El segundo informe sobre el 8-M se empeña en señalar culpables, pero no demuestra la relación directa de estos, con los contagios

El segundo informe sobre el 8-M se empeña en señalar culpables, pero no demuestra la relación directa de estos, con los contagios
Ampliar
martes 09 de junio de 2020, 10:54h
Lo más destacable de este informe son la falta de pruebas, las numerosas conjeturas y los juicios de valor sobre las manifestaciones feministas del 8-M y las posibles responsabilidades penales de los responsables políticos por autorizarlas.

Ya está en el juzgado número 51 que dirige la magistrada Carmen Rodríguez-Medel, el segundo informe, tras el fiasco que supuso conocer el primero.

Como en el anterior, los autores del informe, siguiendo la misma línea argumental señalan como culpables y responsables de la evolución de la pandemia a Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad y a Jesús Franco, Delegado del Gobierno en Madrid,“ el ministro Salvador Illa, Pilar Azcárraga y el consejero de Sanidad en Madrid, Enrique Ruíz Escudero, aunque admiten que "no se puede demostrar una relación directa entre los contagios masivos y la celebración de las marchas feministas".

A falta de pruebas el perido habla de "su impresión" y dice: "Después de todo lo estudiado, tengo la impresión de que a finales de enero de 2020 había un adecuado conocimiento de la situación y se minimizó el riesgo que el coronavirus entrañaba, creyendo o diciendo que era como una gripe. Esa infravaloración del peligro está bien representada por Fernando Simón en alguna alocución pública".

La Guardia Civil por su parte en uno de sus juicios de valor considera que "desde finales de febrero había un alto índice de sospecha de que el país iba hacia una hecatombe" .

Es más, se atreve incluso a decir que, "se sabía cuáles eran las medidas que había que adoptar para evitarlo".

Asimismo los miembros de la benemérita ponen toda la carne en el asador para señalar a la manifestación del 8-M como la culpable de le expansión de la pandemia y dice: "No porque lo diga la OMS, ni siquiera la ministra Irene Montero, sino que forma parte del conocimiento popular, las concentraciones de personas en contacto estrecho facilitan la transmisión de enfermedades infecciosas respiratorias".

Sin embargo tras las especulaciones, "impresiones" etc, el forense termina reconociendo que "no es posible saber si una persona que haya asistido a cualquiera de las manifestaciones celebradas en dichos días y que haya resultado infectada por el covid-19 lo haya sido en esas concentraciones masivas o en otro lugar, transporte público, o establecimiento público".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios