La iglesia sigue sin condenar al cura que estafaba a ancianas viudas y ricas en Barcelona

La iglesia sigue sin condenar al cura que estafaba a ancianas viudas y ricas en Barcelona
sábado 11 de enero de 2020, 11:20h

En el registro se ha encontrado, lingotes de oro, obras de arte, joyas y maletas con más de 3 millones de euros

En el mes de agosto una mujer de 91 años y viuda, denuncia en la policía el robo de 150.000 euros y aporta pruebas recabadas por un detective.

La denuncia es contra un sacerdote, David Vargas, de 45 años.

El 5 de noviembre el sacerdote es detenido, pero poco más tarde es puesto en libertad.

Sin embargo la policía no le pierde de vista y le investiga junto a otra persona, una mujer relacionada con la iglesia y que según la investigación era la encargada de seleccionar a las víctimas.Sospecha que pudo haber estafado a varias ancianas en la provincia de Barcelona y que pudo expoliar varias iglesias y amasar una gran fortuna.

Tan to el cura como la mujer eran personas precavidas, en su elección primaba siempre que fueran ancianas de avanzada edad, alejadas de su familia, con dinero o patrimonio.

David Vargas, el cura del que hablamos, después de ser detenido fue puesto en libertad.

Todo hacía pensar que la denuncia pudieran ser elucubraciones de una persona mayor, pero para algunos miembros de la policía no era así.

Cuentan de David que era una persona con una gran capacidad oratoria que era inteligente y muy austero.

Un sacerdote que le comnocía asegura que era gran amante del arte.

Desde el estamento eclesiástico insisten en no pronunciarse pero dejan claro que también ellos están sorprendidos. A David no se le conocen cuentas bancarias y era tan ustero que no gastaba en nada.

Sin embargo, en algo sí gastaba. En el registro de la propiedad constan 6 propiedades a su nombre, entre viviendas y parkings. A ello hay que añadir otro número sin cuantificar de propiadades que las víctimas le habían entregado en testamento, pendientes de registrarse.

Pero la policía entró en su piso en el barrio de Gracia y encontró decenas de obras de arte y joyas perfectamente ordenadas y catalogadas y maletas con tres millones de euros. De allí David fue llevado hasta otro de lugar, una casa antigua de Sant Vicenç de Castellet donde había un almacén con más obras de arte, retablos, figuras y estatuas. Lo hizo antes de que este cura ladrón volara hasta Brasil.

Ahora Patrimonio analiza el valor de la obras incautadas mientras David reza entre rejas y la iglesia calla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios