Suiza entregará a la policía española, el hombre argelino investigado por el crimen de Ardines

Suiza entregará a la policía española, el hombre argelino investigado por el crimen de Ardines
Ampliar
jueves 07 de mayo de 2020, 13:10h

La Guardia Civil deberá informar al juzgado del día exacto en el que se producirá la puesta a disposición judicial

El ciudadano de nacionalidad argelina investigado como uno de los presuntos autores de la muerte del concejal de IU en LLanes, Javier Ardines, y que se encuentra en prisión en Suiza por otros delitos, será entregado a las autoridades españolas el próximo 13 de mayo en el Aeropuerto de Ginebra, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El investigado, K.M., uno de los dos presuntos sicarios que participaron en el crimen, quedará a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes, que había iniciado el proceso de extradición en febrero de 2019 para continuar con las diligencias.

La magistrada titular del Juzgado ha cursado ya al servicio pertinente de la Guardia Civil esta circunstancia, para que informe cuanto antes a Sirene España -la Oficina de Solicitud de Información Complementaria de Entrada Nacional- de quién va a realizar el traslado del preso desde su llegada a España al juzgado llanisco.

Además, la Guardia Civil deberá informar al juzgado del día exacto en el que se producirá la puesta a disposición judicial.

Por el asesinato de Ardines fue detenido el 19 de febrero de 2019 en su vivienda de Amorebieta (Vizcaya) Pedro L.N.A., amigo personal del concejal, como supuesto inductor al encargar presuntamente el crimen a dos sicarios no profesionales movido por los celos ante sus sospechas sobre una posible relación entre su mujer y el edil.

El mismo día también fueron detenidos en Vizcaya uno de los dos supuestos sicarios, D.B., de nacionalidad argelina al igual que el que se encuentra en Suiza, y J.M.B., que según los investigadores pudo servir de enlace entre el inductor y los autores materiales.

En su declaración ante la jueza, D.B. afirmó que el inductor les pagó a él y al otro autor material 25.000 euros y al mediador otros 10.000.

Según los investigadores, el presunto inductor planeó con tiempo y detalle el asesinato del que fuera su amigo movido por los celos.

Ardines, que había renunciado a su sueldo de concejal y se ganaba la vida como patrón de barco, tenía unas rutinas y unos horarios que hacían fácil calcular sus movimientos puesto que salía a diario sobre las 6:30 horas a faenar con su embarcación «Bramadoria» antes de atender a sus responsabilidades municipales.

EFE

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios