran permitido a los TEDAX de la guardia civil entrar en la vivienda de Alcanar.

Rosas sí, pero espinas también ante esta cadena de despropósitos.

Cierto es que todos los cuerpos policiales han dicho que sobre Es Satty no había ningún dato feaciente sobre su radicalización. Sin embargo, esta comunicación y el interés que el policía belga mostró, indica que al menos había indicios suficientes, al menos para preocuparse, recabar información y para tirar del hilo y comprobar que estuvo en prisión entre 2010 y 2014 por tráfico de drogas, así como que había tenido contactos con dos peligrosos terroristas . Sin eembargo Canals decidió no contar con nadie, ser autosuficiente, proceder por su cuenta y riesgo circunscribiendo aquel asunto baladí al ámbito local, es decir al de su policía, y considerándose tan autónomos, a su estado, sin que trascendieran ni en Bélgica ni en España a un nivel superior o lo que es lo mismo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, encargadas realmente de la lucha contra el terrorismo.

Y si lo hemos conocido, no ha sido ni por los Mossos, ni por el responsable de interior de la Generalitad que de manera tan absurda diferencio los muertos catalanes de los españoles, no, ha sido por Hans Bonte, alcalde de Vilvoorde quien este miércoles dio su versión de los hechos. “Recibimos la información el 8 de marzo desde una organización policial de Barcelona. Dijeron que el imán de Ripoll no tenía lazos radicales. Puedo asegurar al 200% que tuvimos esa información el 8 de marzo”, repitió tajante añadiendo: “La policía de Vilvoorde ha hecho más de lo que era su deber al tomarse tiempo en contactar directamente con la policía de Barcelona”. “La actitud del imán de Ripoll era sospechosa, e incluso después de que desde España nos dijeran que no tenía lazos radicales, fue la propia comunidad musulmana, el propio presidente de la mezquita, quien mantuvo los recelos sobre este individuo”, dejó claro el regidor belga.

Un ejemplo de lo que hay que hacer y que los Mossos no hicieron, habiendo podido trasladar ese interes con el ánimo de recabar mayor información sobre Es Satty tanto a la policía como a la guardia civil. Por tanto no son todo rosas en su actuación, como ven, en la misma también hay sangradoras espinas

Recordemos que Canals no es un cualquiera dentro de la policía autonómica catalana. Su trabajo consiste en estar presente en la mesa de evaluación donde se analiza la amenaza terrorista y reunirse con lexpertos de otros cuerpos policiales para comprobar los posibles riesgos . La última reunión tuvo lugar horas antes de que se produjese el ataque terrorista de Barcelona. Reunión a la Canals asistió en representación de los Mossos.

Canals debería ser cesado para mayor honor de su cuerpo policial, un cuerpo que aún gozando de autonomía debiera estar supeditado en temas de terrorismo al control del gobierno y de las fuerzas y cuerpos de seguridad a nivel nacional.

Esas flores que lanzamos con merecimiento a Los Mossos, no son distintas a las que hemos colocado a los muertos. Rosas con espinas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios