Treinta y tres años después el ultraderechista que fue autor de la matanza de Atocha, será extraditado desde Brasil

Treinta y tres años después el ultraderechista que fue autor de la matanza de Atocha, será extraditado desde Brasil
Ampliar
miércoles 05 de febrero de 2020, 11:14h
Treinta y tres años después el ultraderechista que fue autor de la matanza de Atocha, será extraditado desde Brasil

Carlos García Juliá fue arrestado en São Paulo hace dos años. Más de tres decadas despues de aquella matanza el prófugo de la justicia española tendrá que dar cuentas

Treinta y tres años después el ultraderechista que fue autor de la matanza de Atocha, será extraditado desde Brasil

El 24 de enero de 1977, cinco abogados fueron asesinados en un atentado terrorista cometido por terroristas de extrema derecha en el centro de Madrid.

Las víctimas fueron Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo; el estudiante de derecho Serafín Holgado; y el administrativo Ángel Rodríguez Leal. Además fueron gravemente heridos Miguel Sarabia Gil, Alejandro Ruiz-Huerta Carbonell, Luis Ramos Pardo y Lola González Ruiz.Una de las abogadas del bufete, Manuela Carmena, logró evitar el atentado porque Luis Javier Benavides le había pedido usar su despacho para una reunión, así que se marchó a otro bufete situado a dos manzanas de distancia en la misma calle.

La matanza de Atocha de 1977 fue llevada a cabo por un comando ultraderechista que penetró en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras y militantes del Partido Comunista de España situado en el número 55 de la calle de Atocha contra los que abrió fuego.

Los asesinos, creyéndose amparados por sus contactos políticos, no se tomaron la molestia de huir de Madrid. Días más tarde la Policía Armada detuvo a José Fernández Cerrá, Carlos García Juliá y Fernando Lerdo de Tejada en calidad de autores materiales de los hechos, y a Francisco Albadalejo Corredera, secretario provincial del Sindicato Vertical del transporte, estrechamente vinculado con la mafia del transporte, como autor intelectual.

La justicia condenó a José Fernández Cerrá y Carlos García Juliá a un total de 193 años a cada uno de ellos, y a Francisco Albadalejo, vinculado a FET de las JONS a 73 años. Fueron detenidos Leocadio Jiménez Caravaca y Simón Ramón Fernández Palacios, excombatientes de la División Azul, por suministrar las armas, y Gloria Herguedas, novia de Cerrá, como cómplice. Durante el juicio se llamó a declarar a conocidos dirigentes de la extrema derecha, como Blas Piñar y Mariano Sánchez Covisa. Se sospecha que hubo más implicadoe pero el juez de la Audiencia Nacional encargado del caso, Rafael Gómez Chaparro, se negó a investigar más allá de los encausados comentados.

La fuga antes del juicio de Lerdo de Tejada, durante un extraño permiso penitenciario por Semana Santa que el propio juez Gómez Chaparro le concedió en abril de 1979, contribuyó a profundizar estas dudas que han perdurado hasta la actualidad. A ello hay que sumar que Simón Ramón Fernández Palacios falleció el 23 de enero de 1979. La mayoría de los criminales estaban próximos a Falange Española.

García Juliá se fugó 14 años después, al serle concedida la libertad condicional cuando tenía todavía pendiente 10 años de prisión.

Carlos García Julia fue arrestado en 2018 en São Paulo y ha agotado las apelaciones para evitar la extradición.

Ahora hemos conocido que el viernes llegará a España extraditado desde Brasil, tal y como ha adelantado EFE.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias aclaran que su ingreso será en la prisión de Soto del Real, en el módulo de ingresos, hasta que la dirección del centro penitenciario le asigne un destino.

Fue la Corte Suprema de Brasil la que en agosto del pasado año autorizó la extradición del ultraderechista español pero faltaba un trámite, que el Ejecutivo brasileño la confirmase.

En enero de este año, las autoridades brasileñas comunicaron la entrega al gobierno español.

Se conoce que antes de su detención en São Paulo donde vivía haciéndose pasar por venezolano y donde trabajaba como conductor de Uber estuvo escondido en diversos países de Latinoamérica, entre ellos Paraguay y Bolivia.

Tras conocerse su paradero la Audiencia Nacional de España solicitó su detención que llevó a cabo la Policía Federal de SãoPaulo, y su extradición al entender que la condena impuesta no ha prescrito y que le quedan por cumplir algo más de 10 años de prisión.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.