La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil reconstruye el entramado empresarial creado por un testaferro y el asesor fiscal de Eduardo Zaplana
La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil reconstruye el entramado empresarial creado por un testaferro y el asesor fiscal de Eduardo Zaplana

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil reconstruye el entramado empresarial creado por un testaferro y el asesor fiscal de Eduardo Zaplana

jueves 14 de febrero de 2019, 11:36h
Su nombre " Operación retorno". El objetivo retornar a España el dinero obtenido de las mordidas cobradas. Comisiones que según los investigadores Eduardo Zaplana habría pagado la familia Cotino por adjudicarle a las empresas del holding empresarial de contratos en las inspecciones técnicas de vehículos (ITV) y del Plan Eólico Valenciano.

Diez millones y medio habría recibido del holding de los Cotino que gracias a las adjudicaciones habrían obtenido un beneficio de 86,5 millones.

Zaplana se mantuvo en la sombra hasta que fue cazado, quién supuestamente daba la cara y figuraba como testaferro era su jefe de gabinete, Juan Francisco García.

En el Caso Erial no había sobres, las supuestas mordidas se pagaban a través de sociedades pantalla, empresas interpuestas , al menos así consta en el sumario del Caso Erial que ayer se levantó parcialmente.

Los investigadores señalan como cerebro al abogado, asesor fiscal, economista y profesor de economía financiera y contabilidad en la Universidad de Alicante, Francisco Grau Jornet.

Francisco Grau fue miembro de la comisión de control de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, representante de la entidad bancaria en Terra Mítica y como Zaplana ha permanecido algo menos de un año entre rejas. Es uno de los diez procesados por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela por las operaciones de crédito presuntamente irregulares de la CAM para adquirir hoteles y parcelas en el Caribe.

Según Joaquín Barceló, otro de los imputados y administrador de la empresa Costera del Glorio, Grau Jornet era el testaferro de Zaplana. Grau y Barceló según ha podido acreditar la Guardia fueron los encargados de poner en marcha estas empresas, los encargados de efectuar los cambios de titularidad al objeto de retornar a España parte de esos fondos que tenían en el extrangero producto de las mordidas , para ello utilizaron las mercantiles Costera del Glorio, Medlevante, Gesdesarrollos integrales, y Turnis Sylvatica.

Sin embargo todo se vino abajo cuando la magistrada autorizó a la UCO la instalación de micrófonos con los que pudieron grabar conversaciones muy comprometedoras, tanto que llevaron al exministro a la cárcel.

De esta manera se supo de las sociedades radicadas en Luxemburgo, del pago de sobornos como contraprestación económica por el supuesto trato de favor dado al grupo Sedesa propiedad de la familia Cotino en relacción a las adjudicaciones de la ITV y el Plan Eólico de la Comunidad Valenciana, algo que pudo constatarse documentalmente con los papeles encontrados durante el registro del despacho de Marcos Benavent.

Benavent, declaró que "estos documentos se los había entregado sobre el año 2012 una persona de origen sirio llamada Imad, un miembro destacado de la mezquita de Valencia y muy conocido dentro de la comunidad árabe". Imad confirmó que " entregó unos documentos a Marcos Benavent" y que los encontró hacía "unos diez años en una vivienda en la que estuvo residiendo en régimen de alquiler". Una casa cuyo dueño era un notario y que estaba situada en la plaza Legión Española de València. Sobre quién era el dueño de los papeles, Imad dijo que no eran del notario, que eran de "otro", y que los encontró "dentro de un sobre". La vivienda había sido de Eduardo Zaplana y Rosa Barceló.

Este fue el principio del fin del todopoderoso Eduardo Zaplana que hace treinta años ya se libró de la ación de la Justicia a pesar del las escuchas de las que fue protagonista en el llamado " Caso Naseiro", la primera investigación judicial originada por las sospechas de corrupción en la financiación del Partido Popular donde se vio a pesar de no ser condenado al ministro de Aznar, Eduardo Zaplana como un político obsesionado por enriquecerse.

Las conversaciones grabadas a los protagonistas revelaron una trama de sobornos a cambio de recalificaciones y venta de terrenos, pero no sirvieron como prueba judicial.

En aquel entonces un juez de Valencia ordenó la detención de seis personas, entre las que estaban Naseiro y un joven concejal del PP en esa ciudad, Salvador Palop, dispuesto a hacerse muy rico con la política gracias a las recalificaciones, ventas de solares municipales y acuerdos inmobiliarios con empresarios dispuestos a recompensar a los políticos. El presunto objetivo de los integrantes de la red era obtener comisiones para la financiación del PP y hacerse millonarios.

Los errores del juez Luis Manglano sirvieron de base al Tribunal Supremo para anular la principal prueba de cargo. Esas conversaciones grabadas cuentan con un protagonista muy especial llamado Eduardo Zaplana, que es quien tuvo la carrera política más provechosa de todos los participantes en las llamadas telefónicas de Palop. En ese momento, presidía el PP de Alicante.

Zaplana se hizo famoso por una frase "yo he venido a la política para forrarme" y por esta que es parte dela conversación grabada y que la justicia anuló; "Me voy a que me lo expliques. A ver cómo puedo... Voy con un planteamiento fácil. Me sentaré a comer con él y le diré a ver cómo puedo rascar yo aquí".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Nuevodiario.es

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.