El propietario del piso ocupado en Barcelona contrata a un grupo de desokupas

El propietario del piso ocupado en Barcelona contrata a un grupo de desokupas

viernes 03 de mayo de 2019, 13:36h
" Todos los que salgan del piso no van a volver a entrar"
Un grupo de desokupas con un aspecto militar se han situado a las puertas de la vivienda para esperar a que los okupas salgan.
Según testigos presenciales han hecho la advertencia que suelen hacer en estos casos porque su trabajo consiste es que cuando los okupas salen de la vivienda les impiden de nuevo el acceso a la misma.
"todos los que salgan no van a volver a entrar", han advertido.
Desocupar un piso de " bichos" se ha convertido en un negocio en alza. Estos grupos cobran de 4.000 euros para arriba y garantizan el 100% de las desokupaciones en Madrid y el 96% en Barcelona.
Los Mossos los conocen, se han visto las caras más de una vez con ellos, unos y otros esperan fuera, en la calle. Los Mossos poco pueden hacer, solo pueden actuar si la okupación se produce en caliente. Si los okupas ya están dentro de la casa deben esperar a las medidas judiciales.
Esta vez los okupas son menores, todos extranjeros no acompañados (MENAS), su promedio de edad es de quince años aunque muchos no pasan de 13 o 14 años, pero no por ello dejan de ser problemáticos. De hecho han ocupado la vivienda de la que fueron desalojados no hace mucho y han vuelto a sembrar el pánico entre los vecinos de un bloque de viviendas al okupar por la fuerza y a plena luz del día un piso.
Los vecinos trataron de evitar la okupación sin conseguirlo. los menas han respondido con una extrema violencia: con golpes y cinturones.
Los habitantes del inmueble dicen estar viviendo una pesadilla. “Llevamos dos noches sin dormir por los follones que montan”, comenta uno de ellos.
A los menas no parece que les importe la presencia de vecinos o de la Guardia Urbana. Otra cosa es la presencia de los desokupas.
"Son muy violentos", afirman.
Ayer jueves agredieron a los periodistas que trataron de informar del incidente. Pese a que el propietario llamó a la Guardia Urbana, estos no pudieron hacer nada por desalojar a los okupas magrebíes, que siguen en la vivienda.
De hecho varias vecinas ya han confesado que sienten miedo a salir a la calle.
Ahora la cosa cambia, los okupas no salen.
" Se trata de una labor de desgaste"." No hay negociación posible" señalan los desokupas que han sido autorizados a estar dentro del inmueble por el presidente de la Comunidad ha autorizado la "presencia de los desokupas ante la inacción de los Mossos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios