CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista
Ampliar

CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista

sábado 02 de mayo de 2020, 10:53h
CRÓNICAS DEL CONFINAMIENTO, por Beatriz Rodríguez, Periodista
Tal día como hoy me casé en Pamplona y delante de San Fermín y como regalo, el Presidente me deja salir una hora a pasear con la persona con la que comparto cama hace 23 años, todo un detalle. Pero no voy a hablar hoy de mí, ni de Pamplona ni de Sánchez.

Mis palabras de hoy van para todos los ciudadanos de la Comunidad de Madrid que hoy celebran su día, una comunidad donde sus dirigentes han dado un gran ejemplo de “savoir faire” y de intentar anticiparse a lo que podía suceder aunque no siempre les hayan dejado. Para ellos va mi homenaje en este dos de mayo.

Ayer se cerró ese magnífico hospital de campaña que ha sido IFEMA y que tantas vidas ha salvado. Cuatro mil enfermos han pasado por sus instalaciones y diecisiete perdieron allí sus vidas. Pero siempre hubo alegría en sus sanitarios y también en los pacientes que cantaron, jugaron al bingo y disfrutaron de una improvisada biblioteca que les ayudó a pasar sus horas de soledad. Importantes fueron las miradas, esas miradas de los sanitarios, quienes enfundados en sus batas, trajes EPI y con sus mascarillas trabajaban sin dejar ver sus rostros pero acompañaban, sonreían y lo decían todo con tiernas miradas. Algunos hasta se colgaron su fotografía con su nombre para que los enfermos les reconocieran. Hubo humanidad, la misma que tuvo Isabel Díaz Ayuso derramando unas lágrimas, por algunos criticadas, en una misa que se celebró aquí en Madrid. Es de justicia decir que también Margarita Robles, que sí que visitó ese hospital, pidió perdón, asumió errores e intentó poner alma a la gestión del gobierno.

Mientras aquí se montaba en dos días y gracias a los esfuerzos de la UME, ingenieros, fontaneros, electricistas y muchos voluntarios, en Gran Bretaña se montaba otro hospital de campaña que no pudo abrir sus puertas por falta de personal sanitario. Y es que en España, cuando hace falta, nos unimos y nos venimos arriba.

En el cierre, tan emotivo como el de la morgue del Palacio de Hielo, también hubo recriminaciones, sigue faltando material de protección para los sanitarios y aunque la pandemia vaya poco a poco mejorando, siguen los contagios y sigue habiendo víctimas mortales. En Madrid el número de contagios ha sido el 62% superior a los del día anterior pero los confinados y los que trabajan seguimos haciendo lo imposible porque las cosas mejoren. Esta batalla aún no está ganada y las precauciones siguen siendo necesarias, más aún ahora que nos vamos a echar todos a la calle de una manera un tanto escalonada pero descontrolada porque cualquier excusa va a ser buena.

En los sucesivos días veremos la evolución. Gracias a todos los sanitarios y a todos, los que en estos días, que ha estado abierto el hospital de Ifema, os habéis entregado sin horarios y con total dedicación. Muchos volveréis al paro y otros tantos a vuestros centros de salud u hospitales donde seguiréis luchando, con o sin medios, pero dándolo todo.

Y lo dice una persona que ha estado confinada, ha perdido a un familiar por este covid y convive con una persona de riesgo que no ha dejado de ir ni un solo día a trabajar desde que empezó todo este despropósito. Gracias Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
7 comentarios